Nacionales

30 mayo, 2018

«Cambiemos inició una guerra contra las trabajadoras y trabajadores de prensa»

Tomas Eliashev, secretario de Derechos Humanos del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), conversó con «Llevalo Puesto» por FM La Tribu sobre la criminalización de los trabajadores de prensa, a partir del caso del los periodistas que tienen causas abiertas por la cobertura de la represión del último 1 de septiembre en la movilización por la aparición con vida de Santiago Maldonado.

Tomás Eliaschev, secretario de Derechos Humanos del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA), conversó con «Llevalo Puesto» por FM La Tribu sobre la criminalización de los trabajadores de prensa, a partir del caso del los periodistas que tienen causas abiertas por la cobertura de la represión del último 1 de septiembre en la movilización por la aparición con vida de Santiago Maldonado.

– ¿Cuál es el estado de la causa contra los comunicadores detenidos en el marco de la represión del 1 de septiembre de 2017?

– Bueno los compañeros fueron detenidos el 1 septiembre, pasaron 72 horas encerrados, sufrieron golpes, amenazas, al igual que los otros detenidos en aquella jornada en la cual hubo una decisión política de meter miedo y de hacer detenciones al boleo.

No había ninguna prueba en contra de ellos, era muy alevoso el armado de la causa por parte de la policía. Habían sido detenidos a diez cuadras de los vallados de Av. de Mayo donde se produjeron los hechos de los cuales los acusaban, es decir, no había ninguna prueba ante ellos y fue muy evidente que estaban realizando una cobertura periodística. Fueron sobreseídos y ahora el fiscal de Cámara Germán Moldes elevó un dictamen en el cual cuestiona puntualmente que los compañeros hayan estado realizando una tarea periodística y quiere llamarlos a indagatoria nuevamente. Por eso el 6 de junio, la semana que viene, tienen que ir a prestar declaración a Comodoro Py.

Siguen sufriendo la persecución judicial y a nosotros nos parecía importante resaltar que en su escrito Moldes cuestiona que sean realmente periodistas y trabajadores de prensa, dicen que estaba disfrazados como si fuese una murga, como si les pudiese haber tocado hacer distintos personajes como la colombina o el arlequín. Nosotros queremos decir que son muchísimo más periodistas estos compañeros que muchas otras personas que dicen serlo.

Este miércoles realizamos una conferencia para reivindicar el derecho a la libertad de prensa, a la libertad de información y para decirle basta a la represión y basta a la violencia policial contra la prensa que sumó un episodio más este fin de semana con los hechos en la villa 21 en Barracas con la agresión que sufrieron los compañeros de La Garganta Poderosa.

– ¿Cuánto crees que tiene que ver esto con un hecho aislado o con algo más si se quiere orquestado y coordinado desde las altas esferas del poder nacional, provincial o de la ciudad?

– Nosotros desde el día que la ministra de Seguridad Patricia Bullrich anunció el lanzamiento de un llamado protocolo de actuación de las fuerzas de seguridad en manifestaciones públicas nos declaramos en estado de alerta. Realizamos en ese momento una audiencia en el Congreso Nacional denunciando no solamente el intento de reprimir la protesta social y de generar condiciones para que la violencia policial contra los manifestantes se despliegue sin ningún tipo de control, sino también que vimos que había una intención de cercenar la labor de la prensa.

En aquel entonces se habló de una zona determinada en la cual trabajadoras y trabajadores de prensa íbamos a tener que estar cuando se desarrollase algún tipo de incidente en el marco de una movilización. Nos querían encerrar como con estas rejas que tanto les gusta poner en la Plaza de Mayo. Querían que camarógrafos, cronistas, movileros estuviésemos todos metidos en un corralito para que de esa forma no suframos ningún tipo de daño a nuestra integridad física y a los equipos que portábamos.

Protestamos frente a eso y cuando lo hicimos elegimos una imagen muy paradigmática que es la fotografía que tomo ‘Pepe’ Mateos de Dario Santillan y Mariano Kosteki reivindicando el rol de los periodistas y trabajadores de prensa en las manifestaciones porque es la única forma que existe lamentablemente de evitar que haya muertos. Y en el caso de que haya muertos o heridos graves, evitar que haya impunidad. Por eso entendemos que esto es una política sistemática y hemos visto que nuestras previsiones se han ido cumpliendo.

– ¿En qué casos o hechos se cumplió está advertencia que habían hecho?

– A lo largo del año pasado hubo un despliegue de violencia policial contra movilizaciones y trabajadores de prensa. Lo vivimos el 8 de marzo y el 3 de junio en las movilizaciones del movimiento de mujeres, lo vivimos en Pepsico, lo vimos el 1 de septiembre en la marcha por la aparición con vida de Santiago Maldonado, donde aparte de los cuatro compañeros detenidos hubo agresiones policiales al equipo de Canal 13 y la TV Pública. Y esto se fue de cauce el 14 y 18 de diciembre en el marco de las movilizaciones contra la reforma previsional que hubo una agresión adrede en contra de la prensa.

Contabilizamos en el 2017 al menos 45 trabajadores de prensa heridos con posta de goma, han sido detenidos 13 periodistas en el marco de coberturas que estaban realizando, bajo la figura de resistencia a la autoridad, intimidación pública, cuando están desarrollando una tarea periodística. Todo esto nos ha llevado a pedir la renuncia de Patricia Bullrich porque consideramos que es la responsable de esta violencia policial contra la prensa y hemos elevado esta denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en marzo en Bogotá.

Consideramos que estamos viviendo una situación muy difícil, recordemos que cuando asumió el actual gobierno, Marcos Peña dijo que se acababa la guerra contra los medios. Nosotros consideramos que el gobierno de la Alianza Cambiemos inició una guerra contra las trabajadoras y los trabajadores de prensa y esto se ve en los al menos 3000 puestos de trabajo que se han perdido a lo largo de su mandato, en el cierre de medios y en la violencia policial contra la prensa.

– A partir de todo lo que mencionas ¿Qué medidas se han tomado para cuidar a los trabajadores y trabajadoras de ahora en más?

– Lo primero es estar comunicados, establecer puentes, lazos. Somos un gremio que ha sufrido mucha fragmentación, que hay mucha dispersión y tenemos que lograr tener conciencia de que somos parte de un mismo gremio. Para nosotros es estratégico que el Sindicato de Prensa de Buenos Aires haya incorporado a los compañeros y compañeras de los medios comunitarios, alternativos y populares, a los compañeros de los medios autogestivos. Queremos responder como un sólo puño ante estos ataques.

Venimos trabajando muy fuertemente con todos los compañeros en las distintas redes y foros de medios comunitarios junto a la Asociación de Reporteros Gráficos de la Argentina (ARGRA), también con la Defensoría del Pueblo. Estamos buscando todos los cauces organizativos e institucionales para que esto no vuelva a suceder. También en su momento hemos pedido reuniones con el Ministerio de Seguridad porteño y nacional, hemos generado instancias que han sido un dialogo de sordos, pero no hemos dejado de ir a decir lo nuestro. Acá hay que dar una disputa muy importante porque lamentablemente el conglomerado de medios que funciona como aparato propagandístico del gobierno ha omitido esta realidad. Hay que poder colocar esta noticia, que se sepa que ha sido demasiado alevosa la violencia policial.

El año pasado se realizó un camarazo frente al Congreso Nacional y esta es una medida de protesta que se realizó por primera vez en 1982 durante la dictadura militar cuando se empiezan a producir grandes movilizaciones y la policía reprime a los fotógrafos. Hoy varias décadas después estamos sufriendo una situación que, salvando las distancias, nos recuerda a esos hechos. Por eso es muy importante estar comunicados, poder difundir, manejarse en grupos, entender que hoy en día hay un aval político por parte de las autoridades para que el cuerpo de infantería levanten sus armas y disparen en contra de los trabajador de prensa, no sólo de los manifestantes y de los transeúntes. Hemos visto que le disparan a compañeros a un metro de distancia, a compañeros que muestran sus credenciales de periodistas, no hay ninguna confusión, no hay ningún error. Es parte de una política deliberada.

Foto: Jaime Andrés

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas