Cultura

30 marzo, 2018

[Microrrelatos] A pesar de los otarios

En épocas donde los tiempos de lectura parecen ser cada vez más ajustados, desde Notas inauguramos una sección de Microrrelatos. Para leer en el colectivo, tren o tirado en un sillón. Hoy: “A pesar de los otarios”, de Diego Flores.

Venía andando con “La dicha en movimiento» por Paseo Colón, a la altura de la subida a la autopista el semáforo dio rojo, un muchacho flaquito y con el cuero curtido andaba limpiando vidrios.

Tenía los ojos que se pergeñan en la picaresca de la calle, la sonrisa divertida y cómplice aunque no contara con la dentadura que las propagandas de dentífricos nos exigen. Tiraba chorros de agua jocoso mientras los otarios de autos caros le hacían “no, no» con el dedito y la ventanilla alta, sin siquiera echarle un mirada, con ese aire de superioridad eunuca que ostentan los ases de cartón.

Pero el loco seguía estoico porque para ellos los «no» y los gestos deshumanizantes deben ser tan corrientes como el agua que usan para laburar. Por ahí uno lo bocineó y se ligó las primeras monedas del semáforo.

Hasta que me tocó a mi. Tener una kombi implica que cuando hay algún loco pidiendo guita en los semáforos llegue hasta donde estás, se ría y te diga “¡que linda!, no, a vos guita no te pido a vos te pido un fasito, je”. Le dio una palmadita a la puerta de la dicha y pegó un salto en cabriola al otro lado del boulevard.

Cuando me estaba alejando escucho que le dijo a uno de un auto: «¡Reite che! reite que todo es más fácil». Y siguió con su festival de aguas danzantes y sonrisas, a pesar de los otarios.

Diego Flores

Foto: Germán García Adrasti

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas