Géneros

22 marzo, 2018

Karina Abregú: «Me dijeron que cuando empiece a callarme la boca me van a dejar tranquila»

Karina Abregú, sufrió lesiones en el 50% de su cuerpo en el año 2013 al ser quemada por su ex marido. Este miércoles se encadenó a la Municipalidad de Merlo ante un ataque que sufrió a modo de amedrentamiento para que deje de reclamar justicia. En comunicación con «Insurgentes» por Radio Sur 88.3 exigió que la reciba el intendente Gustavo Menéndez y dé respuesta a sus reclamos.

Karina Abregú, sufrió lesiones en el 50% de su cuerpo en el año 2013 al ser quemada por su ex marido. Este miércoles se encadenó a la Municipalidad de Merlo ante un ataque que sufrió a modo de amedrentamiento para que deje de reclamar justicia. En comunicación con «Insurgentes» por Radio Sur 88.3 exigió que la reciba el intendente Gustavo Menéndez y dé respuesta a sus reclamos.

– Karina ¿cómo estas atravesando esta situación?

– Estoy tratando de sobrellevar todo esto que es muy duro, obviamente acompañada de muchos compañeros y compañeras que están haciendo el aguante. La verdad es que estamos complicados, creíamos que iba a ser más fácil. A tres días de que denunciamos esto, el Intendente estuvo al tanto pero no estamos obteniendo la respuestas que vinimos a buscar.

Por lo tanto el miércoles a última hora de la noche decidí encadenarme, cosa que no estaba en los planes. Sólo estaba previsto marchar a los tribunales y la comisaría. Hasta ahora no he recibido ninguna respuesta. Lo único que hemos recibido nuevamente es violencia. El jueves a la mañana fui violentada por una moto del Municipio sin patente que por ahí tenga que ver con una de las personas que la semana pasada me apuñaló y me dijo que cuando empiece a callarme la boca me van a dejar tranquila.

Una compañera también fue violentada por un comisario dentro de la comisaria este jueves, asique no la estamos pasando bien. Necesitamos de los medios, de más gente para hacer más masivo esto.

– ¿Crees que la agresión de la semana pasada tiene que ver con una amenaza por tus denuncias y por el pedido de respuesta a la Municipalidad de Merlo?

– Si, por supuesto, siempre lo dije. Yo no tengo una buena relación con la Intendencia de Merlo. Pero también lo estamos asociando a una denuncia que hice hace un mes de una consigna policial que tengo en la puerta de mi domicilio las 24 horas del día.

Esto fue a partir de lo que me pasó, que me quemó mi ex marido, averiguamos un poquito y nos enteramos que teníamos un tipo que violentaba a su mujer cuidándome a mi en mi casa, un oficial. Y no sólo eso, se pasó difamando porque no quería seguir estando en esa consiga policial, diciendo que yo me prostituía dentro de mi casa, que vendíamos droga y demás.

Hablé con el subsecretario de Seguridad y lo que hizo fue sacarlo de su puesto. Creemos que también tiene que ver con eso. Está todo en averiguación, lo que pasa es que las personas que me atacaron la semana pasada estaban los dos con casco, las patentes estaban forradas, salieron en las cámaras de seguridad pero no tienen manera de reconocerlos.

– Hace dos semanas se realizó el Paro Internacional de Mujeres ¿Crees que también tiene que ver esta forma de tratarte que tiene el Municipio, que tiene el intendente y el Estado en general porque sos mujer, fuiste violentada y seguís siendo violentada?

– La verdad, yo no estaba de acuerdo en asistir este 8 de marzo a la marcha porque vi varias irregularidades. De hecho había publicado un video donde le pedía a las organizaciones de mujeres dejar las pelucas en sus casas, ir con nuestras caras de dolor. He sido mal tratada por este video de parte de muchas mujeres que me reclamaron haberme ayudado siempre desde que se conoció mi caso. Entonces no entendía por qué había hecho semejante publicación, donde simplemente pedía que vayan con los pechos tapados, sin pelucas, sin pinturitas, nada más.

Por eso me pareció esta marcha del 8 de marzo una porquería, de hecho me fui antes de que empezaran. No estuve de acuerdo en lo que pasó, una vergüenza total, pidiendo la aparición con vida de Santiago Maldonado, cualquier cosa. Entonces yo creo que gracias a todo eso pasa lo que está pasando.

– ¿Por qué?

– Las mujeres estamos siendo violentadas porque no estamos trabajando como corresponde. Hay algo que se está haciendo mal.

– Hace aproximadamente una semana ustedes ocuparon pacíficamente la sede del Consejo Nacional de las Mujeres, realizaron esta medida de fuerza. ¿En ese momento consiguieron algún tipo de reunión con las autoridades?

– Cuando hicimos la toma, Fabiana Tuñez no estaba en el Consejo, estaba en Estados Unidos, pero me dieron una ayuda económica por única vez y a partir de ese momento tanto mi hermana como yo tenemos prohibida la entrada al Consejo Nacional de la Mujer.

– ¿Cómo van a seguir ahora? Vos todavía estás encadenada.

– Si, estoy acá esperando. Si tengo que permanecer otra noche más acá lo voy a hacer, hasta tanto no me den la respuesta que vine a buscar. Mas que nada porque temo por mi seguridad.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas