Géneros

20 marzo, 2018

“Lo que nos orienta es que las mujeres puedan decidir sobre sus cuerpos y proyectos”

Mónica Macha, diputada nacional por Unidad Ciudadana, dialogó con «Insurgentes» en Radio Sur FM 88.3 sobre la discusión en comisiones del proyecto de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Mónica Macha, diputada nacional por Unidad Ciudadana, dialogó con «Insurgentes» en Radio Sur FM 88.3 sobre la discusión en comisiones del proyecto de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

– Es la séptima presentación del proyecto de ley por Aborto legal, seguro y gratuito. ¿Existe alguna diferencia entre hoy y los años anteriores?

– La diferencia importante que tenemos en esta etapa es que hay una movilización de mujeres muy masiva en las calles. Lo vimos en el 8M y el 19 de Febrero. Una movilización intensa que implicó poder llevar los temas de agenda del feminismo al discurso público ya sea en lo familiar, en el trabajo, en los medios de comunicación.

Eso es una característica de esta época y en ese sentido genera un escenario más propicio para que podamos trabajar sobre el proyecto de legalización del aborto.

– ¿Pensas que la luz verde al debate es, como han dicho, una cortina de humo utilizada por el Gobierno para ir en contra de la unidad que pretende construir la oposición?

– Es cierto que no hay una posición unánime en los bloques, sobretodo en los más grandes como el nuestro donde somos 65 legisladores y legisladoras. Pero nosotros podemos convivir con esa diferencia.

Hay quienes acompañamos con la firma y militamos este proyecto y hay otros que no y que incluso han firmado proyectos más vinculados a los sectores pro-vida. Esto no nos trae una división al interior del bloque ni en relación a la estrategia política de pensar una unidad para generar una oposición fuerte para 2019.

Sobre la cortina de humo creo que Macri no tenía opción en dejar de lado los temas que el feminismo trae en ésta época y la legalización del aborto es uno de los más importantes. De hecho también plantearon proyectos vinculados a la paridad salarial, a las licencias por maternidad y paternidad. Son temas que hoy están en el debate público.

Por otra parte, pensar que traer el tema de la legalización del aborto podría constituirse en una cortina de humo me parece que sigue siendo un discurso del patriarcado porque da a entender que la legalización del aborto es un tema menos importante, menos urgente y la verdad es que es todo lo contrario. Creo que realmente nos ha costado mucho que se aborde este tema con la gravedad y la urgencia que tiene y que ahora se esté tomando así es por el fruto de la militancia feminista.

– Se presentaron cinco proyectos sobre el tema. Algunos hablan de despenalización y otros de legalización. ¿Podés explicar la diferencia?

– La despenalización plantea que si se hace por ejemplo, un allanamiento en una clínica y encuentran una mujer haciendo que le practiquen un aborto no vaya presa, es decir que no sea penalizado en una situación así.

Y con la legalización busca constituirse en política pública, de modo que se convierta en una práctica dentro del sistema sanitario que tiene financiamiento estatal como en el vinculado a las obras sociales o a la medicina prepaga. Entonces empieza a ser parte de las prácticas básicas de la salud pública en Argentina.

– Una encuesta dice que 6 de cada 10 personas aprueban la ley de despenalización del aborto. ¿Crees que estos números se podrían trasladar al Congreso en caso de que pase el proyecto?

– En el Congreso hay una aceptación del proyecto muy importante que también es una novedad de esta época, por eso el acompañamiento tan fuerte que tuvo en su presentación.

También creo que si bien hay legisladores y legisladoras de todos los bloques que aún no han definido una postura y lo están pensando y algunos hasta podrían pensar en una abstención quiere decir que el debate y la preocupación por este tema ha llegado a hacer repensar posiciones. Tal vez en otro momento era mayoritaria la negativa a tratarlo.

Hoy estamos hablando de un tercio que está a favor, otro que está en contra y otro que está en duda. Entonces tenemos posibilidades reales de lograr la mayoría que necesitamos en las comisiones para que llegue al recinto y también en el recinto para lograr la media sanción.

– ¿Qué pensas del proyecto de la Diputada María Emilia Soria sobre la creación del registro de defunciones fetales?

– Yo lei su proyecto y lo que plantea es para embarazos que pasan las 20 semanas. Nosotros estamos planteando que el proyecto de legalización pone un tope a la posibilidad de practicarse un aborto en la semana número 14. Lo que ella plantea es frente a situaciones de abortos espontáneos o de pérdidas de embarazo que están muy avanzados.

Cuando eso sucede a veces a las familias o a la mujer le dan el feto o el bebé, según lo avanzado del embarazo, en una bolsa, como si fuese un desecho, entonces no hay defunción y tampoco entierro. María Emilia me contaba que algunas familias lo terminan enterrando en los patios de sus casas como si fuese una mascota. Entonces ella plantea que se aplique en estas situaciones, para quien quiera, para aquella mujer que tenga un embarazo en esas condiciones pueda enterrarlo, pueda tener un certificado de defunción porque es necesario muchas veces para llevar adelante un duelo. Entonces son situaciones diferentes.

Lo que a nosotras nos orienta es que las mujeres puedan decidir sobre sus cuerpos y sus proyectos. La maternidad es un proyecto de vida para quien lo decide y cuando hay un embarazo no deseado es importante que se lo pueda interrumpir y dejarlo en otro momento de su vida si la mujer quiere.

El planteo de este otro proyecto tiene otra lógica y no me parece que se ponga en tensión con el proyecto de la legalización del aborto. Son proyectos diferentes y ambos en definitiva quieren decir que la mujer pueda decidir qué hacer en las distintas situaciones que le ocurren en la vida.

– ¿Por qué el proyecto contempla hasta la semana 14?

– Los proyectos anteriores de la Campaña hablaban de la semana 12, recién en el quinto y sexto se habló de la semana 14. Es el proyecto de la Campaña Nacional por el aborto legal, seguro y gratuito que articula 400 organizaciones a nivel nacional. Esas organizaciones se juntaron y en función de las experiencias, del sistema sanitario y distintas variables establecieron poner el tope en 14 semanas.

Si vemos legislaciones de otros países, Uruguay lo tiene hasta la semana 12, y el que va más lejos es Holanda en la semana 24. Son convenciones. Es un número que puede ser aceptable en nuestra cultura, sociedad y normas.

– Los países que se llaman desarrollados en general tienen legalizado o despenalizado el aborto. Hoy tenemos un gobierno que mira con admiración a todos esos países ¿Por qué podría rechazar este proyecto?

– Creo que estamos avanzando desde la perspectiva de quienes queremos que se legalice el aborto con un nivel de acompañamiento en la legislatura y en la sociedad. Vamos a ver como nos va en esta etapa que comenzó con el plenario de comisiones. Creo que estamos con posibilidades de ganar. Ajustados. Pero podemos llegar a ganar.

Y si perdemos también va a ser muy ajustados, pero porque también tiene que ver con los procesos sociales, con la posibilidad de poder pensarlo como una conquista de derechos por parte de las mujeres que ponen en cuestión muchos de los valores instalados socialmente en nuestro país y nuestra región históricamente. Entonces es eso lo que lo hace muy difícil, porque cuando hablamos de igualdad de género y planteamos cómo hacemos para que las mujeres tengan ese derecho a decidir estamos tocando algunos ejes que hacen base en una idea y concepción muy conservadora de familia que si bien se va transformando todos los días un poquito, todavía cuesta, todavía falta.

Estamos en una situación inédita, estamos en un plenario de comisiones y quien tiene la responsabilidad de llevar el ritmo de las comisiones es un diputado que aunque sea de Cambiemos está a favor de la legalización. Además que se haya armado este plenario de comisiones es porque las compañeras de distintos bloques presionamos para que se trate así y no en una comisión por vez, porque ahí si se iba a alargar y además podíamos caer en una comisión con una presidenta que no esté de acuerdo y no lo ponga nunca en la orden del día.

Todas estas cuestiones también hacen que podamos pensar este proceso con sus cuestiones a favor y en contra. Cuando el proyecto anterior no salía, la presidenta de la comisión de salud era una compañera del FPV que estaba a favor de la legalización lo que sucedía ahí es que quienes conformaban esa comisión no le daban quórum y la mayoría era de Cambiemos.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas