Mundo Gremial

2 marzo, 2018

Conflicto en IOMA por falta de pago a profesionales de la salud

Desde el jueves 700 mil personas afiliadas al Instituto de Obra Médico Asistencial de la Provincia de Buenos Aires (IOMA) permanecen sin cobertura de salud por 72 horas, por una medida de fuerza del personal médico en respuesta a la falta de pago de sus honorarios.

Desde el jueves 700 mil personas afiliadas al Instituto de Obra Médico Asistencial de la Provincia de Buenos Aires (IOMA) permanecen sin cobertura de salud por 72 horas, por una medida de fuerza del personal médico en respuesta a la falta de pago de sus honorarios.

La medida, anunciada por las y los médicos nucleados en CEMIBO (entidad que reúne a los círculos médicos de La Plata, Ensenada, Tandil, Mar del Plata, San Pedro, Balcarce y Trenque Lauquen), se debe a la falta de respuesta por parte de las autoridades de IOMA y del gobierno de María Eugenia Vidal, respecto de la deuda que la entidad tiene con los profesionales.

De esta forma, todos los trabajadores y trabajadoras del Estado deberán pagar de su bolsillo cualquier consulta, estudio, cirugía, internación o prestación de salud. Es decir, cada persona afiliada será considerada particular. La agremiación médica, a instancias de la decisión de CEMIBO, propone establecer los honorarios de acuerdo al valor que cobran a IOMA ya que no podrán facturarse los honorarios médicos generados los días 1, 2 y 3 de marzo.

Esta situación no solo afecta económicamente a sus afiliados sino que ante la imposibilidad de solventar desde el bolsillo de cada trabajador una intervención, serán los hospitales públicos de la provincia quienes absorberán esta demanda profundizando aún más la crisis que existe hoy en el sistema público de salud.

La deuda del IOMA se extiende a diferentes prestadores y afecta también a rubros como psicología, odontología, acompañantes terapéuticos, cuidadores domiciliarios, instituciones que trabajan con personas dependientes de atención (discapacitadas y adultos mayores), el sistema de ambulancias y proveedores de insumos, que hace por lo menos un mes también se encuentran realizando diferentes reclamos

Un poco de historia

En 1951, el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Domingo Mercante, declaró obligatoria la afiliación de todo el personal obrero y empleado del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, cuyas funciones fueran permanentes y cualquiera su jerarquía, en la Asociación Mutual del Personal del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social. Se autorizó la retención automática de aportes (contribución del Estado del 1% de los sueldos).

La mutual brindaba servicios sociales y médico-asistenciales. Esto expresaba las orientaciones del primer gobierno de Juan Domingo Perón, en el sentido de incentivar el mutualismo mediante diferentes mecanismos tales como el aporte de insumos, subsidios, etc.

Bajo la dictadura iniciada en 1955 del proyecto de Seguro Social para los empleados públicos de la Provincia de Buenos Aires sólo sobrevivió el seguro obligatorio y la idea de un organismo único.

En 1957 se crea el IOMA, que nace como organismo no autárquico sino descentralizado dependiente del Ministerio de Salud, y con el objetivo expreso de proveer cobertura médico asistencial, excluyendo al resto de los servicios sociales que figuraban en el proyecto original. En 1970 se inauguró el edificio actual de sede Central, calle 46 nº 886 de la ciudad de La Plata y en la actualidad IOMA brinda cobertura a más de 1.600.000 beneficiarios del Estado provincial.

Consultado por el conflicto, el médico generalista Juan Martin Mirada Rabbione, integrante del Movimiento de Salud Irma Carrica, opinó: “El sistema de salud en su conjunto se encuentra atravesando una crisis, tanto en el sector público como privado. Más del 50% de los profesionales tienen dos empleos y gran parte tres. En parte esto se debe a que los sueldos en el sector público se encuentran por debajo de la canasta básica familiar”. “Si a esta situación le agregamos que quienes trabajan en el sector privado no cobran, la situación se vuelve insostenible», añadió.

Desde la obra social y el gobierno provincial justifican la situación con el atraso de trámites administrativos propios de la transición de un modelo viejo a uno moderno, pero lo cierto es que mes a mes la deuda se hace más grande y la solución parece lejos de solucionarse.

Quienes padecen esta situación son trabajadoras y trabajadores de la salud que se ven obligados a llevar adelante esta medida por la situación insostenible que significa trabajar y no cobrar. Pero principalmente las cientos de miles de familias que aportan de su salario a una obra social cada vez más deficiente.

Nahuel Segovia

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas