Derechos Humanos

8 enero, 2018

[Fotorreportaje] Mar del Plata contra de la prisión domiciliaria a Etchecolatz

El represor y genocida Miguel Etchecolatz, «referente del horror», como describió Ledda Barreiro -presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo Mar del Plata-, arribó a la ciudad por la prisión domiciliaria que le fue impunemente concedida. Fue recibido con una masiva movilización que repudió su presencia y exigió que vuelva a la cárcel.

El represor y genocida Miguel Etchecolatz, «referente del horror», como describió Ledda Barreiro -presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo Mar del Plata-, arribó a la ciudad por la prisión domiciliaria que le fue impunemente concedida. Desde ese momento las organizaciones de derechos humanos, políticas, sindicales y sociales han demostrado su repudio a la medida y un fuerte compromiso que no admite ni el olvido, ni el perdón.

El sábado, en el centro de la ciudad balnearia, se congregó una multitud que gritó al unísono: “¡El único lugar para los genocidas es la cárcel!”, sólo interrumpido por un “¡Madres de la plaza el pueblo las abraza!”.

Los turistas, que empezaban a retirarse de la playa cuando comenzaba la movilización, recordarán esta tarde de Reyes por la rambla repleta, llena de banderas; por los abrazos de las Abuelas y las Madres; por la memoria de los 30.000 y Julio López; por el pedido de justicia por Santiago Maldonado y Rafael Nahuel; y por la seguridad de que en Mar del Plata el pueblo no quiere genocidas sueltos.

Rocío de la Torre
Rocío de la Torre
Rocío de la Torre
Rocío de la Torre
Rocío de la Torre
Rocío de la Torre
Rocío de la Torre
Rocío de la Torre
Rocío de la Torre
Rocío de la Torre
Rocío de la Torre
Rocío de la Torre
Rocío de la Torre
Rocío de la Torre
Rocío de la Torre
Rocío de la Torre
Rocío de la Torre
Rocío de la Torre

Foto de portada: Rocío de la Torre

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas