Derechos Humanos

27 diciembre, 2017

Etchecolatz tendrá prisión domiciliaria

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 6 de La Plata decidió otorgarle la prisión domiciliaria al genocida Miguel Etchecolatz, condenado a prisión perpetua, en la causa «Puente 12» o «Cuatrerismo-Brigada Güemes». Residirá en Mar del Plata. Hace tiempo venía intentando infructuosamente obtener el beneficio, que le fue negado por distintas instancias judiciales.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 6 de La Plata decidió otorgarle la prisión domiciliaria al genocida Miguel Etchecolatz, condenado a prisión perpetua, en la causa «Puente 12» o «Cuatrerismo-Brigada Güemes». Residirá en Mar del Plata, más precisamente en el Bosque Peralta Ramos. Hace tiempo venía intentando infructuosamente obtener el beneficio, que le fue negado por distintas instancias judiciales.

El Tribunal -integrado por los jueces José Martínez Sobrino, Julio Luis Panelo y Fernando Canero- concedió la prisión domiciliaria al genocida Miguel Osvaldo Etchecolatz, quien cumplía varias condenas en el Penal de Ezeiza por delitos de lesa humanidad cometidos en la última dictadura cívico-militar. La medida se conoció luego de finalizada la audiencia oral de este miércoles, donde no se hizo pronunciamiento alguno al respecto, en una maniobra que puede interpretarse como un intento de evitar el repudio de sobrevivientes y familiares.

En el fallo, los jueces argumentaron la decisión en su edad -88 años- y en «diversas dolencias». Organismos de derechos humanos hace tiempo vienen insistiendo en que la prisión domiciliaria no debería aplicar a quienes cometieron delitos de lesa humanidad. Particularmente sobre este genocida, el año pasado la abogada Guadalupe Godoy afirmaba: “Otorgarle la prisión domiciliaria tiene un simbolismo muy fuerte porque fue el primero de los genocidas en ser enjuiciado. Sabemos que lo que busca el Poder Judicial, en caso de otorgarle la domiciliaria, es dar una señal sobre la continuidad de los juicios».

Vale recordar que Etchecolatz fue Director de Investigaciones de la Policía Bonaerense durante la última dictadura militar y cuenta en su haber con seis condenas por delitos de lesa humanidad que, desde el año 2006, fueron unificadas con la sentencia de prisión perpetua. Entre ellas se resalta la del secuestro y tortura de Jorge Julio Lopez, quien fue testigo clave en los denominados “Juicios por la Verdad” y que fue desaparecido por segunda vez luego de testificar en su contra hace 11 años.

El genocida había intentado obtener el beneficio en distintas ocasiones, y las decisiones judiciales había oscilado. En 2016, por ejemplo, lo había autorizado a recibir tratamiento en un hospital extrapenitenciario, pero le habían negado la domiciliaria, ya que “el deterioro de su estado de salud general deriva de su decisión voluntaria y libre de someterse a una medida de fuerza consistente en la negativa a ingerir alimentos y recibir medicación”.

El domicilio en el cual Etchecolatz cumplirá su condena es en Nuevo Boulevard entre Guaraníes y Tobas, del Bosque Peralta Ramos marplatense.

Durante la dictadura, Etchecolatz fue la mano derecha del jefe de la Policía Bonaerense, Ramón Camps. Fue responsable de 21 campos clandestinos de detención que funcionaron en la provincia de Buenos Aires, donde fue visto reiteradamente. Entre ellos, se encontraban el «Pozo de Quilmes», el «COT1 Martínez» y la División Cuatrerismo de La Plata («Arana»). También fue responsable por la «Noche de los Lápices», en la que las fuerzas armadas secuestraron y desaparecieron a estudiantes secundarios.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas