Derechos Humanos

15 diciembre, 2017

Paula Litvachky (CELS): “Fue un despliegue inédito en una situación de protesta”

La directora del Área de Justicia y Seguridad del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Paula Litvachky, analizó en dialogo con “A los botes” (Futurock.fm) el operativo represivo que dispuso el gobierno el jueves en el Congreso de la Nación.

La directora del Área de Justicia y Seguridad del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Paula Litvachky, analizó en dialogo con “A los botes” (Futurock.fm) el operativo represivo que dispuso el gobierno el jueves en el Congreso de la Nación.

– ¿Cómo caracterizarías lo que hizo la Gendarmería y el resto de las fuerzas federales que intervinieron?

– Fue un operativo conjunto. Fue un despliegue inédito. Hacía muchos años que no se veía un despliegue de esta magnitud en una situación de protesta. Hay poca información sobre las características del operativo, del porqué las fuerzas federales hicieron un operativo conjunto en el Congreso. Marcos Peña en la conferencia no dio información sobre el tema tampoco.

A ese despliegue inédito, con algunas características de militarización, incluso, se suma que se vieron escenas de violencia muy preocupantes con un despliegue represivo muy claro: disparos de balas de goma y gases lacrimógenos; están las imágenes de Gendarmería disparando de atrás de las vallas como si fuera un pelotón, sin ver demasiado a quién le estaban disparando. Una especie de situación de batalla.

También la forma en la que se trató de nuevo a reporteros gráficos y periodistas. En las imágenes se puede ver no sólo que recibieron disparos muy de cerca, sino que en algunos casos cuando se acercaban a cubrir detenciones, se hacía una especie de cerco para evitar que los fotógrafos se acerquen. Hay una cuestión muy complicada sobre limitación del trabajo periodístico en contexto de protesta.

Después se dio también algo que se viene dando sucesivamente que son las detenciones arbitrarias, una especie de cacería donde detenían a personas que iban caminando por la calle, etc. Todo muestra el nivel de gravedad de la represión con algunas notas que siguen características de represiones anteriores.

– El ataque a los periodistas ya se vio en otras represiones, pareciera ser sistemático…

– Ustedes recuerdan que el protocolo anti-piquete tenía un capítulo específico de restricción al trabajo periodístico. Evidentemente hay una directiva.

Otro aspecto que nos preocupa mucho, y que parece ser una especie de acuerdo de directiva, es que a los detenidos en contexto de protesta, independientemente de los hechos por los que sean detenidos, se los imputa por intimidación pública y se les inician causas federales, lo que da intervención a la Justicia Federal de Comodoro Py. No hay ninguna razón que justifique que esos casos sean federales, en términos estrictos. Ahora hay que ver qué decide Bonadío, que ya tiene los sumarios en el Juzgado. Hay alrededor de 40 personas detenidas.

– ¿Cómo sería la conducción correcta de las fuerzas de seguridad en un contexto donde pueda llegar a tener que actuar?

– Uno puede hablar de algunas cuestiones específicas, por ejemplo que fue desproporcionada la actuación policial, o cómo se usaron los gases y balas de goma disparando directamente al cuerpo. Pero hay un punto anterior que es sobre el que me parece que es necesario pararse y también diputados y senadores deberán preguntar al Ministerio de Seguridad, y es el modo en el que se pensó el operativo.

El despliegue, la forma en que estaba puesto el vallado, la forma en la que estaba desplegada la enorme cantidad de policías y fuerzas federales, ya daba cuenta del nivel de intimidación que se quería transmitir como mensaje. Luego, cierta forma de actuación coordinada de esas fuerzas federales que da a entender que había una directiva de reprimir y replegar a la gente para que no se acerque al Congreso. Si la pregunta es cómo debería actuar, la respuesta es “todo lo contrario”.

Cuando se hizo el protocolo anterior que quedó formalizado en la resolución 211 del Ministerio de Seguridad, que tenía 21 puntos de acuerdo sobre cómo debería actuar el Estado en contextos de protesta, la orientación general era para defender el derecho a la protesta, fundamentalmente. Obviamente tenía que ver con proteger la vida e integridad de todos los que participaban y los que no participaban en la manifestación, pero se basaba en el principio de que hay que defender la protesta como un derecho y que hay que desplegar las fuerzas para que eso se pueda ejercer.

En este caso vimos un operativo desplegado para  evitar la protesta, para reprimirla, para dar mensajes intimidatorios de “no salgan a las calles a protestar, no se opongan en las calles a que avance un proyecto antipopular”.

– ¿Puede pasar que tengan a los detenidos todo el fin de semana adentro?

– No hay reglas para Comodoro Py. En principio no, debería estar resolviendo la situación con urgencia.

Foto: Gustavo Pantano

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas