América Latina

14 diciembre, 2017

Congreso de Brasil pospone debate sobre reforma previsional para 2018

Este jueves el presidente de la Cámara de Diputados brasileña, Rodrigo Maia, informó que decidieron posponer el tratamiento de la ley de pensiones que busca aumentar la edad jubilatoria. La medida fue tomada porque el gobierno no cuenta con los votos necesarios para su aprobación.

Este jueves el presidente de la Cámara de Diputados brasileña, Rodrigo Maia, informó que decidieron posponer el tratamiento de la ley de pensiones que busca aumentar la edad jubilatoria. La medida fue tomada porque el gobierno no cuenta con los votos necesarios para su aprobación.

El legislador sostuvo que será debatida en el recinto durante el mes de febrero donde esperan poder sancionarla. «El día 19 de febrero vamos a comenzar la votación de la reforma de pensiones, la fecha se eligió para que cada diputado pueda organizar su programación y que podamos votar esta ley», apuntó Maia y consideró que se trata de un proyecto «fundamental para Brasil».

La iniciativa cuenta con el respaldo del Banco Mundial (BM) que recientemente publicó un informe, solicitado por el gobierno para justificar su programa de recortes presupuestarios, en el que señaló que “el concepto de derechos adquiridos debe ser revisado”.

Según la entidad financiera, Brasil -que a partir de 2018 y por 20 años tiene congelado el gasto público de acuerdo a una ley promovida por Michel Temer- puede “promover la equidad a partir de un ajuste fiscal”. “El gobierno gasta más de lo que puede y gasta mal”, afirmó el BM.

En la vereda de enfrente se ubican las organizaciones sindicales, sociales y varios partidos políticos. Incluso algunos aliados del gobierno se han mostrado reticentes a aprobar el proyecto debido a su impopularidad.

Trabajar 40 años

La reforma jubilatoria (reforma da previdencia, en portugués) está contenida en la Propuesta de Enmienda Constitucional (PEC) nº 287/2016. Enviada al Parlamento en diciembre del año pasado, busca establecer, entre otras cosas, que tanto hombres como mujeres, sean trabajadores urbanos o rurales puedan retirarse solo después de cumplir 65 años de edad y tener un mínimo de 25 años de aportes. Actualmente para las mujeres la edad mínima para retirarse de la actividad laboral es de 60 años.

Aunque el BM recomendó cambiarlo la reforma no modifica el valor de la jubilación mínima que es igual al salario mínimo de 3100 reales (927 dólares). Sin embargo sí se establece la movilidad de la edad jubilatoria, que aumentaría al menos dos veces en un lapso de 20 años.

En la propuesta original, para poder acceder a una jubilación integral (no la mínima), las y los trabajadores deberían aportar durante 49 años, tanto en el sector privado como el público. No obstante luego de recibir un fuerte rechazo a su propuesta, bajó a 40 la cantidad de años requerida.

De todas formas para tener una jubilación completa a los 65 años deberían haber comenzado las contribuciones a los 25 años y haberlo hecho de manera ininterrumpida. Caso contrario se cobrará un proporcional. Por ejemplo, si sólo se realizaron 25 años de aportes, se accedería al 76% del valor de la pensión. Actualmente la jubilación integral básica es de 5.189,82 reales (unos 1.536 dólares), monto que se actualiza por la inflación anual.

La normativa impulsada por Temer también elimina las jubilaciones especiales para sectores como la educación y el agrícola, y desvincula algunos beneficios del salario mínimo, disminuyendo el valor de la jubilación a lo largo del tiempo.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas