Educación y Ciencia

25 septiembre, 2017

Empezarán a levantar las tomas de escuelas para «pasarle la pelota al gobierno»

Después de más de un mes en que 30 colegios permanecieron ocupados por las y los estudiantes en rechazo a la reforma educativa del gobierno porteño y por la aplicación de la ley de Educación Sexual Integral, evalúan levantar las tomas. Durante esta semana realizarán asambleas y continuarán las movilizaciones.

Durante más de un mes, los estudiantes secundarios de la ciudad de Buenos Aires tomaron 30 escuelas públicas, en reclamo de políticas activas contra la violencia de género y en rechazo de la reforma denominada “Escuela Secundaria del Futuro”. El miércoles pasado consiguieron tener una reunión con la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, quien si bien reafirmó la decisión de seguir adelante con la reforma, prometió mesas de trabajo y reuniones para esta semana.

Hace algunos meses se empezó a conocer en las escuelas un documento con lineamientos generales para la reforma de la escuela secundaria que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires quiere implementar a partir de 2018. Las comunidades educativas en general no vieron con buenos ojos el no haber participado en su elaboración y debate y el hecho de que no se conozca de qué forma se aplicaría el proyecto.

Los puntos que generaron mayor rechazo entre estudiantes y docentes fueron la transformación de quinto año en un año de prácticas educativas en empresas u organizaciones y la posible precarización del trabajo docente, a través de un cambio de figura hacia la de “tutor” o “facilitador” y la modificación de los mecanismos de designación docente y de acceso a los cargos.

Otra de las críticas fuertes que se le hicieron a la propuesta fue que “estaba pensada desde una oficina”, sin tener en cuenta la realidad de las escuelas públicas. Así, algunos de los puntos que podrían representar una mejora real en las condiciones de enseñanza y aprendizaje, fueron calificados como “inaplicables” en las condiciones materiales que actualmente se llevan a cabo los procesos pedagógicos. Entre otras cosas, se requerirían nuevos espacios edilicios y mejoras de infraestructura para poder ser llevados a cabo (algo que los docentes y estudiantes vienen pidiendo hace años); y por otro lado, sería necesario garantizar acceso a la tecnología (un punto problemático debido al recorte del programa “Conectar igualdad” a través del cual los estudiantes recibían las netbooks).

Suspensión de tomas por un tiempo

Luego de un mes sin diálogo, los estudiantes tuvieron una reunión con la ministra Acuña. Al finalizar la misma, informaron que obtuvieron algunas propuestas con respecto a la cuestión de la violencia de género en las escuelas (se realizarán actividades, charlas y capacitaciones a docentes). Sin embargo, respecto de la reforma, “no dieron respuestas concretas, no quieren dar la prórroga ni quieren dar el espacio para debatirlo”, afirmó a Notas Jacobo Uscátegui, representante del centro de estudiantes de la escuela de Bellas Artes “Manuel Belgrano”.

Esta semana se realizarán algunas reuniones y mesas de trabajo para informar de qué se trata el proyecto (no para debatir el mismo ni para prorrogarlo, según informó el Gobierno). Los estudiantes, después de un mes de tomas, consideraron que era momento de “pasarle la pelota al Gobierno”. Decidieron “darles un tiempo para que repiensen las cosas”, afirmó Uscátegui. Durante todo este martes realizarán asambleas en cada colegio para discutir cómo continuar el plan de lucha.

Y agregó: “Vamos a seguir luchando, marchando y haciendo cortes mientras el Ministerio decide qué hacer con respecto a la reforma. Suspendemos las tomas por un tiempo esperando una respuesta frente a las mesas de trabajo”.

El viernes pasado los estudiantes realizaron una nueva marcha frente al Ministerio de Educación y esta semana seguirán las asambleas, reuniones y convocatorias a otros sectores.

Acusaciones y convocatorias

Por otro lado, el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta lanzó hace dos semanas una convocatoria en redes sociales llamada “Hablemos de la escuela secundaria del futuro”, en la que se invita de manera abierta a los y las ciudadanas a participar de reuniones en donde se hablará del tema y abren un espacio para dejar opiniones de manera virtual. Sin embargo, según informa la convocatoria, los encuentros deberían haber empezado la semana pasada y aún no se convocó a ninguno.

Simultáneamente, empezaron a aparecer en los medios acusaciones a distintos sectores políticos por “estar atrás de las tomas”. La ministra misma opinó que es el kirchnerismo quien organizó a los estudiantes para tomar las escuelas, mientras que medios masivos como TN acusaron a los sindicatos (en particular a la Unión de Trabajadores de la Educación – UTE), de manipular a los estudiantes. La denuncia se basó en que los argumentos que esgrimen los alumnos son similares a los que figuran en la página de la asociación de trabajadores. Esta acusación no solamente es falsa debido a que los docentes no participan en las decisiones de los centros de estudiantes sino que además el sindicato mayoritario de la ciudad, si bien ha realizado algunas actividades referidas a la reforma, no ha convocado a paros ni medidas de fuerza en lo que va del mes para expresar su rechazo a la misma.

Por otro lado, en el canal América TV se le preguntó a Ofelia Fernández, la presidenta del centro de estudiantes del colegio Carlos Pellegrini, cuál era su afiliación política. La estudiante manifestó que milita en una organización de la izquierda popular, La Emergente, descolocando así al panel que esperaba que dijese el nombre de alguna agrupación conocida del kirchnerismo que lleva candidatos a elecciones en octubre.

Leticia Garziglia – @letigarziglia

Foto: DyN

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas