Nacionales

10 agosto, 2017

Río Negro: «Le vamos a dejar un pasivo ambiental a las futuras generaciones»

Este miércoles se llevó a cabo una jornada de protesta en distintas ciudades de la Patagonia en contra de la instalación de una planta nuclear financiada por capitales chinos en la provincia de Río Negro. Luciano Vederasi de la Organización Ecologista Piuké, comentó cuáles son los problemas ambientales que generaría.

Este miércoles se llevó a cabo una jornada de protesta en distintas ciudades de la Patagonia en contra de la instalación de una planta nuclear financiada por capitales chinos en la provincia de Río Negro. Luciano Vederasi de la Organización Ecologista Piuké, comentó cuáles son los problemas ambientales que generaría.

La noticia se supo hace varios meses cuando se difundió en distintos medios de comunicación. La decisión se anunció «sin consulta previa ni informada, sino como un hecho consumado a partir de un acuerdo con China», denunció Vederasi en diálogo con «Con el pie izquierdo» (Radio Sur 88.3).

Al enterarse, desde distintas organizaciones publicaron «una carta al gobierno de la República Popular China diciendo que no se iba a permitir la instalación de una central nuclear en la Patagonia». «Ya en 1997 nos movilizamos en contra de un basurero nuclear en la localidad de Gastre (Chubut)», recordó el entrevistado.

En principio se supone que la central se va a instalar sobre el litoral marítimo de la provincia. «Se dijo que iba a ser en Sierra Grande, después se cambió a Viedma y la movilización de la población hizo que el gobernador vuelva nuevamente a mencionar Sierra Grande», conto el militante ambientalista.

¿Qué problemas trae?

Consultado sobre los motivos por los cuales se oponen a la instalación de este proyecto energético Vederasi enfatizó «el problema es todo el ciclo» de producción y «no sólo la generación de energía que de por sí lleva riesgos como hemos visto en Chernobyl y Fukushima».

«Es perjudicial desde la extracción del mineral, que es con un método muy parecido al de minería a cielo abierto, pasando por el peligro del transporte del uranio enriquecido», así como «la instalación en la propia provincia de Río Negro de la minería de uranio».

A esto se suman «los residuos que es uno de los grandes problemas no sólo a nivel nacional sino mundial». Vederasi explicó que «esos residuos duran siglos y las plantas nucleares 20 o 30 años». Entonces «le vamos a estar dejando un pasivo ambiental a las futuras generaciones».

Las alternativas y el para qué

Ante el planteo del gobierno provincial y nacional de que la planta nuclear es necesaria por la falta de energía, quienes se oponen sostiene dos cosas.

Por un lado Vederasi apuntó que si es necesario producir electricidad «hoy en la Patagonia la energía eólica es una alternativa para cubrir una supuesta demanda». «Inclusive, de acuerdo a datos del gobierno nacional, lleva menos tiempo y tiene menor costo instalar parques eólicos que generar energía nuclear», dijo.

No obstante puso sobre la mesa otra cuestión: «Hay que discutir para qué y para quiénes se va a generar esa electricidad». Hoy la planta de Atucha «produce para tres mineras en el norte del país y sostiene el modelo extractivista». «Nos dicen que falta energía eléctrica pero no para cubrir las necesidades de la población», concluyó.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas