Mundo Gremial

17 julio, 2017

Paro en la Línea 60: «No queremos que vuelva a morir un trabajador»

Desde el jueves pasado la línea 60 de colectivos -la que más pasajeros transporta en el área metropolitana- se encuentra de paro. Los trabajadores denuncian que la empresa no cumplió con las obras para garantizar las condiciones mínimas de seguridad. Este martes habrá una audiencia en el Ministerio de Trabajo.

Desde el jueves pasado la línea 60 de colectivos -la que más pasajeros transporta en el área metropolitana de Buenos Aires- se encuentra de paro. Los trabajadores denuncian que la empresa no cumplió con las obras para garantizar las condiciones mínimas de seguridad. Este martes habrá una audiencia en el Ministerio de Trabajo.

Esteban Simonetta, delegado de la línea de colectivos, dialogó con el programa «LlevaloPuesto» de FM La Tribu 88.7 para explicar cuál es el reclamo y cuáles los peligros a los que día a día se enfrentan tanto los choferes como los propios pasajeros que pueden ser víctimas de un potencial accidente.

También señaló que no quieren que les vuelva a suceder un caso similar al de David Ramallo, mecánico de la empresa que falleció el año pasado cuando un colectivo se le cayó encima producto de la deficiente infraestructura.

– ¿Cuál es el estado de situación del conflicto?

– Desde el día jueves el sindicato dictó el paro por tiempo indeterminado. El viernes se intentó llegar a un acuerdo en el Ministerio de Trabajo pero la empresa no aceptó ningún tipo de propuesta ni acercó algún plan para mejorar las condiciones que fueron verificadas en septiembre del año pasado por la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT).

Incluso a raíz de la muerte de David la empresa avanzó con despidos, suspensiones y no invirtió en mejorar las malas condiciones registradas por los organismos de control. Por eso ante la negativa de la compañía DOTA de tener un diálogo se pasó a un cuarto intermedio hasta este martes.

– Cuando ustedes presentaron estas pruebas a partir del informe de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo, ¿qué respuesta tuvieron de parte del Ministerio?

– El Ministerio, que es un ente conciliador, puso el espacio para tratar de acercar a las partes y que busquen llegar a un acuerdo. Pero para eso de las dos partes tiene que haber voluntad.

La empresa siempre tuvo esta postura. Nosotros venimos denunciando desde hace años problemas en la liquidación de los sueldos, en materia de inversión, el mal uso de los subsidios, las condiciones en que está la infraestructura, una cabecera nueva que nunca se había declarado a la ART. No había conocimiento que eso existía con unos elevadores nuevos no habilitados que los trabajadores no fueron capacitados para usar y que se trababan. Era un peligro. Ante la negativa de la empresa de solucionar eso planteamos que no los íbamos a usar.

– ¿Qué pasó con David Ramallo y cómo reaccionó la empresa?

– David aceptó ponerse abajo de uno de los colectivos que estaba arriba de una rampa, que si bien no estaba sobre el elevador, el mecanismo de anclaje de la rueda era deficiente y el colectivo avanzó, lo arrastró y le causó la muerte. Desde esa fecha la empresa tiene los elevadores clausurados o sea que los mecánicos no pueden hacer un mantenimiento adecuado y eficiente a todo lo que tiene que ver con frenos, tren delantero, dirección, etc.

Tenemos miedo porque la dirección vibra, los días de lluvia es un peligro. Lo que nosotros llamamos freno largo, que debería frenar en 30 metros nos lleva 40 o 50. Si a eso le sumamos la mala frecuencia, vamos con sobrecarga de pasajeros.

Cuando murió David vino una inspección integral de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) y de 42 coches fueron clausurados 35. En general en la cabecera Maschwitz habían quedado 50 coches en condiciones y el resto se tuvo que mandar a reparar.

Vemos que a veces pasan semanas que no hay repuestos, los coches quedan parados y no hay servicio. Desarman un coche para armar otro. En los talleres se caen pedazos de los techos, hay instalaciones eléctricas deficientes, derrames de gasoil que contaminan las napas de los vecinos. Cuando llueve se inunda todo y tenemos que caminar por el medio del agua y del barro.

Después la empresa se queja por el alto nivel de siniestralidad y que se pide mucho ART pero ellos no generan las condiciones ni la inversión.

– ¿Qué pasó con los informes presentados por la SRT y que esperan de la nueva reunión?

– Las inspecciones fueron presentadas en el Ministerio de Trabajo y las irregularidades están comprobadas (son las mismas que en septiembre del año pasado). Además hay un incumplimiento de los plazos de los planes de adecuación planteados por la empresa. Se multó a la compañía por esto y sigue sin poner en marcha las obras para arreglar esos inconvenientes.

En tanto la empresa no cumpla con eso no podemos volver a trabajar. ¿Qué le digo yo a la familia de un compañero que se accidente o pierda la vida como ya pasó? Ya bastante nos lamentamos no haber tomado precauciones antes. Nadie pensaba que alguien podía morir. Hoy tenemos cargo de conciencia y no queremos que vuelva a pasar lo mismo.

O que un compañero tenga un accidente en la calle. La semana pasada se le salió una rueda a un colectivo, se le cayó el tanque de gasoil a otro. El mes pasado se rompió la dirección de un vehículo que por suerte iba por la calle Saénz Peña, ahí en el barrio de Monserrat, a 30 kilómetros por hora. Te pasa eso en la Panamericana y volcás. Acá está también en riesgo la vida de los usuarios.

– ¿Además del paro piensan tomar alguna otra medida?

– Vamos a ver si este martes la empresa cambia de actitud y propone alguna solución. Los límites del paro los ponen ellos. Si presentan un plan de adecuación serio y comienzan las obras volveremos a trabajar.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas