América Latina

10 julio, 2017

Semanas claves para el futuro de Temer

Este lunes, la Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara de Diputados de Brasil comenzó a debatir las acusaciones presentadas contra el presidente no electo Michel Temer, que definirán su futuro político.

Este lunes, la Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara de Diputados de Brasil comenzó a debatir las acusaciones presentadas contra el presidente no electo Michel Temer, que definirán su futuro político.

Esta Comisión, integrada por 66 diputados y diputadas, discutirá los detalles de la denuncia por corrupción presentada por la Procuraduría General de la República contra Temer. El relator designado de la acusación es el diputado Sergio Zveiter, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el mismo del actual mandatario.

«Tiene que haber una investigación de los hechos bajo sospecha», afirmó Zveiter al intervenir en la Comisión. «Voto por la admisibilidad de la denuncia», concluyó. Su opinión será sometida al intercambio con sus pares a partir de este miércoles.

En su alocución, el relator recordó: “Acá no condenamos o absolvemos; apenas admitimos o no la acusación”. “Corresponde a la Cámara de Diputados hacer un juicio predominatemente político y al Supremo Tribunal Federal uno de carácter técnico-jurídico”, remarcó.

La Comisión tendrá un mínimo de cinco y un máximo de 15 sesiones para analizar los cargos y expedirse sobre la denuncia presentada. Luego será elevada al pleno de la Cámara de Diputados que necesitará al menos dos tercios de sus 513 miembros para autorizar el inicio de un juicio contra Temer. Vale aclarar que el tema será tratado en la Cámara más allá de lo que defina la Comisión, ya que no son instancias vinculantes entre sí.

Si en Diputados votan que corresponde iniciar un proceso judicial, Temer, que asumió luego de haber sido destituida Dilma Rousseff el año pasado, será suspendido de sus funciones por 180 días y el caso quedará en manos del Supremo Tribunal Federal (STF). Si la Cámara no aprueba la apertura del juicio, será la máxima instancia judicial brasileña la que decidirá si proseguir. Mientras, la presidencia de Brasil quedará en manos del titular de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia (del partido Demócratas, que se presentó junto con el PSDB de Aécio Neves en las últimas presidenciales).

En las últimas semanas, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) dio distintas señales de que preferiría a Maia antes que a Temer en la presidencia, debilitando la posición del actual mandatario en el Parlamento. “Maia estaría listo para garantizar la gobernabilidad”, dijo por ejemplo el presidente interino de ese partido, Tasso Jereissati.

Más explícito fue otro miembro del mismo partido, el senador Cassio Cunha Lima, quien ante inversores señaló que si dependiera del proceso en Diputados, “dentro de 15 días el país tendrá un nuevo presidente”.

Si Temer es hallado culpable por el STF será destituido y el Congreso deberá elegir a su sucesor 30 días después. De lo contrario, retomaría su presidencia.

Las acusaciones de la fiscalía que involucran a Temer directamente en el pago de sobornos están apoyadas en testimonios de directivos del grupo JBS (el mayor frigorífico del mundo). Es acusado de aprovechar su condición al frente del Poder Ejecutivo para recibir ventajas indebidas por intermedio de su ex asesor especial y ex diputado federal Rodrigo Rocha Loures, que fue filmado cuando recibía una maleta con medio millón de reales entregada por funcionarios del grupo JBS, investigado en la operación Lava Jato.

Además, gracias a audios provistos por uno de los dueños de esa empresa, Joesley Batista, grabados durante un encuentro con el presidente en funciones en la residencia oficial, el mandatario brasileño está siendo investigado por presunta obstrucción de la justicia, al avalar la compra del silencio de su aliado y ex titular de la Cámara baja Eduardo Cunha, preso y condenado a más de 15 años de cárcel.

342

Mientras tanto, artistas y organizaciones no partidarias lanzaron un sitio web para promover el involucramiento de la ciudadanía en el proceso, mediante la presión y el reclamo a los parlamentarios. Se trata de 342 Agora, que hace referencia al número de diputados necesarios para suspender a Temer e iniciar el juicio. Allí se registra quiénes se han expresado a favor y en contra, cuáles son los parlamentarios indecisos y se indica cómo contactarlos. Por ahora, contabilizan 183 a favor de avanzar en el proceso judicial, 129 en contra y 201 indecisos.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas