Mundo Gremial

7 mayo, 2017

El gobierno girará fondos a SanCor a cambio de rediscutir el convenio colectivo

Daniel Brarda, delegado de la planta SanCor de Coronel Moldes (Córdoba) contó los detalles del acuerdo alcanzado entre el sindicato ATILRA, empresas del sector y el gobierno nacional que, a cambio de una inyección de 450 millones de pesos, exigió rediscutir el convenio colectivo de trabajo.

Daniel Brarda, delegado de la planta SanCor de Coronel Moldes (Córdoba) contó a “Quemar las Naves” (Radio Sur 88.3) los detalles del acuerdo alcanzado entre la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (ATILRA), empresas del sector y el gobierno nacional que, a cambio de una inyección de 450 millones de pesos, exigió rediscutir el convenio colectivo de trabajo.

En marzo la empresa láctea SanCor anunció el cierre de cuatro plantas y una reestructuración que implicó el despido de 500 trabajadores.  A fines de febrero había vendido toda un área operativa (yogures, postres y flanes) al grupo Vicentín por 100 millones de dólares. En su momento el gobierno había criticado que, en semejante estado de crisis, la compañía cerrara una paritaria con un aumento salarial del 40%.

La semana pasada ATILRA realizó un paro nacional de 24 horas que logró forzar al gobierno a intervenir en la crítica situación de SanCor. A través del programa Fondear, destinó 450 millones de pesos para la compañía láctea pero, como contrapartida, exigió “reabrir” el convenio colectivo de trabajo.

– ¿En qué situación está el conflicto luego del acuerdo al que arribaron?

– Complicado todavía, pero ahora tenemos una luz de esperanza para salir de este pozo en el que estamos. El paro sirvió para que el gobierno le de la plata a SanCor. Pero en juego quedó nuestro convenio colectivo de trabajo. El gobierno amenazó con que si no se rediscutía el convenio colectivo no le daban la plata  a la empresa. En esto tenemos que pensar en que podrían quedar 4 mil familias en la calle.

Quieren ver los sueldos que cobran los empleados de SanCor. Tenemos un buen sueldo porque lo ha conseguido el sindicato. Si no se abría el convenio, los perjudicados éramos nosotros. Mientras se peleaban entre ellos nosotros seguíamos sin cobrar nuestro sueldo.

– ¿En concreto en qué se ve afectado el convenio?

– Dicen que un empleado lácteo no puede ganar más de 20 mil pesos. Si quieren investigar a la cúpula de SanCor, que lo hagan, yo no te puedo decir cuánto gana un directivo, dicen que cobran hasta 400 mil pesos. Bueno, que investiguen a ellos no a los empleados. SanCor no está quebrada por los trabajadores.

– ¿Van a servir los fondos que el Estado otorgó a la empresa?

– Estos 450 millones de pesos que se le van a dar a SanCor es para que la rueda empiece a girar, nada más, no vamos a salvar a la empresa con eso. A través de un fideicomiso, el gobierno va a estar en la cúpula de la empresa y el gremio también. Ellos van a manejar la plata que dio el gobierno. Si la gestionara la dirección de SanCor estaríamos en la misma situación. Hace siete meses, SanCor-Córdoba recibió 115 millones de dólares y nadie sabe qué hicieron con eso.

– ¿Qué está produciendo hoy en día SanCor?

– La planta de Chivilcoy es la única que está trabajando, el resto están todas paradas. Acá en Moldes tenemos una fábrica quesera. Están vendiendo solo leche porque se cobra en el día, el queso se vende seis meses después, por el proceso de maduración, etc.

La planta de Córdoba capital que hacía yogures fue vendida. Tenía 500 empleados, de los cuales 350 pasaron a la firma Vicentin (ARSA) y los otros 150 empleados quedaron en SanCor. Hoy están en conflicto porque SanCor no paga los sueldos. Lo que vendieron era lo más rentable de todo el negocio. La plata les duró dos meses.

– Desde el punto de vista de los trabajadores, ¿se puede aplicar a este acuerdo la frase “pan para hoy hambre para mañana”?

– Totalmente. Pero bueno quizás la plata sea bien manejada y empiece a girar bien. A lo mejor recuperamos la leche. Hoy tenemos 800 mil litros de leche, hace 10 días teníamos un millón y medio.

Los productores no confían más en la firma SanCor. Y somos conscientes también de que el productor tiene que pagarle sueldo al tambero y comprar los insumos para la vaca, etc. es una cadena. Entonces se van a otra firma.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas