Mundo Gremial

4 mayo, 2017

Cresta Roja: 800 personas estafadas y sin trabajo

Durante los últimos meses de 2015 el conflicto de Cresta Roja era noticia casi diariamente. El gobierno de Mauricio Macri anunció al poco tiempo de haber asumido que lo había solucionado. Sin embargo, un año y medio después, 800 trabajadores que iban a ser reincorporados siguen en la calle.

Durante los últimos meses de 2015 el conflicto de Cresta Roja era noticia casi diariamente. El gobierno de Mauricio Macri anunció al poco tiempo de haber asumido que lo había solucionado. Sin embargo, un año y medio después, 800 trabajadores que iban a ser reincorporados siguen en la calle.

En su momento el gobierno nacional dijo que, tras la quiebra, la empresa avícola había sido adquirida por un nuevo empresario que iba a garantizar los puestos de trabajo. Efectivamente ese fue el compromiso, pero no se cumplió.

«La mayoría de las personas piensan que por lo que dijo Macri públicamente Cresta Roja es un problema resuelto y la verdad es que no», sostuvo en ese sentido Leonardo Romero, un ex trabajador de la empresa que nunca fue reincorporado. «Hace un año y medio que hay 800 personas sin trabajo. Sin respuesta de nada y estafadas», añadió en diálogo con el programa «Con el pie izquierdo» de Radio Sur 88.3.

Para el trabajador está claro que se trata de «despidos encubiertos» y que «la venta de la empresa fue una estafa». Romero recordó que «le dieron la quiebra a una empresa que estaba funcionando muy bien para venderla y reabrirla de nuevo con el objetivo de sacar mil personas y lo han cumplido».

Por ejemplo en la Planta 2, donde originalmente trabajaban 1500 personas, «hoy son alrededor de 900 y arrancaron de cero con el nuevo dueño, Santiago Perea». En ese proceso «perdieron antigüedad, vacaciones, premios de fin de año. Cualquier beneficio que se tenía, se perdió», denunció el entrevistado. Y añadió: «Estamos hablando de gente con 20, 25 años de trabajo que, recuperó su empleo, pero cobrando el básico».

Romero enfatizó en que lo que sucedió fue un fraude. Subrayó que Perea fue el empresario «que menos plata ofreció», pero ganó la licitación «porque firmó un acuerdo donde se comprometía a tomar la totalidad de los trabajadores».

«Este empresario jugó con la necesidad de la gente y ahora dice que no hay lugar. Además no tiene la plata para pagar porque de 120 millones que ofertó puso nada más que tres millones y a quienes contrató los hizo firmar como accionistas», sostuvo el trabajador. «Es una estafa millonaria», insistió.

Finalmente Romero señaló que si bien son 800 personas que no fueron reincoporadas, hay «50 compañeros y compañeras que son prioridad» por su situación particular ya que «tienen algún problema o no pudieron conseguir otro trabajo». Entre ellos se encuentra él.

«Queremos negociar un acuerdo para ver si podemos hacer entrar a algunos compañeros y que así ayudemos a los que queden afuera», contó. Sin embargo el nuevo dueño se ha negado a recibirlos y les prohibió la entrada a la planta. «Estamos haciendo esto porque realmente necesitamos el trabajo. Le pedimos que nos deje trabajar aunque sea medio turno a cada uno. Nos hemos bajado los pantalones para tratar de llegar a un acuerdo y no hay forma», aseguró.

No obstante dejó en claro que seguirán peleando por su trabajo. «Piensan que porque nos mataron a palos vamos a dejar de hablar. Pero no vamos a dejar de luchar. Nosotros no salimos a robar, a matar, estamos peleando por nuestro derecho. No se está pidiendo ninguna cosa rara, solamente lo que se comprometieron», dijo.

Por último aclaró que en todo este tiempo «no se presentó ningún funcionario a brindar una ayuda o un apoyo para que por lo menos podamos poner un plato de comida en nuestra casa».

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas