Cultura

3 mayo, 2017

Repudio sin fronteras contra Darío Lopérfido

Un grupo de más de 100 artistas, científicos, trabajadores y estudiantes residentes en Alemania expresaron a través de un carta a las autoridades argentinas su «profundo repudio» a la designación de Darío Lopérfido como agregado cultural.

Un grupo de más de 100 artistas, científicos, trabajadores y estudiantes residentes en Alemania expresaron a través de un carta a las autoridades argentinas su «profundo repudio» a la designación de Darío Lopérfido como agregado cultural.

El anuncio del traslado de Lopérfido a Alemania se produjo en febrero de este año, pero rodeado de dudas acerca de cuál iba a ser su rol. Después de su renuncia como ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, rodeado de un unánime repudio de la comunidad cultural, y de su breve refugio en el cargo de director artístico del Teatro Colón, sus persistentes declaraciones negacionistas del genocidio perpetrado por la dictadura militar en nuestro país obligaron al gobierno a tratar de sacarlo del foco de atención.

De hecho, al momento de hacer pública su renuncia al Colón ni el mismo funcionario había aclarado el objetivo de su viaje a Berlín, limitándose a hablar de una «oferta laboral irresistible» en el diario de su suegro (recordemos que Lopérfido está casado con Esmeralda Mitre, hija del dueño de La Nación). Más allá de que se especulaba acerca de un posible favor oficial, también se habló de la posibilidad de que viajara para sumarse a un proyecto de desarrollo inmobiliario con su ex socio en el llamado grupo Sushi, Antoñito De la Rúa.

La confirmación oficial llegó casi dos meses después. El 24 de abril se publicó en el Boletín Oficial el decreto 284/2017, firmado por el presidente Mauriio Macri y la canciller Susana Malcorra, por el que Lopérfido fue designado como «Representante Especial para la Promoción de la Cultura Argentina«, con «la categoría de Ministro Plenipotenciario de Segunda Clase, al sólo efecto protocolar». En cuanto al sueldo, se aclara: «Asígnase al funcionario como remuneración mensual por todo concepto, la suma equivalente a la que percibe un Ministro Plenipotenciario de Segunda Clase en la Embajada de la República en la Repúblia Federal de Alemania» (unos 85 mil pesos).

La excusa oficial para la designación es la «particular importancia e interés a la promoción de la cultura argentina en el exterior». Pero el Colectivo Argentinos en Alemania rechaza que Lopérfido pueda ser considerado un digno representante de la cultura argentina y advirtió a la embajada a cargo de Luis María Kreckler que «pondría su reputación en juego al ser instrumentalizada como destino alternativo para funcionarios que han sido repudiados por amplios sectores de la ciudadanía».

El repudio del colectivo argentino repasa la carrera del funcionario, desde su rol en el gobierno de la Alianza hasta sus reiteradas declaraciones tendientes a minimizar el número de desapàrecidos, pasando por su vinculación con empresas offshore.

En cuanto a sus dichos negacionistas, el texto plantea: «Sus declaraciones públicas cuestionando el número estimado de desaparecidos en nuestro país causaron un repudio generalizado en el sector y fueron leídas no sólo como una falta de respeto a los familiares de desaparecidos sino como un intento de deslegitimar la lucha histórica de los organismos de derechos humanos». Y agrega: «Más aún, se trata de declaraciones que ponen en cuestión el amplio consenso de repudio al terrorismo de Estado que rige en nuestra sociedad y abren paso al negacionismo».

Más allá de la distancia, Lopérfido sigue interviniendo activamente en redes sociales en torno a cuestiones de política nacional. En su cuenta de Facebook, entre fotitos desenfocadas de la puerta de Brandenburgo al atardecer y versiones libres de Shakespeare («Dice algo así como que el cobarde muere miles de veces antes de su muerte y un valiente siente a la muerte pero solo una vez . No puedo estar más de acuerdo») , no se priva de opinar avalar el ataque oficial contra el Incaa («El Incaa es famoso por sus negocitos; si se saca la corrupción va a haber más cine») y de insistir con su «no fueron 30 mil, tal como yo dije». Llega al extremo de usar al periodista, escritor y militante revolucionario George Orwell y a su prólogo a esa gran obra libertaria que es Rebelión en la granja para justificar su negacionismo. «Si la libertad significa algo, será sobre todo el derecho de decirle a la gente lo que no quiere oir», repite, sin comprender.

Si bien es cierto que la libertad pregonada por Orwell va en un sentido opuesto al que reivindica Lopérfido (para denunciar al fascismo y no para hacer apología de él), es muy distinto hacerlo como individuo suelto, que puede dar libre a sus bajos instintos en las redes, o hacerlo como funcionario activo de un gobierno, lo que exige otro nivel de responsabilidad.

Por eso, apelando al discurso oficial acerca de la transparencia, el colectivo argentino en Alemania también le exige informes al gobierno de Cambiemos: «¿En función de qué necesidades y para qué tareas específicas se ha decidido la designación de Darío Lopérfido y cuál será su área de incumbencia? ¿A cuánto equivale el monto asignado a un Ministro Plenipotenciario de Segunda Clase? ¿Con qué fondos se financiarán ese sueldo y sus actividades públicas? ¿Por qué las actividades que tendría a su cargo el Sr. Lopérfido no pueden ser ejercidas por personal diplomático de carrera, que se ha formado durante años específicamente para ello?»

Pedro Perucca – @PedroP71

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas