Nacionales

2 mayo, 2017

La provincia de Buenos Aires bajo agua

El derrumbe de un puente sobre la ruta provincia la 188 que conecta a la localidad de Junín con la de Lincoln volvió a poner en agenda la problemática de inundaciones constantes en la provincia. La situación parece complicarse con el pasar el tiempo y escasean las soluciones a largo plazo.

El derrumbe de un puente sobre la ruta provincial 188 que conecta a la localidad de Junín con la de Lincoln volvió a poner en agenda la problemática de las constantes inundaciones en la provincia de Buenos Aires. La situación parece complicarse con el pasar el tiempo y escasean las soluciones a largo plazo.

En este último mes se intensificaron las lluvias en territorio bonaerense generando desbordes de arroyos, cierre de accesos y caminos, ciudades inundadas y miles de evacuados. La situación fue abordada en la Cámara de Diputados provincial donde se aprobó la implementación de la Ley Nacional de Emergencia Hídrica, normativa que rige por 180 días sobre 11 provincias: Catamarca, Corrientes, Buenos Aires, Santa Fe, Misiones, Chubut, Tucumán, Río Negro, La Pampa, Salta y Jujuy.

Desde el gobierno nacional -en coordinación con la gobernadora de la provincia, María Eugenia Vidal- se comprometieron a trabajar para solucionar el problema brindando una línea de créditos a los afectados a través del Banco Provincia y ayuda humanitaria. Con el Ministerio de Desarrollo Social como intermediario se donaron colchones, ropa, alimentos. Además, en coordinación con dependencias municipales, se coordinó la apertura de clubes para alojar evacuados.

Sumado a esto se difundió la construcción de 40 viviendas en la ciudad de Olivera, pero desde la localidad se denunció que no hubo ningún avance en ese sentido.

Asimismo, la situación similar en provincias vecinas complejiza aún más el panorama. La inundación en la provincia de Santa Fe, llevó a una reunión la semana pasada entre representantes de ese distrito y Buenos Aires.

Allí los funcionarios bonaerenses rechazaron la propuesta de desviar agua de la Laguna La Picasa en Santa Fe hacia Buenos Aires. Rodrigo Silvosa, subsecretario de Infraestructura Hidráulica bonaerense, dijo: “Hoy la provincia de Buenos Aires no tiene la capacidad para almacenar más agua”.

Por su parte el presidente de la Cuenca Laguna La Picasa, Juan Carlos Duhalde, puntualizó que «el nivel de la laguna llegó a 105,10 metros sobre el nivel del mar, esto significa que está a más de 7 metros por encima” de lo normal. Y agregó: “Esto quiere decir que estamos muy cerca de un desborde, lo que generaría un ingreso de agua desmedido”.

Además, el funcionario, advirtió que el rebalse de la laguna pondría en riesgo a la provincia bonaerense, principalmente a Junín y pueblos vecinos de la zona.

Esta situación afectó también la producción económica de la región, generando daños irreparables en las cosechas y plantaciones. Ante esto las distintas zonas afectadas declararon la Emergencia Agropecuaria hasta junio. Esto significa que los productores afectados poseen exenciones y postergaciones en el pago de impuestos. Esta medida fue aprobada por la Comisión de Emergencia y Desastre Agropecuario (CEDABA).

Mientras tanto organizaciones políticas y sociales llevan adelante actividades para recaudar fondos y donaciones para poder colaborar con los afectados como así también la creación de brigadas de trabajo para aportar en lo que sea necesario.

Aymar Pérez Grant – @Aymar_PG

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas