Cultura

18 abril, 2017

Multitudinaria asamblea en defensa del cine argentino

Este lunes se llevó adelante una masiva asamblea frente al Instituto de Cine en la que diversos sectores se pronunciaron por la renuncia del ministro de Cultura Pablo Avelluto, responsable de la operación contra los directivos del Instituto de Cine. Preocupación por un posible plan de desfinanciamiento de la producción audiovisual.

Más de mil personas se reunieron desde el mediodía de este lunes en Lima al 300, frente a la sede del Instituto Nacional de Cine y Artes Audivisuales (INCAA), autoconvocándose en la llamada Asamblea Permanente en Defensa del Cine Argentino.

La Asamblea denunció la forma irregular en la que fue desplazado el director del Instituto, Alejandro Cacetta, acusado de diversas maniobras de corrupción por el ministro de Cultura de la Nación Pablo Avelluto y reivindicó el rol de Pablo Rovito al frente de la Escuela Nacional de Realización y Experimentación Audiovisual (ENERC). Este lunes Rovito, también acusado de desviar fondos de obras para la escuela de cine, presentó su renuncia con una carta en muy duros términos dirigida a Ralph Haiek, flamante titular del INCAA.

Afirmó Rovito: “No es mi intención dirimir aquí las denuncias de corrupción que esgrimieron dos pseudo periodistas, de escaso rango intelectual y nulo rigor profesional. Lo que me parece preocupante es la forma indecorosa en que se mancilló el buen nombre y honor del Sr. Alejandro Cacetta”. Tan nulo fue el rigor profesional de los periodistas que llevaron adelante la operación, Alejandro Fantino y Eduardo Feinman, que este último incluso mostró su absoluto desconocimiento del área anticipando despidos de gerentes del INCAA con fotos de otras personas.

Rovito también denunció que Haiek y Avelluto tienen perfectamente claro que su rol en la escuela era meramente académico y que no estaba al tanto de los presupuestos ni manejaba el dinero para llevar adelante las obras y cuestionó al actual director del INCAA: “¿Cómo podría entender que no se está haciendo uso de esta perversa desinformación, llevada adelante por canallas inescrupulosos, cuando usted y el Ministro de Cultura, que conocen la situación, no dicen nada al respecto?”

Así, la masiva asamblea de este lunes (que tuvo un antecedente de similares proporciones el jueves pasado en el cine Gaumont) planteó como uno de sus ejes principales de acuerdo el pedido de renuncia al ministro Avelluto. Alejandra Guzzo, presidenta de Documentalistas de Argentina (Doca) explicó: “Vienen por un fondo muy preciado del Instituto de Cine y a partir de eso toda la comunidad se movilizó a partir de una coordinadora que se armó entre muchas entidades, documental, animación, ficción, técnicos, sindicato de actores, todos están acá pidiendo, antes que nada, la renuncia de Avelluto”. Como segundo punto, Guzzo planteó: “Y luego para exigir que el gobierno clarifique qué intenciones tiene con el INCAA porque  la preocupación es quién lo va a seguir manejando”.

En ese sentido la asamblea también se pronunció a favor de que la presidencia del INCAA siga siendo definida por consenso entre los distintos sectores y que no se imponga unilateralmente la sucesión de Ralph Haiek, el segundo de Cacetta, fuertemente cuestionado por el colectivo pero avalado por Avelluto. “No tenemos porqué aceptar a este vicepresidente que está puesto a medida de determinados objetivos que son peligrosos para todos nosotros”, concluyó Guzzo.

Los mecanismos para la remoción de Cacetta y la imposición de Haiek también fueron cuestionados por irregulares. El director Luis Puenzo, ganador del Oscar en 1986 con La historia oficial, planteó en la asamblea: “Técnicamente el INCAA está gobernado por un triunvirato, lo que está por encima del director (en la ley no se llama presidente) es la Asamblea Federal, que junto con el Consejo Directivo son los órganos que están por encima de todos en el INCAA. Esas tres figuras, la Asamblea, el Consejo y el director del Inca son el gobierno del Instituto. Es muy curioso que Avelluto le haya pedido la renuncia al director sin consultar a la Asamblea ni al Consejo y también es curioso que ambos no se hayan manifestado”. “Desde lo personal, les pido que se pronuncien sobre esto que ha ocurrido”, insistió.

Otro de los fuertes ejes de acuerdo de la comunidad tiene que ver con la preocupación por el financiamiento. En tanto organismo autárquico, el INCAA no se financia con dinero “de los impuestos comunes” sino que sus financiamiento proviene de impuestos especiales dentro del mismo sector: un porcentaje de las entradas de cine (10%) y el aporte de un canon que deben hacer los operadores de cable. Advierten acerca de posibles modificaciones que tiendan al desfinanciamiento de la actividad a través de la renuncia del Estado a cobrar estos cánones millonarios para favorecer a proveedores de cable entre los que se cuenta Cablevisión, del Grupo Clarín.

En ese sentido, el cineasta Tristán Bauer consideró: “Veo una clara intencionalidad en avanzar contra todo lo que es la cultura nacional y la cultura popular. No tengo dudas, acá no hay ingenuidad. Y después está la codicia de sectores como la exhibición o como el Grupo Clarín, Magnetto, no quieren hacer más esos aportes. Y no para bajar abonos o el precio de la entrada, sino para enriquecerse más ellos”.

Una de las vías para lograr el objetivo sería a través de la llamada Ley de Convergencia que viene discutiendo hace meses el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), que podría establecer un nuevo rango para las empresas de cable que las excluiría del pago del gravamen que conforma el Fondo Audiovisual del INCAA, establecido en la Ley 26.522.

Por eso la asamblea se pronunció claramente en contra de esa posibilidad: “Exigimos transparencia en la comunicación de la redacción de la Ley de Convergencia del Enacom. El proyecto que supone la supresión de cánones de las grandes empresas de televisión, cable y radiodifusión que hoy sostienen parte importante de los fondos del Incaa, Instituto Nacional de la Música (Inamu) y el Instituto Nacional del Teatro (INT)».

Julio Raffo, diputado nacional y especialista en cuestiones legales vinculadas al cine, explicó que el proyecto de convergencia «se está cocinando en el Enacom» que lo tiene «bajo siete llaves», circulándolo sólo entre «asesores de grandes empresas» de la comunicación sin darlo a conocer a los legisladores o representantes del medio audiovisual.

Asambleas como la de este lunes frente al Incaa se fueron reproduciendo en diversas provincias y se convocaron eventos de debate en diversas escuelas de cine. Además se convocó a llevar los reclamos a la apertura del Bafici de este próximo miércoles a las 19 en el Gaumont..

Tristán Bauer resumió las perspectivas de continuidad para la lucha en defensa del cine argentino: “Como lo estamos viendo en el último año y medio, la movilización popular es lo único que les pone freno a estas medidas atroces que quieren generar en el Instituto”.

Pedro Peruca – @PedroP71

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas