Medio Oriente

17 abril, 2017

La sociedad turca queda partida tras el referéndum constitucional de Erdogan

Con escaso margen, el «Sí» se impuso en el referéndum impulsado por el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Los comicios fueron convocados para modificar el sistema parlamentario de Turquía y transformarlo en uno presidencialista.

Con escaso margen, el «Sí» se impuso en el referéndum impulsado por el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Los comicios fueron convocados para modificar el sistema parlamentario de Turquía y transformarlo en uno presidencialista.

Habiéndose escrutado el 99,86% de los votos, un 51,24% de las y los votantes se mostró a favor de las reformas planteadas por el oficialismo, mientras que un 48,76% votó en contra.

El presidente de la Comisión Suprema Electoral (CSE), Sadi Güven, informó a última hora del domingo la victoria del «Sí», aunque precisó que el resultado definitivo se anunciará en «11 o 12 días», cuando termine el recuento definitivo.

“Por primera vez, estamos cambiando el sistema de gobierno a través de la política civil. Eso es significativo”, declaró Erdogan al conocer los resultados. Asimismo pidió a los países extranjeros que respeten la decisión del pueblo turco.

¿En qué consiste la reforma?

Actualmente Turquía posee un sistema de gobierno parlamentario. El mismo consiste en una elección indirecta de las autoridades de gobierno. Es así que las y los diputados -electos por el voto popular- designan al primer ministro y su gabinete.

La elección se lleva a cabo cuando un partido logra mayoría absoluta en el Parlamento -como es el caso actual del gobernante Partido de Justicia y Desarrollo (AKP)- o mediante coaliciones que sumen los votos necesarios.

Por otra parte, mediante voto directo, se elige al presidente, que cumple las funciones de jefe de Estado. Este cargo es ocupado por Erdogan desde 2014. Previamente se había desempeñado como primer ministro durante 11 años (desde 2003).

Al aprobarse la reforma, este modelo es reemplazado por uno de corte presidencialista, similar al que existe en Argentina. Las funciones del presidente y el primer ministro se unifican (eliminando el cargo de este último), y se elige de forma directa.

El presidente tendrá el derecho de nombrar vicepresidentes, ministros y otros altos funcionarios. Asimismo tendrá la potestad, por decreto, de modificar el organigrama estatal de ministerios, secretarías y subsecretarías.

Por otra parte el mandatario incorpora la facultad de anunciar el estado de emergencia con aprobación del Parlamento y podrá designar a varios miembros del máximo órgano judicial del país. Finalmente se le permitirá ser reelecto por dos períodos consecutivos.

Una votación dividida, una sociedad dividida

“El pueblo ha decidido su futuro y abre una nueva página de su historia. Que lo sepan los terroristas y los separatistas, somos una sola nación”, declaró el actual primer ministro, Binali Yildirim, que perderá su puesto cuando la reforma entre completamente en vigor. Esto sucederá a partir de las próximas elecciones previstas para 2019.

A pesar de los dichos del funcionario, los resultados de la votación pusieron de relieve una sociedad dividida. Como reseñó el diario español El País «las grandes ciudades y la periferia oriental y occidental han votado mayoritariamente por el ‘No’; la conservadora Anatolia Central y las zonas rurales han apoyado el ‘Sí'».

Fuente: The Guardian
Fuente: The Guardian

En sus palabras Yildririm hizo alusión, centralmente, a los kurdos que desde hace décadas luchan por la independencia de su nación al sur del país. Brutalmente reprimidos por el gobierno de Erdogan, decidieron en 2012 fundar su propio partido político: el Partido de la Democracia de los Pueblos (HDP).

Esta organización, junto al Partido Republicano del Pueblo (CHP), de orientación socialdemócrata y principal agrupamiento opositor, fueron las fuerzas políticas que hicieron campaña por el «No» a la reforma del AKP. De hecho han denunciado irregularidades y plantearon que impugnarán parte de los votos.

“Impugnaremos el resultado de dos tercios de las urnas; nuestros datos muestran que ha habido una manipulación de un 3% al 4%”, sostuvo el HDP en un comunicado.

Bülent Tezcan, vicepresidente del CHP, sostuvo a su vez que poseen datos de sus fiscales que no coinciden con los divulgados por las autoridades y que también procederán a rechazar el resultado judicialmente.

Una de las principales críticas es que poco antes del inicio del recuento, la CSE anunció que contaría como válidos los votos de papeletas que previamente no habían sido selladas por la mesa electoral.

Como señaló en un artículo el eurodiputado del partido español Podemos, Miguel Urban, en caso de ratificarse el resultado a favor del «Sí», los riesgos de una deriva autoritaria aún mayor a la existente se vuelven altamente probables. En ese sentido recordó que en los últimos diez años «el número de presos se ha incrementado de 59 mil a 200 mil» mientras que «dos mil personas están encarceladas por declaraciones en redes sociales (los datos del propio Gobierno, reconocían hace seis meses, 1.500 encarcelados por este motivo)». A eso hay que sumar que «cuatro mil jueces y fiscales, de un total de 11 mil, han sido despedidos, convirtiendo el sistema judicial en un ‘teatro’”.

«La lógica de la guerra, dentro y fuera de Turquía, ha sido clave para convertir el estado de emergencia en la norma, estableciendo un nuevo paradigma de la ‘normalidad’ basado en la violencia», añadió el dirigente español.

Al respecto concluyó que con el triunfo del «Sí» veremos cómo «los rastros de la democracia turca se esfuman para dar paso definitivamente a un sistema presidencialista de populismo autoritario». Ahora bien, en caso de que el resultado definitivo modifique los datos anunciados este domingo «tendremos una importante crisis en Turquía con un difícil pronóstico pero al menos la democracia tendrá alguna oportunidad».

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas