Derechos Humanos

10 abril, 2017

Un represor obtiene la prisión domiciliaria por problemas del SPF

Gustavo Adolfo Alsina, represor condenado a perpetua en 2010, obtuvo el beneficio de la prisión domiciliaria pese a no tener problemas de salud, simplemente porque el Servicio Penitenciario Federal no estuvo en condiciones de garantizarle los traslados oportunos por falta de recursos financieros.

El represor Gustavo Adoldo Alsina, condenado a prisión perpetua el 22 de diciembre de 2010, junto con el dictador Jorge Rafael Videla, Luciano Benjamín Menéndez y otros 28 militares en el tercer juicio por delitos de lesa humanidad que se llevó en la provincia de Córdoba, obtuvo la prisión domiciliaria a pesar de que no se le constataron problemas de salud que ameriten el beneficio.

Gustavo Adolfo Alsina, conocido como El Estaqueador, fue teniente del Ejército durante la dictadura militar y actuó en la cárcel UP1, en la que se destacó por su saña en la aplicación de torturas, destacándose su afición por el «estaqueo» de los detenidos, que le valió su apodo. Uno de los casos más terribles por el que se lo condenó fue el de la tortura y asesinato del médico santiagueño René Moukarzel, en 1976, a quien estaqueó en el día más frío del año en el patio de la cárcel y lo mantuvo allí durante horas, echándole baldazos de agua. Según relatos de testigos, en la enfermería tampoco permitió que se lo asistiera e incluso continuó golpándolo hasta matarlo.

La condena a prisión perpetua fue pronunciada por el Tribunal Oral Federal N°1, presidido por Jaime Díaz Gavier, y se encontraba cumpliendo su condena en la cárcel de Marcos Paz. Pero en estos días la Sala Primera de la Cámara Federal de Casación Penal decidió otorgarle la prisión domiciliaria, en fallo dividido (Liliana Elena Catucci y Eduardo Rafael Riggi a favor, Ana María Figueroa en contra).

El argumento considerado por los jueces para conceder la prisión domiciliaria fue que, según denunciaron los abogados de Alsina, el Servicio Penitenciario Federal (SPF) no lo trasladó en tiempo y forma “a sus visitas médicas, ni a casa de su madre”. Según los informes médicos, Alsina padece de hipoacusia “no tumoral”, además de problemas cardiológicos, prostáticos y gastrointestinales, pero según la doctora Silvia Palomero, del Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación,  ninguno de esos males le impedía seguir en prisión con un control periódico “cada seis meses”.

Segun los jueces  Catucci y Riggi, el hecho de que el SPF no pueda garantizar los traslados del condenado “en forma continua, adecuada y oportuna” por problemas financieros de la institución y la falta de autos y choferes, constituye una razón suficiente para habilitar la prisión domiciliaria. En su fallo plantean que “las condiciones en las que Alsina cumple su detención implican un trato cruel, inhumano, degradante”. Por estas consideraciones Alsina pasó a cumplir prisión domiciliaria en su domicilio de San Isidro, bajo la custodia de su esposa.

El fallo en disidencia de la jueza Figueroa plantea: “Más allá de que considero que las omisiones por parte de las autoridades penitenciarias en cumplimentar en tiempo y forma los traslados que ordena el Tribunal a cargo de la ejecución de la pena impuesta a Alsina deben cesar de modo inmediato, ello no puede conducir al otorgamiento per se de la prisión domiciliaria al nombrado, ya que sería dejar en manos de la autoridad penitenciaria la modalidad de cumplimiento de una sentencia judicial”. La jueza agregó: “Y aún más no habiéndose acreditado agravamiento en las condiciones de detención, ni afección a su salud y vida más allá de la propia de la situación de encierro carcelario”.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas