Mundo Gremial

6 abril, 2017

Cortes en accesos a la ciudad y represión en Panamericana

Durante la mañana del dia de paro general convocado por la CGT diversas agrupaciones politicas y sindicales convocaron a manifestarse en los accesos a la Ciudad de Buenos Aires. En el puente Pueyrredón la misma Gendarmería interrumpió el tráfico mientras que la Panamericana fue despejada con una violenta represión sobre los manifestantes.

Desde muy temprano se organizaron piquetes en los distintos puntos de acceso a la Ciudad de Buenos Aires. Panamericana y 197, en zona norte, y el puente Pueyrredón en el sur fueron centros de las concentraciones más importantes de las distintas organizaciones políticas y sindicales que consideraron que el paro general de la CGT también requería un llamado a la movilización.

También se registraron cortes en Camino Negro y Figueredo, cerca de puente La Noria, en Lomas de Zamora; en la Autopista del Oeste, cerca del hospital Posadas, y en la autopista Buenos Aires-La Plata, en la subida a la altura de diagonal 74 de la ciudad de las diagonales.

En  Panamericana se vieron desde muy temprano columnas de partidos de izquierda tales como el PTS, PO, MAS, MST y otras agrupaciones. En el Puente Pueyrredón fue directamente la Gendarmería la que cortó el acceso, según la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, para evitar que las agrupaciones “tomen” el puente.

La ministra había anticipado ya este miércoles que iba a aplicar el “protocolo antipiquetes”. Minutos antes de que se desatara la represión en Panamericana, Bullrich anticipó: «Si no quieren irse por las buenas, vamos a iniciar el protocolo de actuación». A las 8 de la mañana los gendarmes intimaron a los manifestantes a desalojar e inmediatamente Gendarmería avanzó sobre el piquete hasta realizar un “corralito” que logró despejar el tránsito por un carril.

Aparentemente se había negociado dejar un carril libre hasta las 10.30, pero alrededor de las 9.30 Gendarmería directamente decidió despejar la Panamericana y desató una brutal represión para liberar la autovía. La orden de desalojo provino de la jueza Sandra Arroyo Salgado. También hubo una suerte de piquete motorizado, cuando un grupo de automovilistas simpatizantes con el corte detuvo los vehículos para aportar al piquete. Los conductores no pueden ser sacados de los vehículos sin orden judicial, así que recién se podrá despejar el paso cuando los autos sean removidos con grúas.

El despliegue de efectivos fue impresionante, con cientos de gendarmes, además de varios camiones hidrantes. Al momento de la represión los gendarmes lograron desplazar hacia la colectora, que es jurisdicción de provincia, a los manifestantes a fuerza de bastonazos, gas pimienta, gas lacrimógeno y acción de los hidrantes, incluso avanzando sobre un cordón de mujeres.

Eugenio Burzaco, secretario de Seguridad de la cartera de Bullrich, se hizo presente en el operatio en Panamericana y explicó: “Teníamos la orden de impedir que se corte completamente la Panamericana. Los manifestantes empezaron a tirar piedras y objetos. Evidentemente no podemos permitir que personal de seguridad sea violentado de esa manera”. También confirmó que hubo detenidos, aunque sin precisar el número. En primera instancia se estima que fueron por lo menos seis.

Miriam Bregman, ex diputada del PTS, comentó desde el Puente Pueyrredón: “Hay antecedentes legales que establecen que manifestarse en Panamericana no es ilegal, no es un delito, porque hay vías alternativas. Burzaco estuvo en los hechos del Indoamericano donde hubo represión y estuvo en el operativo que mató a Fuentealba. A diez años de su asesinato vuelve a mostrar los mismos métodos”.

Segun Manuela Castañeira, dirigente del MAS, la represión fue injustificada ya que se estaba realizando un acto y se había acordado con la Gendarmería liberar el corte. La dirigente comentó: “Queremos hacer responsable a la ministra Bullrich y a Mauricio Macri por la integridad fisica de los que estamos aquí. Es un escándalo. Habíamos arreglado, nos estábamos retirando y sobre la retirada nos vinieron a reprimir”. Y concluyó: “Ellos quieren contentar a los sectores más privilegiados de la sociedad, pero son una minoría. Y las minorías no se pueden sostener por la fuerza”.

Un sector de las columnas de manifestantes que concentraron en los distintos accesos a la ciudad tienen previsto confluir en un acto central en el Obelisco en horas del mediodía.

Héctor Daer, integrante del triunvirato que conduce la CGT, consideró que el paro es un éxito, aunque las definiciones oficiales de la central de trabajadores se darán en una conferencia de prensa cerca del mediodía. En relación con los piquetes, consideró: “Cuando se habla de piquetes estamos hablando de tres o cuatro lugares, en algunos no se interrumpió el tránsito. No son significativos”. Luego agregó: “Desgraciadamente hay sectores que entendieron que el camino era otro, particularmente sectores muy politizados”. Y concluyó: “Estas acciones no fueron implementadas por la CGT pero tampoco creemos que la represión sea el camino para resolverlas”

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas