Nacionales

4 abril, 2017

Las viejas prácticas del “cambio” en Tres de Febrero

El intendente del partido de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, fue denunciado por la oposición por “irregularidades” en el balance económico de 2016. Algunos elementos para hacer una radiografía de su gestión.

El pasado lunes se conocieron denuncias al intendente del partido de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, por parte de la oposición que integra el Consejo Deliberante de ese distrito. Las mismas se refieren a “irregularidades” en el balance económico de 2016, que aún no fue aprobado y pese a lo cual se decidió dar inicio a las sesiones ordinarias. La oposición, compuesta por cinco concejales del Frente Renovador y siete del Frente para la Victoria, denuncia “la contratación directa por excepción, correspondiente al blindaje de vehículos con destino a la Secretaría de Seguridad por un monto de 1.690.413 pesos”, incumpliendo el requisito de llamado a licitación pública.

Desde hace unos meses, a través de los propios registros del gobierno de la Provincia de Buenos Aires y, sobre todo, a partir de la Ley de Emergencia Administrativa llevada adelante por María Eugenia Vidal, se sabe que en 2016 se abrieron licitaciones para la compra de 150 vehículos de “alta gama” para diferentes ministerios. muchos de ellos de cuatro puertas y para ser usados por funcionarios, sin especificación alguna. Bajo estas acciones se introdujo la cotización de la empresa Dietrich S.A. del actual ministro de Transporte de la Nación.

En este marco se llevó a cabo la contratación de esa empresa por parte de Valenzuela, con el objetivo de blindar una flota de 38 vehículos por un costo cercano a los 8 millones de pesos. A estos gastos excesivos se suman otros sobre los que tampoco hubo llamados a licitación ni justificación sólida alguna, como contrataciones de “servicios de limpieza en centros culturales” por 367 mil pesos, 484.928 pesos y 462.745 pesos en diferentes sedes.

Avanzando en retroceder

En diciembre de 2015 Valenzuela asumió la intendencia de Tres de Febrero, luego de que estuviera en manos del dirigente del Partido Justicialista, Hugo Curto, por casi un cuarto de siglo.

El fuerte vaciamiento de proyectos, la reproducción de las desigualdades en un territorio que siempre dispuso de enormes presupuestos, la ausencia de cambios reales durante los últimos años y la evidente corrupción arraigada en la conducción del municipio, permitieron que el candidato macrista encarnara una innegable imagen de “renovación” que encontró la victoria en las urnas.

Su despliegue de iniciativas fue inmediato: se promovieron foros vecinales para la discusión de presupuestos participativos y la elección de proyectos en los que aplicarlos, se finalizaron y comenzaron numerosas obras públicas. Se ha ido mostrando una actividad constante, difundida y reproducida muy bien en las redes sociales y comunicados municipales. Sin embargo, el “color de rosas” va dejando más oculto el proyecto completo (y no tan “renovado” y positivo) del gobierno municipal. “Tres de Febrero Avanza”, dice el slogan de Valenzuela, ¿pero a costa de qué?

Una de las primeras acciones del intendente al comenzar su gestión en diciembre de 2015 fue crear una Secretaría de Seguridad designando a su cargo a Juan Manuel Lucioni, un militar retirado que en 2006 fue sancionado por el propio Ejército Argentino tras asistir a un acto de reivindicación del Terrorismo de Estado desatado en 1976. Luego, durante 2016, junto a los sectores opositores del Consejo Deliberante que en ese momento lo apoyaron, se opuso a presentar un amparo contra los tarifazos de gas, luz y agua. Además incorporó a su plantel a personajes de “la vieja política”, como Hilda «Chiche» Duhalde y Susana Decibe, ex ministra de Educación y principal responsable del desmantelamiento de la educación pública en los años 90.

La designación del secretario de Seguridad de Tres de Febrero es coherente con el retroceso que propone el gobierno nacional en materia de derechos humanos. Pero Lucioni es también quien firmó junto a Valenzuela la incorporación de vehículos policiales blindados sin licitación pública, para poblar las calles de más personal policial.

A la corrupción y el enorme endeudamiento en el que incurrió en muy poco tiempo la Provincia de Buenos Aires para la realización de obras públicas, se suma la baja en el poder adquisitivo de los trabajadores y trabajadoras, la pérdida de derechos y la degradación de la calidad de vida de las mayorías, que devela cuál es el proyecto qué el PRO viene a instalar en la sociedad, también a nivel local.

Mariela Di Francesco – @maridifran

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas