Derechos Humanos

4 abril, 2017

«El objetivo estratégico del gobierno es socavar la memoria colectiva»

El director del Centro de Estudios sobre Genocidio de la Universidad de Tres de Febrero, Daniel Feierstein, desmenuzó y analizó entrevistado por “Quemar las naves” (Radio Sur 88.3), la postura del gobierno de Cambiemos en relación a los derechos humanos y qué se juega a nivel social con el debate que quieren instalar.

El director del Centro de Estudios sobre Genocidio de la Universidad de Tres de Febrero, Daniel Feierstein, desmenuzó y analizó, entrevistado por “Quemar las naves” (Radio Sur 88.3), la postura del gobierno de Cambiemos en relación a los derechos humanos y qué se juega a nivel social con el debate que quieren instalar.

“Si bien hay algunos exabruptos creo que se trata de una política articulada que busca fundamentalmente socavar el rol que han jugado los organismos de derechos humanos en todo el período desde la recuperación democrática”, sostuvo el sociólogo e investigador del CONICET. Se refiere al rol de los mismos “en la construcción de la memoria colectiva y de políticas de Estado”.

Daniel Feierstein, que dedicó su carrera a estudiar los genocidios y sus raíces y consecuencias sociales, analizó que ese objetivo estratégico tiene que ver con “socavar ese rol para permitir enfrentar, obstaculizar, transformar la construcción de memoria colectiva que lleva más de 30 años”.

Aunque crítico de cómo algunas individualidades pueden haber “distorsionado” el rol de los organismos de derechos humanos por plantear identificaciones con algunos gobiernos, asegura que esto de ninguna manera justifica o explica los objetivos del gobierno.

Feierstein aseguró también que “hay una enorme madurez social y construcciones muy difíciles de revertir”. De acuerdo a su lectura, las movilizaciones de los últimos tiempos los 24 de marzo, y en particular la de este año, “son tremendamente significativas”. Cómo se resuelva la disputa planteada por el gobierno, afirmó, “depende mucho de lo que hagamos como sociedad”.

“Creo que no es muy positivo pensar en formas penales de resolver esta discusión, sino que es necesario salir argumentalmente. Quitarles espacio a partir de la responsabilidad de los periodistas y los docentes, por ejemplo, a estas modalidades negacionistas del genocidio, y poder comprender que es algo que tenemos que enfrentar colectivamente”.

“Esta construcción colectiva no ha sido la de un gobierno, es mucho anterior. Ha tenido expresiones tanto dentro como fuera del gobierno kirchnerista”, aseguró el también titular de la cátedra de Análisis de las Prácticas Sociales Genocidas de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Para ello, “es fundamental la necesidad de confluir todas estas distintas fracciones que van desde los sectores radicales que acompañaron el juzgamiento durante el alfonsinismo hasta todos los sectores independientes y de izquierda que han enfrentado la impunidad, pasando por los sectores del peronismo que han acompañado estas políticas para enfrentar con mucha fuerza y solidez esta nueva ofensiva de los genocidas y sus cómplices”.

En relación a los posicionamientos de organismos regionales e internacionales sobre la materia, opinó que si bien son importantes por el rol que han jugado en la historia argentina, no hay que confiar en ellos para “limitar los avances del gobierno actual del PRO sobre las conquistas históricas en la memoria colectiva”. “La mayor responsabilidad es la de cada uno de nosotros en dar una respuesta muy firme a estos ataques, a esta revitalización de la teoría de los dos demonios, a este relativismo, negacionismo del genocidio. Para mantenerlas en un lugar marginal requieren una fuerte respuesta colectiva”, afirmó.

Por último, planteó en relación a los posicionamientos de funcionarios como el propio secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, que las mismas “no pueden ser sostenidas en un rol público y que los ilegitiman como representantes políticos”. A su vez, calificó como “de una profunda ignorancia” los dichos del ministro de Educación Esteban Bullrich sobre el nazismo. “Fue un intento de utilizar algo que debiera ser repudiado colectivamente como un genocidio para tratar de sacar una pequeña ventaja en una disputa electoral, queriendo hacer el absurdo de comparar al nazismo con el gobierno previo”, sostuvo.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas