Nacionales

15 marzo, 2017

«Si no se implementa la Emergencia Social, seguirá creciendo la indigencia»

Este miércoles alrededor de 300 manifestaciones se desarrollaron en todo el país en la lucha contra la indigencia, en una jornada que principalmente reclamó la implementación de la Ley de Emergencia Social, sancionada hace tres meses.

Este miércoles alrededor de 300 manifestaciones se desarrollaron a lo largo de todo el país en la lucha contra la indigencia. En la ciudad porteña fueron 14 cortes de calle en el centro y tres en los principales accesos, los que dieron forma a la jornada de protesta social llevada a cabo por diferentes organizaciones en reclamo por la implementación de la Ley de Emergencia Social, sancionada hace tres meses.

«No se implementa esa ley, y como consecuencia de esa no implementación hay un crecimiento de la indigencia en la Argentina. Esa ley establece un determinado presupuesto y no se erogó un solo peso», indicó Juan Grabois, dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).

La medida de fuerza estuvo encabezada por la CTEP, Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y congregó a cientos de trabajadores y trabajadoras de distintas provincias. Inició con cortes que se replicaron alrededor del país y siguió con ollas populares que se realizarán en todo el territorio nacional para evidenciar que, en la Argentina, creció el número de indigencia  y la Emergencia Social es urgente.

La manifestación se da en el contexto de denuncia del deterioro social que genera la política económica llevada a cabo por el Gobierno Nacional. Esta “destruye puestos de trabajo, transfiere riqueza a los más ricos y castiga a los trabajadores, multiplica la pobreza y endeuda a las futuras generaciones”, sostenían en el comunicado de la convocatoria.

Puede ser considerada también como otro eco resonante de la fallida convocatoria de la Confederación General del Trabajo (CGT) al Paro Nacional que sigue sin fecha. Los números son evidentes y los difundieron sectores del propio gobierno: según la Universidad Católica Argentina hay 400 mil nuevos indigentes, que son, justamente, los beneficiaron del salario social que establece la Ley: “Si esperamos dos o tres meses hasta que bajen los fondos, esa cifra seguirá subiendo”, dijo Grabois.

CTEP1

El mito de la desestabilización

Como siempre, medios importantes amanecieron dando la nota. En un programa se esbozaron frases y teorías tales como que el que corta “es un sector minoritario que empuja a los pobres para desestabilizar al Gobierno”, o que “esto es debido a esa intermediación parasitaria que son los piqueteros”,  como si los trabajadores no fueran  los primeros en percibir la situación de deterioro social que se vive y que afecta sus propias economías domésticas.

En este sentido, Silverio, presidente de la Cooperativa Textil Ayni, sostuvo desde Nazca y Rivadavia en diálogo con Notas: “El Gobierno no nos escucha, no nos queda otra que salir a las calles por la Emergencia Social, por el polo textil, por la guardería. Nosotros somos trabajadores que queremos hacer todo en la ley, pagamos nuestro monotributo, nuestros impuestos, por eso estamos luchando por nuestros derechos”.

Si el problema es dar con la auténtica voz de los trabajadores sin intermediaciones es cuestión de buscar. “El motivo del corte es que queremos que se reactive la Ley de Emergencia Social, que ha quedado paralizada. Cortamos por nuestros incentivos y para que haya un aumento en las tarjetas populares de nuestros compañeros», afirmó Victor Carbajal, referente carrero de La Plata (Movimiento de Trabajadores Excluidos, MTE) desde el corte de la  Autopista Buenos Aires- La Plata.

Y agregó: «El contexto de los trabajadores de La Plata es crítico, el carrero es siempre perseguido y discriminado, tenemos un problema de reconocimiento al trabajo, peleamos por nuestros derechos y nuestra dignidad que es el trabajo. Sabemos que las cosas suben, tenemos un gobierno que gobierna para los ricos, los trabajadores de la economía popular estamos pasando de la pobreza a la indigencia, la situación es crítica”.

Víctor no salió en ninguno de los matutinos que buscaba estigmatizar el reclamo y las formas para finalizar con el ya triste, célebre y vaciado mea culpa de “las cifras duelen”. Sí, duelen y por eso las y los trabajadoras de la economía popular se movilizan para revertirlas.

Jornada nacional

“La medida de fuerza no es local, es a nivel nacional, hay una ley que hace tres meses declaró la Emergencia Social y no se está cumpliendo, es básico, son derechos genuinos de los trabajadores”, explicó a Notas Daniel Ordeig, trabajador cartonero del MTE desde el corte en Puente Alsina.

Los cortes y ollas populares se replicaron durante todo el día en el territorio nacional. El reclamo que encabeza la lista de demandas es la efectiva aplicación de la ley de Emergencia Social. A ello también suman la exigencia de un piso mínimo equivalente a la Canasta Básica Alimentaria (6300 pesos) para todos los programas de empleo con contraprestación laboral para “terminar con la indigencia entre los trabajadores de la economía popular”. El pliego suma un largo listado de reivindicaciones para el sector que van desde entrega de herramientas a integrantes del programa Argentina Trabaja hasta la finalización de 85 mil viviendas sociales sin terminar, pasando por la apertura de polos textiles y mejoras para los trabajadores de la agricultura federal.

«Se aprobó una ley que no financia a las organizaciones sociales. Se aprobó una ley que todavía no se implementó y no se erogó un solo centavo de las partidas presupuestarias, que tiene como objeto la lucha contra la indigencia en la Argentina», concluyó Grabois.

Sofía Corazza

Foto: Prensa CTEP

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas