Cultura

13 febrero, 2017

Las películas basadas en comics y los premios Oscar

Sólo 6 películas basadas en comics obtuvieron estatuillas doradas en la historia de los Oscar. Siempre en categorías menores, salvo en un caso polémico. La primera fue el maravilloso Superman de 1978 y la más premiada fue Dick Tracy. Este año concursan Doctor Strange y Escuadrón suicida.

A dos semanas de la entrega anual de los premios de la Academia de Artes y Ciencias de Hollywood seguimos analizando algunas curiosidades de las nominaciones 2017 y de la historia de los famosísimos premios de la estatuita parecida al tío Oscar.

De la enorme lista de nominados en rubros artísticos y técnicos, podemos constatar que en 2017 apenas figuran dos películas inspiradas en comics, marcando un contraste significativo entre la presencia de este tipo de filmes en las carteleras, el dinero que se invierte en ellos, el masivo respaldo del público y sus candidaturas a los Oscar.

Es cierto que buena parte de estos productos comerciales son poco más que vehículos mediocres para promover la venta de merchandising, pero también se puede dar cuenta de un cierto prejuicio que mete todo en la misma bolsa y es inapaz de reconocer que hay parsecs de distancia entre un bodrio como Los cuatro fantásticos (cualquiera de ellas) y una gran película como Guardianes de la galaxia.

Este año solamente están nominadas Doctor Strange por efectos visuales (bien nominada, aunque una parte de los efectos sean afanados de la insoportable Inception, de Nolan) y Escuadrón suicida por maquillaje (Killer Croc logra el milagro de meter en los Oscar a una de las peores películas del año). Probablemente no se lleven nada.

Pero esta dinámica de casi nulo reconocimiento a las historietas viene de lejos. En la historia de los Oscar únicamente seis filmes inspirados en comics han logrado alguna estatuilla, siempre en rubros menores tales como edición, montaje, sonido, maquillaje o efectos visuales.

Por orden de aparición, las heroicas ganadoras son:

 –Superman (1978)

La maravillosa película de Richard Donner, con Christopher Reeves como el hijo de Kriptón, logró tres nominaciones (mejor banda sonora, mejor edición de sonido y mejor montaje) y perdió en las tres. Pero le dieron un Oscar honorífico por sus logros en efectos visuales, cuando aún no estaba creada como categoría independiente. Hubo que inventar un premio ad hoc para el filme precursor de la actual invasión de superhéroes.

 

Batman (1989)

Pero aún hubo que esperar 11 años para que otra película comiquera pudiera irse con algún premio de la Academia. En 1989 el hermoso Batman de Tim Burton con Michael Keaton como uno de los mejores encapotados del séptimo arte, se llevó el premio a mejor dirección de arte, categoría que a partir de 2012 fue rebautizada como “mejor diseño de producción”. La película que relanzó el furor por los superhéroes en la pantalla grande se llevó un premio modesto.

 

Dick Tracy (1990)

Dick Tracy, un detective clásico que desde las viñetas en los diarios de los años 30 saltó en varias oportunidades al cine, tuvo su adaptación más famosa en 1990. Warren Beatty dirigió, produjo y protagonizó el filme, con un elenco que incluía a superestrellas de la talla de Madonna, Al Pacino y Dustin Hoffman. Consiguió 7 nominaciones y ganó 3 Oscars: mejor canción original, mejor dirección de arte y mejor maquillaje.

 

Men in Black (1997)

La gran película protagonizada por Tommy Lee Jones y Will Smith (por la que estamos dispuestos a perdonarle bodrios insoportables como En busca de la felicidad) se basó en un comic editado primero por Aircel Comics y luego por Malibu Comics hasta ser adquirido por Marvel. Y fue la primera película en obtener un Oscar que no se basaba en personajes de DC Comics. Estuvo nominada para dirección de arte y mejor música original, pero se llevó sólo la estatuilla por mejor maquillaje. Ese año arrasó Titanic, pero MIB merecía muchos más premios.

 

Spider-Man 2 (2004)

El segundo filme de Sam Raimi sobre el trepamuros es la primera película basada en un comic original de Marvel en llevarse un Oscar. La película con el protagónico de Tobey Maguire también estuvo nominada para mejor edición de sonido y mejor sonido, pero sólo se llevó el premio por mejores efectos visuales. Con todo lo que bancamos al viejo Clint Eastwood, si nos apuran un poco le quitamos el Oscar de ese año a Million Dolar Baby y se lo damos a Spider-man 2.

 

The Dark Knight (2008)

La segunda entrega de la trilogía del murciélago a cargo de Christopher Nolan es la única película basada en un comic que consiguió un Oscar en una de las categorías principales. El Joker de Heath Ledger se llevó merecidísimamente el premio a mejor actor de reparto. Tristemente, la premiación fue póstuma y siembra la duda de si la Academia hubiera reconocido su magistral laburo si no hubiera muerto poco antes. El filme de Nolan también se llevó el premio por edición de sonido.

Esta entrega de Oscars también fue la que hasta el momento tuvo más nominaciones para películas basadas en comics ya que además de la de Nolan estuvieron Hellboy II (maquillaje), Iron Man (edición de sonido y efectos visuales) y Wanted (sonido y edición de sonido).

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas