Cultura

8 febrero, 2017

Darío Lopérfido: un negacionista rumbo a Berlín

Darío Lopérfido renunció a la dirección artística del Teatro Colón alegando una «fabulosa oferta laboral en el exterior». Se muda a Berlín para desarrollar un proyecto inmobiliario con otro ex Grupo Sushi: Antonito De la Rúa. No se lo extrañará.

Lamentablemente se fue y no lo fueron. Pero quedémonos con el lado positivo de la noticia: ya Darío Lopérfido no cobrará más sueldo del Estado y volcará sus conocimientos y aportes, sean cuales fueren, nuevamente a la esfera privada. El ex ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, renunciado gracias a la oleada de repudio e indignación que generaron sus dichos negacionistas respecto de la cantidad de desaparecidos durante la dictadura militar, ahora también será ex director General de Programación y Producción Artística del Teatro Colón.

antonito-loperfidoEste miércoles Lopérfido hizo pública su voluntad de alejarse de la dirección del máximo coliseo porteño de la danza, la música clásica y la ópera gracias a una «oferta laboral irresistible» que habría recibido para desarrollar un nuevo proyecto en la ciudad alemana de Berlín. En principio, la noticia difundida por el diario de su suegro (recordemos que Lopérfido está casado con Esmeralda Mitre, hija del dueño de La Nación) no confirmaba cuál era el lucrativo proyecto. Se hablaba de alguna cuestión artística en Europa, vinculada a Cambiemos. Pero el oxímoron no era sustentable. A las pocas horas se supo que la irresistible propuesta tiene que ver con un plan de desarrollo inmobiliario en Berlín junto a uno de sus antiguos compañeros del tristemente célebre Grupo Sushi: Antonito De la Rúa.

Luego de aceptar su renuncia, la directora General del Teatro Colón , María Victoria Alcaraz, eligió como reemplazo de Lopérfido al mexicano Enrique Arturo Diemecke, «hombre de larga trayectoria en el Teatro y quién desde 2007 se desempeña como Director Musical de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires». Luego de difundirse su designación en un comunicado oficial del teatro, Diemecke manifestó: «Es un enorme orgullo para mi asumir la responsabilidad de conducir los destinos de programación y la producción artística de un teatro como el Colón; agradezco esta oportunidad que me brindan y dejaré todo mi esfuerzo para mantener bien alto el prestigio de nuestro Teatro».

También se produjeron cambios en la dirección del Ballet Estable del Colón. Durante los últimos meses el bailarín Maximiliano Guerra, designado por Lopérfido, había quedado en el ojo de la tormenta a partir de reiteradas denuncias de los bailarines del cuerpo por la falta de condiciones mínimas de trabajo, incapacidad para poner ballets en la sala principal del teatro y relocalizaciones injustificadas por reservas para otro tipo de shows contratados con empresas privadas, reprogramaciones sobre la hora, incapacidad para completar las coreografías y asistir adecuadamente a los bailarines en la preparación, etcétera. Paloma Herrera, «hija dilecta del Teatro Colón», ocupará su lugar.

Luego del anuncio, la bailarina comentó: «Acepto este reto con un enorme orgullo y agradecimiento. El Colón me dio todo, amo esta casa en la que crecí desde muy niña. Es una gran satisfacción para mi devolverle al Teatro todo lo que me dio y poder proyectar a nuestro extraordinario cuerpo de baile al mundo».

El balance que realizaron tanto el gobierno de la Ciudad como el propio Lopérfido respecto de su gestión, por supuesto, no toca ninguna de las vetas conflictivas y, si bien no se animaron a autocalificarse como un ocho al estilo del presidente Macri, parece ser excesivamene indulgente. El jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta eligió destacar el incremento de la cantidad de público durante su gestión (¿a qué espectáculos? ¿estarán incluidos los casamientos o presentaciones como la de Al Pacino?), la programación de obras reconocidas a nivel internacional y la presencia de artistas consagrados. Durante la gestión saliente también se inauguró la transmisión por streaming de algunos espectáculos. «Darío se va para encarar nuevos desafíos profesionales en el exterior. Valoramos mucho el trabajo que hizo en el Colón», concluyó Larreta.

El propio Lopérfido manifestó: «Me voy feliz de haber puesto al Colón muy alto, y feliz por una oferta laboral en el exterior fabulosa. Le agradezco al presidente Mauricio Macri y al Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta la oportunidad que me dieron. Y al personal del Teatro por la colaboración y la buena onda».

Lopérfido en ningún momento esbozó una mínima crítica respecto de los dichos que le costaron la renuncia y aún los reafirmó frecuentemente en entrevistas o desde su cuenta de Facebook, donde se permite las más groseras libertades impropias de un funcionario de un Estado de derecho en nombre de una supuesta «libertad de pensamiento». Coherente con ello, sus últimas declaraciones repitieron modus operandi. A poco de anunciar su renuncia, dialogó con Reynaldo Sietecase en Radio Con Vos, y volvió a su obsesión negacionista y a sus torpes provocaciones: «No me puedo arrepentir de haber dicho los números oficiales, que fueron refrendados por el Ministerio de Justicia, una actualización hecha por Martin Fresneda, de la administración de Cristina». Doblando la apuesta, sostuvo: «Parece bien que no tenga derecho a decir lo que le de la gana, eso quedo después de 12 años de kirchnerismo».

Al conocerse la noticia de su mudanza a Berlín, Twitter estalló preguntándole si al llegar a la capital alemana iba a sostener que los números del Holocausto también se arreglaron en una mesa chica y que en realidad se trató de unos pocos miles de polacos y gitanos.

Le deseamos el peor de los destinos en su nueva aventura comercial junto a otro de los responsables de algunas de las jornadas más nefastas de la historia argentina de las últimas décadas. Para completar el Grupo Sushi en el exilio podrían hacerle a Hernán Lombardi una oferta que no pueda rechazar. Y a Pato Bullrich, que también pasó por allí, no lo olvidemos.

No lo vamos a extrañar.

Pedro Perucca – @PedroP71

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas