Mundo Gremial

1 febrero, 2017

La UOM moviliza y empuja a la CGT hacia el paro general

La UOM convoca a movilizar «masivamente» el 14 de febrero y anticipa que en la reunión de la CGT de este jueves planteará la necesidad de ir hacia el paro general. Después de la reunión de este martes con el Gobierno otros gremios también endurecieron posiciones.

La Unión Obrera Metalúrgica (UOM) confirmó este martes una convocatoria a movilizar en forma masiva desde el Ministerio de Trabajo hasta el de Producción como forma de protesta contra “las suspensiones, despidos, cierres de fábricas y apertura de las importaciones”. La movilización será el próximo 14 de febrero, día en que vence la conciliación obligatoria para los trabajadores en lucha de Banghó.

La medida de lucha fue confirmada en conferencia de prensa por los dirigentes metalúrgicos Francisco “Barba” Gutiérrez y Abel Furlán luego de una reunión del Consejo Directivo del gremio en la sede Azopardo de la Confederación General del Trabajo (CGT). Gutiérrez también afirmó que la UOM planteará en la reunión del consejo cegetista programada para este jueves la necesidad de convocar “a una gran movilización de todos los gremios industriales” ante “la falta de política industrial del gobierno y la apertura indiscriminada de las importaciones”.

El referente metalúrgico agregó que “la Mesa de Diálogo para la Producción y el Trabajo se rompió por los incumplimientos del gobierno y los patrones, a pesar del esfuerzo de la CGT, que acompañó la gobernabilidad, la institucionalidad y la paz social”. “El diálogo debe tener resultados. La apertura indiscriminada de las importaciones es una maniobra del gobierno, que procura flexibilizar mano de obra y convenios y reducir el costo laboral. Ello destruirá la producción local y el trabajo argentino”, explicó Gutiérrez.

Como parte de la caracterización de situación que empuja al gremio a la movilización destacó que los índices de desocupación ya superan el 10%, se espera una inflación superior al 25% para 2017, han cerrado 5.800 empresas industriales y 2.000 comercios y se siguen registrando miles de despidos. El último caso relevante en el gremio es el de los trabajadores de la ensambladora de computadoras Banghó, que decidió cerrar una de sus plantas para dedicarse a la importación. “El mundo desarrollado pelea por el trabajo. No pueden abrirse las fronteras”, afirmó Gutiérrez.

La posición dialoguista de la central sindical se tensó casi hasta lo insostenible después de la reunión que algunos de sus representantes gremiales mantuvieron este martes con funcionarios del gobierno, entre los que se contaban el propio ministro de Trabajo Jorge Triaca y el vicejefe de Gabinete Mario Quintana. Por parte de la CGT estuvieron presentes, entre otros, Rodolfo Daer, histórico representante de Sanidad y ex titular de la Central, y Abel Frutos, secretario General de los panaderos.

A la salida de la reunión con el gobierno, Frutos, cercano a Hugo Moyano, afirmó que la relación “está muy mal”: “No cumplen, tienen una actitud de que te dicen una cosa y después sacan un DNU sin avisar (se refiere a la ley de ART). Y además sigue habiendo despidos por todos lados”. “Viene todo mal. Me parece que hay que romper el diálogo con el Gobierno, no queda otra. El jueves creo que se pudre todo”, anticipó el dirigente.

Por su parte, Daer consideró: “La política del gobierno destruye empleo de forma permanente, provoca el cierre de establecimientos de pequeñas y medianas empresas, en especial de sectores manufactureros de tarea intensiva, y no hay estrategias de protección para los productos nacionales. Las consecuencias son terribles, porque el ahondamiento de la desocupación implica desorden social. Esto será analizado por el consejo directivo el jueves”.

La Corriente Federal de Trabajadores, que agrupa a unos 40 gremios a nivel nacional y es encabezada por Sergio Palazzo de bancarios, ha manifestado hace tiempo su convicción acerca de la necesidad de plantear un paro general contra las medidas antipopulares del macrismo. Pero se sabe que la CGT es muchísimo más heterogénea.

Guillermo Pereyra, secretario general del Sindicato de Petroleros y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, quien acaba de avalar un acuerdo de flexibilización laboral en el yacimiento de Vaca muerta con el gobierno y los empresarios con el supuesto objetivo de “atraer inversiones”, ya se manifestó en pleno desacuerdo con el paro general. “Un sector no puede arrastrar a la CGT al paro”, sostuvo el histórico gremialista.

Por otro lado, Hugo Yasky, titular de la CTA de los Trabajadores (que ya confirmó sus intenciones de confluencia con la CTA Autónoma de Pablo Micheli) sostuvo en declaraciones radiales que durante el mes de febrero “el tema del paro general va a estar en la agenda” de las centrales obreras y le pidió a los representantes gremiales “sacarse la modorra y despertarse de la siesta”. En ese sentido, propuso la conformación de “una suerte de mesa de unidad sindical” para coordinar acciones.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas