América Latina

27 enero, 2017

Venezuela: la oposición frena el diálogo con el gobierno

La Mesa de Unidad Democrática rechazó el documento de trabajo elaborado por los acompañantes internacionales para continuar el diálogo aunque sí lo harían bajo un texto alternativo elaborado por ellos. Detrás de sus contradicciones está la pelea por las candidaturas municipales de las elecciones de 2017.

Mediante un comunicado publicado el jueves 26 de enero, la Mesa de Unidad Democrática (MUD) informó que el diálogo entre la oposición y el gobierno es un “capítulo cerrado que no se volverá a abrir”. La decisión de la MUD se basa en el rechazo al documento que se elaboró como resultado de las distintas instancias del diálogo iniciado el pasado 6 de diciembre.

El proceso de diálogo entre ambos sectores políticos fue impulsado a partir de la necesidad de establecer un intercambio entre la oposición y el gobierno que contribuya a avanzar en temas de trascendencia nacional, como el desabastecimiento, el reconocimiento de las instituciones, la violencia y la inseguridad, el contrabando, entre otros. Pero, sobre todo, apuntaba a generar un ámbito para el abordaje político de estos asuntos, algo imposible a llevar adelante dentro de la Asamblea Nacional.

El diálogo fue acompañado desde su inicio por el Vaticano, la Secretaría General de UNASUR y los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero (España), Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá). Por parte de el Vaticano, el diálogo contó con el apoyo del secretario de Estado, Monseñor Pietro Cardenal Parolin y el trabajo permanente del Nuncio Apostólico en Venezuela, Aldo Giordano.

Luego de las distintas instancias de negociación llevadas adelante en la isla Margarita y en las que se establecieron comisiones de trabajo, los acompañantes internacionales elaboraron un documento titulado “Acuerdo de convivencia democrática”, que se planteó como el documento base sobre el cual continuar el diálogo, resumido en seis puntos.

El primer punto plantea un reconocimiento de ambas partes (gobierno y oposición) tanto del Poder Ejecutivo como el Poder Legislativo en los marcos constitucionales.

El segundo punto establece un mecanismo de implementación del acuerdo mediante la conformación de una plenaria conjunta con participación de cuatro representantes del Gobierno Nacional y cuatro representantes de la MUD, más la participación de los acompañantes internacionales.

El tercer punto resume una serie de objetivos estratégicos, entre los que figuran el desabastecimiento, el reconocimiento de las instituciones, el establecimiento de un cronograma electoral, la reconciliación de la sociedad venezolana y la adopción de medidas contra la inseguridad y la violencia.

Los tres puntos restantes establecen las condiciones, principios y mecanismos para el desarrollo del diálogo.

El pasado martes 24, Giordano informó que el diálogo se encontraba “a la espera de la respuesta de la MUD”, y se mostró confiado sobre la apertura de una nueva etapa de diálogo en el país.

Pero la MUD rechazó el documento el jueves 26 y afirmó que el diálogo “no tendrá por parte nuestra ni continuidad ni ‘segundas partes’”.

Contradictoriamente, en el mismo texto afirman estar dispuestos a “elaborar y debatir” con los facilitadores un “documento alternativo” que no significa en modo alguno “borrón y cuenta nueva”.

Estas maniobras reflejan las idas y vueltas de la MUD, una la alianza de oposición que reúne a todos los partidos opositores al gobierno –en una variada gama que va desde liberales a ultraderechistas- y que no termina de acordar una estrategia conjunta.

Así lo afirmó el diputado Héctor Rodríguez, presidente del Gran Polo Patriótico (GPP, alianza de partidos que apoyan al gobierno) en la Asamblea Nacional. “Las aspiraciones de los dirigentes dentro de la oposición siguen siendo contradictorias y personales, es por ello que no se avanza en el diálogo y  prometer mentiras a sus seguidores” dijo el parlamentario. Y agregó que “por las peleas a cuchillos que tienen que ellos tratan de maquillar y no quieren reconocer que hay un panorama abierto con la participación de actores internacionales para que haya diálogo”.

Esto quedó reflejado entre las declaraciones posteriores que formularon diputados pertenecientes a la MUD, como Enrique Márquez del partido Un Nuevo Tiempo que afirmó que dentro de la MUD “estamos trabajando muy fuerte para que este esfuerzo no se pierda”.

Lo que hay detrás de estas idas y vueltas son las elecciones municipales que están estipuladas para este 2017, aunque todavía sin fecha confirmada. El debate por las candidaturas ya está instalado y conforma la pelea intestina dentro de la oposición.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas