América Latina

26 enero, 2017

Valparaíso: ventana de los cerros

A sólo 5 kilómetros de Viña del mar y 127 de Santiago de Chile, Valparaíso es una de las tantas joyas chilenas que vale la pena visitar. Ciudad construida sobre 42 cerros, caminar por sus calles implica subir y bajar escaleras, toboganes, ascensores y pasajes imposibles de mapear.

A sólo 5 kilómetros de Viña del mar y 127 de Santiago de Chile, Valparaíso es una de las tantas joyas chilenas que vale la pena visitar. Ciudad construida sobre 42 cerros, caminar por sus calles implica subir y bajar escaleras, toboganes, ascensores y pasajes imposibles de mapear.

Asombra ver que las paredes de sus calles están pintadas cual murales por verdaderos artistas anónimos. De día, la ciudad es una pintoresca paleta de colores, conformada por una infinita cantidad de pequeños edificios de diferentes formas y tamaños, admirables desde los miradores de todos sus cerros. De noche, se pueden apreciar las luces de las calles desde arriba con el fondo armonioso de las aguas del Pacífico.

“Ventana de los cerros / Valparaíso, estaño frío, roto en un grito y otro de piedras populares”, escribía Pablo Neruda en uno de sus poemas, uno de los tantos artistas que supo apreciar las bondades de este puerto. Es posible visitar su casa, La Sebastiana, ubicada en el cerro Bellavista al sur de la ciudad, que cuenta con un sistema de audioguías para visitas disponibles en castellano, inglés, francés y portugués.

Foto: Leticia Garziglia
Foto: Leticia Garziglia

La ciudad de Valparaíso es sede del mayor capital político, cultural y artístico de Chile. Sus calles, sus muros, su poesía y su actividad política así lo demuestran. Su Universidad fue una de las que parió el movimiento estudiantil que ha tomado tanta relevancia en el país en estos últimos años, por la crítica al sistema privado y excluyente de acceso a la educación.

Decía Neruda en otra de sus poesías dedicadas a esta ciudad-puerto: “en tu pecho austral / están tatuadas / la lucha, / la esperanza, / la solidaridad / y la alegría / como anclas / que resisten / las olas de la tierra”. Y es así como esas anclas y esa resistencia se hicieron carne hace unos meses, cuando el Movimiento Autonomista de Valparaíso, organización de izquierda surgida de aquellas luchas estudiantiles, ganó las elecciones y la Alcaldía de la ciudad, con Jorge Sharp a la cabeza.

De esta manera, los porteños de izquierda muestran que hay una alternativa al bipartidismo que se venía dando entre la socialdemocracia y la derecha chilenas que, en palabras de Gonzalo Winter, dirigente del movimiento, “han demostrado que hay un matrimonio entre ambas, que su proyecto político es el mismo”.

El Gran Valparaíso

Foto: Leticia Garziglia
Foto: Leticia Garziglia

Quien quiera algo de naturaleza sin dejar de disfrutar el diverso sabor urbano, puede también encontrar acogida en Las Docas, una playa que queda a menos de una hora del centro y en la que se puede acampar libre y gratuitamente rodeándose de un hermoso paisaje de rocas y mar.

Para llegar a esta pequeña bahía de 400 metros de longitud y 80 de ancho rodeada de acantilados y un mar de azul intenso, se debe ir primero a Laguna Verde, un pequeño poblado a 15 kilómetros al sur de la ciudad de Valparaíso al que se puede llegar con un colectivo urbano (“la micro 520”) y desde allí hacer dedo para subir el camino de diez kilómetros que desemboca en la playa (también se puede caminar la subida o pedir a algún lugareño el traslado a cambio de un precio a convenir).

Leticia Garziglia – @letigarziglia

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas