Nacionales

19 enero, 2017

Mamet se despide de la Embajada de EEUU y le dan la Orden del Libertador

A dos años de su asunción, este miércoles se despidió el embajador de los Estados Unidos Noah Mamet debido al cambio de administración en su país. Valoró haber aportado a la reinserción argentina en el mundo. Susana Malcorra lo condecoró con la Orden del Libertador. La plana mayor del Gobierno nacional estuvo en la despedida.

Este miércoles Noah Mamet se despidió de la Embajada de los Estados Unidos en nuestro país, a pocas horas de la asunción de Donald Trump. La despedida del embajador contó con la presencia de los principales funcionarios del gobierno argentino. En su discurso, Mamet pronosticó luego del cambio de administración continuarán las buenas relaciones entre Argentina y EEUU.

OrdenDías atrás, la canciller argentina Susana Malcorra había condecorado a Mamet con la Orden del Libertador, una distinción que “se confiere únicamente a los funcionarios civiles o militares extranjeros que en el ejercicio de sus funciones merezcan en alto grado el honor y reconocimiento de la Nación”.

Hasta que el entrante gobierno de Donald Trump designe al nuevo embajador, el cargo de Mamet quedará a cargo del ministro consejero Thomas Cooney, en carácter de encargado de negocios. El embajador saliente ya anticipó que luego de sus vacaciones en Palm Spring tiene previsto volver a nuestro país para desarrollar negocios ahora en la esfera privada. Desde su cuenta de Twitter había compartido: «Como saben, tengo que irme, pero volveré, porque no puedo evitarlo. Me he enamorado de #ARG».

En su discurso, el embajador, que asumió su cargo en enero de 2015, destacó haber hecho todo lo posible «para ayudar a la Argentina a reinsertarse en el mundo». También recordó que Barack Obama le comentó durante su visita a nuestro país en mazo pasado que el gobierno de Mauricio Macri le parecía «honesto, realmente inteligente y trata de hacer las cosas bien, pero heredaron una situación muy difícil».

Como logro de último momento, Mamet confirmó que Estados Unidos anunciará en pocas semanas el ingreso de la Argentina al programa Global Entry, lo que redundará en un ingreso más sencillo para los ciudadanos argentinos que deseen viajar el país del norte. Podrán entrar «sin filas, como yo», afirmó el embajador.

En entrevista con La Nación también destacó el logro de un acuerdo de preferencias comerciales: «Estuve trabajando en esto semanas atrás en Washington. Aceleramos todo lo que pudimos, también con el intercambio de información de impuestos. Nunca vi al gobierno de Estados Unidos trabajar tan rápido para que se hagan los acuerdos, como el firmado por primera vez en 15 años para exportar limones. Será difícil que el sistema general de preferencias salga en enero, porque tiene que haber audiencias públicas. Pero no me sorprendería que en dos meses salga».

JulianaEn cuanto a las perspectivas de relación con el nuevo gobierno de Trump, Mamet sostuvo en la misma entrevista: «Mucha gente me pregunta qué va a pasar con el próximo gobierno y digo que hemos creado tantos momentos positivos en el último año e institucionalizado tantas cosas que no veo que vaya a cambiar. El momento positivo seguirá. La Argentina no fue un tema en la campaña, no es controvertido, va bien, y muchos miembros del Congreso, republicanos y demócratas dicen que tenemos que trabajar con la Argentina y hacer todo lo posible por apoyar. Necesitamos que tenga éxito».

Las palabras de despedida por parte del gobierno nacional estuvieron a cargo del jefe de Gabinete Marcos Peña, quien definió a Mamet como «un argentino más» y destacó su gran aporte a la nueva etapa de relaciones bilaterales con los Estados Unidos. Peña también coincidió en alejar las preocupaciones acerca de un posible deterioro del vínculo bilateral con Trump, especialmente luego de que Macri apostara por Hillary Clinton en la campaña electoral: «Es una relación que va más allá de los colores políticos y tiene que seguir así. Es lo que debe ocurrir».

Como en las mejores épocas de las «relaciones carnales», la fiesta en el Palacio Bosch estuvo engalanada por lo más selecto de la política y la farándula nacionales. Estuvieron degustando el variado menú que ofrecía desde sushi hasta choropanes la primera dama Juliana Awada, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, el ministro de Transporte Guillermo Dietrich, el ministro de Cultura Pablo Avelluto, el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodriguez Larreta, el gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey, el presidente de la DAIA Ariel Cohen Sabban.

En representación de la familia judicial estuvieron el integrante de la Corte Suprema Carlos Rosenkrantz, los jueces Ariel Lijo y Claudio Bonadío y el fiscal José María Campagnoli. No faltaron banqueros como Jorge Brito, Jorge Sánchez Córdova y Guillermo Stanley, ni empresarios de la talla de Héctor Magnetto, Nicolás Caputo, Daniel Funes de Rioja, Luis Miguel Etchevehere y Martín Cabrales. La farándula tuvo sus embajaddores en las figuras de Iván de Pineda, Anamá Ferreyra, Barbie Simmons y Dustin Luke, el youtuber «gringo» que se hizo conocido por explicarle nuestras costumbres y puteadas a los internautas del mundo.

 

 

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas