Mundo Gremial

15 enero, 2017

«Las importaciones están castigando la industria textil de forma despiadada»

La empresa Alpargatas anunció el cierre de dos de sus plantas en San Luis y la Provincia de Buenos Aires. Más de 150 trabajadores quedarán en la calle. Nerio Medina, secretario general de la Asociación Obrera Textil en La Pampa denunció que esto se debe a la apertura de las importaciones.

La empresa Alpargatas anunció el cierre de dos de sus plantas en San Luis y la Provincia de Buenos Aires. Más de 150 trabajadores quedarán en la calle. Nerio Medina, secretario general de la Asociación Obrera Textil en La Pampa denunció que esto se debe a la apertura de las importaciones.

Durante la semana pasada la compañía de capitales brasileños dio a conocer la noticia. Se trata de la fábrica de zapatillas de Villa Mercedes, San Luis, y la línea de calzado en la planta ubicada la localidad bonaerense de Florencio Varela. Además desde diciembre se suspendió la actividad en otras regiones del país donde será retomada la producción a fines de enero.

«Debido a las indiscriminadas importaciones, el sector está todos los días con despidos, con suspensiones. Hemos sufrido algunos despidos importantes como los de Florencio Varela y Villa Mercedes de la empresa Alpargatas -que es la principal que hay en La Pampa-«, explicó Medina en diálogo con Radio Sur 88.3. «Las empresas textiles, en general, han sido las más castigadas en el país durante 2016 y también en lo poco que llevamos de este año», añadió.

Según informó el portal Infogremiales la industria del calzado «figura entre las más afectadas» por la apertura importadora. «Las ventas se contrajeron el año pasado alrededor del 25% y las importaciones, medidas en cantidades, crecieron por encima del 21%. En la Cámara Argentina de Calzado indican que ingresaron más de 27 millones de pares, cifra que se ubicó significativamente por encima del corte informal de 24 millones de pares prometido al sector desde el Ministerio de Producción que encabeza Francisco Cabrera», detalló el medio de comunicación.

Para el dirigente sindical la situación es clara: «Es imposible competir con productos que entran de afuera sin tener un impuesto o un arancelamiento. Están invadiendo el mercado y castigando a la industria textil de una forma despiadada que no se había visto en muchos años».

«Más allá de la ideología que uno pueda tener, lo que objetivamente está pasando es esto. Suspensiones y despidos que no teníamos desde hace 15 años en el verano, en pleno auge de la temporada», dijo.

Si bien informó que en La Pampa los directivos de la compañía les han dicho que «la planta de Santa Rosa va a seguir trabajando de forma normal con la dotación que tiene que es de más de 350 compañeros». Aun así se mantienen «en un alerta permanente» porque no saben «hasta donde va a llegar esto».

Con claridad Nerio Medina aseguró: «Los empresarios la hacen corta. Cuando no ganan lo que tienen que ganar, suspenden o despiden. Eso es y fue siempre así. Cero contemplación. Es como dijo un funcionario el otro día sobre comer y descomer. Así es la actitud de ellos».

Respecto al rol de las autoridades provinciales y nacionales en este conflicto el dirigente apuntó que el Ministerio de Trabajo «lo único que a hecho hasta ahora» es llamarlos y preguntarles «si era cierto que había despidos».

«Acá en La Pampa, como todavía la situación es manejable, no hemos recurrido a las autoridades como si tuvimos que hacer en 2000/2001 donde se dio un escenario parecido», subrayó. Pero «ahora cerraron dos plantas, dejando familias enteras en la calle. Cuando hablamos de trabajadores, hablamos de familias, de proveedores, un montón de gente que se queda sin trabajo», concluyó.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas