Mundo Gremial

5 enero, 2017

Continúa el paro por tiempo indeterminado en la Línea C de subtes

La medida de fuerza es en reclamo de condiciones dignas de higiene y seguridad en las estaciones San Juan e Independencia, cabeceras reemplazantes de Constitución que permanecerá cerrada durante enero y febrero. Metrovías y el Gobierno de la Ciudad responsabilizan a los «metrodelegados».

La Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) definió un paro por tiempo indeterminado en la Línea C de subterráneo en reclamo por “la falta de condiciones de higiene y seguridad mínimas para desarrollar las actividades habituales”. El paro comenzó el miércoles a las 18 horas y continúa a la espera de una propuesta razonable por parte de la concesionaria Metrovías*.

Como se informó a fines de diciembre, la estación Constitución, cabecera de la Línea C de subterráneos, permanecerá cerrada durante los meses de enero y febrero por obras tanto en las vías como en la reforma los accesos integrados con el Ferrocarril Roca y las dársenas de colectivos. El cierre implicaba que por ese tiempo operarían como cabeceras las estaciones San Juan (para los trenes hacia Constitución) e Independencia (sentido Retiro). Más allá de las complicaciones para los pasajeros que pretenden combinar con el subte viniendo desde el sur del conurbano, que ahora deben caminar 8 cuadras, Metrovías tampoco garantizó las condiciones mínimas de higiene y seguridad para los trabajadores y usuarios en esas estaciones.

El comunicado emitido por AGTSyP sobre la “retención de tareas” plantea: “Informamos que ante la falta de condiciones de higiene y seguridad mínimas para desarrollar las actividades habituales en la Línea C, nos hemos visto en la obligación de realizar retención de tareas a partir de la tarde del día de hoy”. Luego detalla: “Falta de vestuarios, baños insuficientes o clausurados, falta de matafuegos y de personal de seguridad generan una situación en la que no se cumplen las condiciones dignas para culquier trabajador/a”.

Por último, el texto firmado por Roberto Pianelli y Néstor Segovia (Secretario General y Adjunto, respectivamente) hace responsable a la empresa Metrovías por la situación y concluye: “Lamentamos que esto afecte a los pasajeros, pero esperamos que una rápida respuesta de Metrovías a estos reclamos permita resolver a la brevedad esta situación y que el servicio pueda normalizarse”.

Desde el gremio señalaron que las negociaciones con la empresa para garantizar las condiciones mínimas de higiene y seguridad para los trabajadores y trabajadoras se fueron realizando durante los pasados dos meses pero que al comenzar a funcionar las estaciones San Juan e Independencia como cabecera se constató que estos aspectos no estaban garantizados. No hay vestuarios ni comedores, los baños son absolutamente insuficientes o están clausurados e incluso el agua se encontraba cortada en una de las estaciones. Esto sumado a problemas de seguridad como falta de matafuegos y personal de seguridad mínimamente necesario para garantizar una operatoria en condiciones elementales para los usuarios que están colapsando estaciones que no están diseñadas para operar como cabeceras de una línea tan masiva como la C.

Desde Metrovías emitieron un comunicado en el que responsabilizan a la asociación gremial: “Es importante aclarar que esta medida resulta absolutamente irracional, dado que se produce sin previo aviso y en el marco de las obras que se están llevando adelante en la estación Constitución, las cuales fueron informadas con más de un mes de anticipación a la representación gremial”. Y concluye: “El cronograma de servicio establecido para esta ocasión se venía desarrollando sin inconvenientes, lo cual torna aún más incomprensible la actitud del gremio”.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, asumió la misma línea de la concesionaria, considerando “injustiticada” la medida de fuerza: “Todo se previó, estaba hablado; la obra estaba anunciada hace meses, y de un día para otro, sin avisar, empiezan a aparecer estos reclamos. Desde anoche la empresa está hablando con los gremios, el paro es totalmente injustificado; sin avisar, dejando a la gente de a pie”.

Larreta luego cargó explícitamente contra los trabajadores de la C  planteando que es la única línea en la que hubo paros durante 2016 “pareciera que es en la única donde hay problemas”. En cuanto a la AGTSyP, opinó: “Ya los hemos escuchado denunciar cualquier cosa, todo el tiempo”. Por último, el jefe de Gobierno porteño anticipó que se les descontará el día de paro a los trabajadores que se hayan adherido al paro.

Para completar un panorama complicado en el esquema de subterráneos, la Línea D se encuentra funcionando con un recorrido corto entre Catedral y la estación Carranza por “problemas técnicos”.

 

*Alrededor de las 16 horas un comunicado de AGTSyP informó de un principio de acuerdo y del levantamiento de la medida de fuerza. «El compromiso de Metrovías de construcción de un nuevo vestuario y el traslado de la cabecera a Independencia permite considerar que se dan las condiciones para reanudar el servicio a la brevedad» plantea el texto que a continación confirma un servicio corto entre Retiro e Independencia (estación que ahora funcionaría como cabecera en ambas direcciones), con una frecuencia de entre 5 y 7 minutos.

 

Foto Juano Tesone.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas