Cultura

4 diciembre, 2016

Jack Bauer a la Casa Blanca

Designated survivor es una serie sobre política estadounidense en el peor de los escenarios que esta podría concebir: atentado, muerte y destrucción de casi todo el gobierno. Kiefer Sutherland interpreta a un miembro del gabinete de bajo rango designado como el inexperimentado sucesor a la Casa Blanca.

Un atentado terrorista revienta el Congreso de los Estados Unidos mientras el presidente da su discurso anual sobre el “Estado de la Unión”. Hay dos «sobrevivientes designados». Uno de ellos es Tom Kirkman, el secretario de Vivienda, nombrado como sucesor de la Casa Blanca en caso de que una tragedia ocurriera, encarnado por Kiefer Sutherland. La otra es una congresista republicana, encargada de mantener el Parlamento vivo. De buenas intenciones y sin ningún tipo de experiencia en puestos ejecutivos, Kirkman deberá afrontar las amenazas internacionales y una fuerte crisis interna en un país que se niega a aceptar la legitimidad de su poder político. ¿Podrá el presidente no electo salvar al mundo?

Gobernadores rebeldes, militares que juegan el juego de la guerra, asesores que pelean por puestos de poder y la inteligencia y fuerzas de seguridad empeñados en encontrar a los responsables del atentado a pesar de las pistas falsas. Designated survivor, una serie de entrega semanal tiene todo lo que tiene que tener una serie yanqui que se digne de serlo. Incluido a Jack Bauer. Perdón, Kiefer Sutherland.

Podría ser considerada una serie post-apocalíptica de la política estadounidense. Caos, confusión y un país herido en lo más profundo de su ego. Intrigas y poder. Malos, buenos, y dudosos. Islamofobia y comunicación política.

Designated survivor no es House of cards, ni tantas otras buenas series sobre Estados Unidos, pero cumple. Producida originalmente por la cadena ABC y distribuida internacionalmente por Netflix, parte de un buen piso en términos de producción aunque los lugares comunes como el presidente bien intencionado y sin ningún tipo de experiencia para el cargo pero que por su instinto toma las decisiones correctas, o la ¿única? congresista sobreviviente, republicana y ambiciosa, la convierten en una serie llevadera, entretenida e intrigante, pero no demasiado más.

“Me acuerdo llegar al final y darme cuenta que podía estar sosteniendo en mis manos los próximos 10 años de mi vida”, dijo el actor de 24 sobre la primera lectura que hizo del libro. “Sentí que el guión estaba estructurado de forma hermosa: tenía los elementos de un thriller, de tratar de descrubrir quién lo hizo y también un drama familiar, qué pasa cuando del día a la noche pasás de tener una vida estructurada a la vida de un presidente”, agregó.

También afirmó que la serie “se permite dar discusiones, a nivel político, que necesitamos tener en este país de un modo racional. “Escuchamos muy importantes y respetables puntos de vista por izquierda y por derecha. Siento que este guion aprovecha cada oportunidad de tratar un panorama tan vasto que es muy probable que dure muchos años”, dijo Sutherland.

Un capítulo por semana, a diferencia de las temporadas enteras a las que Netflix nos acostumbra, en un ejercicio de paciencia para una serie que, si bien no es deslumbrante, atrapa y promete.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas