Economía

29 noviembre, 2016

Crece el desempleo juvenil y ya llega al 24,6%

Según un informe del Centro de Investigación para los Trabajadores (CITRA), la tasa de desempleo juvenil aumentó casi un 6% respecto del año anterior, llegando al 24,6%, casi el triple que la desocupación general.

El Centro de Investigación para los Trabajadores (CITRA), inaugurado en 2015, es una iniciativa conjunta del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) junto a una treintena de organizaciones sindicales. Una de sus áreas de investigación tiene que ver específicamente con la problemática del empleo.

El informe sobre el desempleo en jóvenes de 15 a 24 años se construyó partiendo del análisis de los microdatos de la última Encuesta Permanente de Hogares dada a conocer por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) en agosto, que analiza los datos del mercado de trabajo durante el segundo trimestre de 2016. La principal conclusión que se desprende es que en este sector el desempleo creció 6% desde el año anterior y alcanzó una tasa del 24,6%, que es 2,6 veces superior al promedio de desempleo en el país (que en el último período pasó de de 6,6 a 9,3%). Esto afecta principalmente a jóvenes con secundaria incompleta y mujeres.

La misma forma en que el INDEC agrupa los datos para la presentación es cuestionada por los especialistas ya que el organismo oficial elige presentar el dato de desempleo para los “menores a los 29 años” con un porcentaje del 18,9. Sin embargo tanto la Unesco como la OIT definen como desempleo juvenil al que afecta a la franja etaria que va d elos 15 a los 24 años. Al extenderla hasta los 29 se logra bajar el promedio de la juventud (porque entre los 25 y 29 los datos son mejores) en una manipulación de datos que no afecta el número global pero puede presentarse con agrupaciones que hagan aparecer como menos drásticos ciertos parciales.

Durante 2016 todos los indicadores de trabajo y empleo empeoraron a nivel nacional, siendo el desempleo juvenil uno de los que lo hizo más claramente. Como es habitual, el impacto más directo en cuanto a las dificultades para conseguir un primer trabajo se presenta en los sectores juveniles sin secundario completo y especialmente en las mujeres.

Daniel Filmus, actual diputado del Parlasur y uno de los coordinadores de la investigación, comentó a Página 12: “Los jóvenes ingresan al mundo del trabajo a través de los empleos más precarios y en el sector del comercio y servicios, los que más han sido golpeados por la caída del consumo este año. Fueron los primeros sectores de la economía en donde se retrajo el empleo, a diferencia del sector industrial, donde es más costoso despedir a un trabajador”.

Los actuales guarismos de desempleo juvenil superan a los datos del período 2010/2015 y también al escalón de 2007. En la crisis de 2002 el porcentaje se ubicó en un terrible 37,2.

El informe de CITRA también señala que en el período analizado también creció la “intensidad” del desempleo juvenil, ya que disminuyó del 68,6 al 66,5% el número de jóvenes que desde hace seis meses no busca trabajo, mientras que el porcentaje de los que están buscando empleo desde hace medio año del 31,4 al 33,5%. La desocupación en las mujeres creció del 22,7 (en varones era de 17,1) al 30,33% (en varones hoy es de 21,6%).

Filmus concluye acerca de la preocupante estadística: “Cuando se restringe el mercado de trabajo, los que tienen más calificación se ubican primero en la fila de la búsqueda, entonces el profesional ocupa el puesto del que tiene secundario completo y éste el puesto del que no terminó el secundario. Por eso, los jóvenes más afectados por esta situación son los que tienen secundario incompleto”.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas