Nacionales

19 noviembre, 2016

Unidad por la justicia social: el reclamo del pueblo trabajador

La movilización al Congreso de este viernes convocó a cientos de miles de trabajadores para exigir puestos de trabajo genuinos y la aplicación efectiva de la ley de emergencia social. La marcha convocada por Barrios de Pie, CCC y CTEP, con la adhesión de la CGT, es un paso hacia la unidad entre trabajadores formales e informales.

A poco más de un mes de las fiestas, los movimientos sociales y organizaciones de la economía popular, junto a la Confederación General del Trabajo (CGT), protagonizaron el viernes una jornada histórica en Plaza Congreso junto más de doscientas mil personas, para exigirle al Parlamento Nacional la sanción definitiva de la Ley de Emergencia Social aprobada en la Cámara de Senadores y alertar sobre el posible veto presidencial a dicha legislación.

La plaza estaba colmada poco antes de comenzar el acto. Delegaciones de trabajadores formales e informales de cada rincón del país y de diversas unidades productivas, se congregaron frente a la institución legislativa, que el miércoles dio media sanción a la Ley de Emergencia Social promovida por las organizaciones de la economía popular, principalmente la Corriente Clasista y Combativa, Barrios de Pie, y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). El acompañamiento de la CGT marcó un punto clave en la pelea por la aprobación de la ley: “estamos uniendo lo que el mercado laboral quiere desunir: los trabajadores formales, de la economía popular, los trabajadores desocupados, todos quienes vivimos de nuestro trabajo”, remarcó en su discurso Daniel “Chucky” Menéndez, dirigente del movimiento Barrios de Pie.

Lo cierto es que un porcentaje de los trabajadores y trabajadoras del mercado formal han regresado después de años a los comedores populares debido a que no pueden comer en sus hogares mientras que las iglesias reciben cada día más personas que piden ayuda alimentaria, desde jubilados que ganan la mínima hasta los niños que entraron en desnutrición por la caída del consumo. Sin embargo, el reclamo vigente no es la ayuda social, sino la creación de puestos de trabajo genuinos.

“Necesitamos ir por nuevos derechos en el mundo del trabajo informal, de aquellos que ganan menos, que trabajan salteado, porque tienen la desdicha de ser parte de un universo del trabajo que está golpeado”, resaltó Menéndez en relación al 40% de informalidad en la clase trabajadora argentina.

Luego tomó la palabra Esteban el “Gringo” Castro, Secretario General de la CTEP, quien remarcó una de las premisas principales del gremio de la economía popular: todos son trabajadores, de la economía de mercado y de la economía popular. “No vamos a construir una nueva central, si somos trabajadores queremos estar en una única central obrera”, argumentó el dirigente del Movimiento Evita. Además detalló una reunión con la mesa directiva de la CGT en la que el triunvirato dijo que “hay unidad de concepción” y que el paso siguiente es “seguir construyendo la unidad en la acción”.

Juan Carlos Smith, Secretario General de la CGT y último orador del acto, exclamó: “estamos forjando esa herramienta común entre el sindicalismo organizado y los movimientos sociales de este país, los trabajadores confederados que tienen convenio colectivo y seguridad social, y los millones de compatriotas que todos los días se levantan sin saber qué van a poner sobre la mesa el final del día”, en referencia al heterogéneo universo laboral compuesto por cooperativas, pequeños productores, cartoneros y vendedores de la vía pública que viven el día a día y se la rebuscan como pueden.

¿Feliz navidad y próspero año nuevo?

Las voces en el escenario central dejaron un mensaje claro: las y los trabajadores del suelo argentino no van a permitir un fin de año sin comida sobre la mesa. En tal caso, la batalla se agudizará en la calle. El primero en referirse a esto fue Carlos Acuña, uno de los triunviros de la CGT: “vamos a estar atentos a que cumplan con los compromisos de campaña que ha tenido este gobierno y no vamos a aflojar ni un centímetro, se terminaron los tiempos que tenían para gobernar”.

Por su parte, Daniel Menéndez advirtió que los diputados tenían la responsabilidad histórica de que no terminara este año, que ha sido uno de los peores en materia de derechos de los trabajadores, sin sancionarse la ley de emergencia social. A su vez, explicó que iban a ir a toda mesa de diálogo que se los convoque pero sin prestarse al circo de armar una mesa que sólo sirva para una foto. “Ellos están acostumbrados al marketing y dicen pobreza cero, pero no han tomado ni una medida en favor del pueblo trabajador”, remató el dirigente de Barrios Pie.

Más duro fue Smith, quien señaló: “No solamente hacemos cargo al Poder Ejecutivo sino también a los legisladores y al mundo empresario, que no está cooperando y sigue pensando que encerrados en un country van a poder vivir toda la vida mientras se desbarranca la sociedad argentina”. Por su parte, el senador Juan Manuel Abal Medina explicó a Notas que “el gobierno no puede dudar más, el proyecto debe trabajarse en Diputados, ser sancionado como una determinada ley y que finalmente el Poder Ejecutivo la implemente”.

En cuanto a la posibilidad del veto presidencial a la Ley de Emergencia Social, Menéndez incitó al gobierno a que reflexionara el costo que ha tenido el veto a la ley antidespidos, es decir, ciento treinta mil trabajadores despedidos de sus puestos laborales bajo la administración de Mauricio Macri. “Eso pesa en la conciencia del Presidente, que podría haber evitado que miles de familias pierdan su fuente de trabajo”, remató el dirigente de la organización barrial.

Los trabajadores de la economía popular saben lo que implica pasar las fiestas sin un plato de comida en la mesa, pero tienen claro que pararse a la salida de los supermercados o no comer, no son opciones. La navidad los abraza con mucha pobreza, y si la tienen que pasar en la calle lo harán, pero con grandeza y dignidad.

Marcos Lede Mendoza – @PichuLede1

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas