Mundo Gremial

16 noviembre, 2016

ATE considera que la propuesta de 3,6% de Vidal «es como querer apagar un incendio con nafta»

Los estatales de la provincia de Buenos Aires organizados en ATE, UPCN y otros gremios rechazaron de plano la propuesta de aumento salarial de 3,6% realizada por la provincia y se pasa a un cuarto intermedio hasta la próxima semana. Además exigen se garantice la continuidad laboral de más de 11 estatales precarizados.

Durante la tarde de este martes se reanudaron las negociaciones paritarias entre los estatales bonaerenses y el gobierno de la provincia de Buenos Aires en el Ministerio de Economía provincial. Luego del rechazo unánime de los gremios a una oferta oficial de apenas 3,6% se pasó a un cuarto intermedio hasta la próxima semana.

Los gremios enrolados en la ley 10.430, entre los que se cuentan ATE, UPCM y FEGEPPBA, consideraron «pobre» la propuesta y esperan «una oferta superadora». Los estatales bonaerenses obtuvieron un aumento de 15% en el primer semestre del año y otro de 16% para el trimestre julio-septiembre. Según la oferta del gobierno, con ese 3,6% se redondeaba un aumento similar al 36,4% obtenido por los docentes provinciales para todo el año. Limitándose a ese techo, además la gobernadora María Eugenia Vidal apunta a evitar nuevos reclamos del Frente Gremial Docente, que podría exigir la reapertura de su propia paritaria. Como complemento, se ofreció un incremento en bonificaciones, que no logró pesar en la negociación.

El dirigente de UPCN Eduardo Bisceglia, cuestionó la ausencia de representantes de primera línea gubernamental en la mesa de negociación (no participaron ni el ministro de Economía Hernán Lacunza ni el de Trabajo Marcelo Villegas): “Tiene que ver con una subestimación que hace el estado provincial del rol de sus trabajadores, su sentir y su parecer. No es la primera vez, ya no nos reunimos en Trabajo. Son los del primer nivel quienes tendrían que estar hablando de parte del gobierno”.

El aumento exigido por algunos sectores estatales es de 22%, por lo que la brecha a superar es significativa. Oscar De Isasi, secretario general de ATE y de la CTA Autónoma de la provincia de Buenos Aires, plantea: «Exigimos un aumento del 22 por ciento de bolsillo, teniendo en cuenta que el salario básico ronda los 9.600 pesos». Y agregó: “El aumento propuesto es una provocación. La oferta es de 152 pesos para el salario mínimo y un promedio de 300 para el resto de los estatales”. «Es como querer apagar un incendio con nafta», concluyó.

De Isasi también plantea la necesidad de resolver urgentemente la continuidad laboral de más de 11 mil estatales provinciales contratados de manera precaria que «el 31 de diciembre ven peligrar su fuente laboral». La exigencia de continuidad laboral para los precarizados es un reclamo común a todos los gremios.

El dirigente de ATE también confirmó que luego del fracaso de las negociaciones tienen previsto convocar al Consejo Directivo provincial de ATE y a coordinar con otros gremios «la profundización del plan de acción si no hay una convocatoria rápida que haga que una propuesta salarial substancialmente distinta».

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas