América del Norte

14 noviembre, 2016

#NotMyPresident: continúan las protestas contra Donald Trump

Las protestas contra el presidente electo de Estados Unidos ya llevan cinco días consecutivos. Desde el miércoles, miles de personas se reúnen en las distintas ciudades del país bajo la consigna #NoEsMiPresidente.

Las protestas contra el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, continúan por quinto día consecutivo. Desde el miércoles 9 de noviembre, miles de personas se reúnen en las distintas ciudades del país bajo la consigna #NotMyPresident (#NoEsMiPresidente).

Las marchas, que tuvieron lugar en distintos puntos del país desde las grandes ciudades como Nueva York, Los Ángeles o Chicago hasta más pequeñas como Iowa City y en una gran cantidad de campus universitarios, alcanzaron su mayor intensidad en la tarde del sábado 12 de noviembre.

Aunque no se trata de movilizaciones multitudinarias, sí han logrado reunir una cantidad importante de gente para los estándares estadounidenses. Unas diez mil personas recorrieron el centro de Los Ángeles el sábado, y un número similar marchó por el Midtown de Nueva York hasta la Torre Trump.

La primera reacción del presidente electo, la noche del 10 de noviembre, fue criticar las movilizaciones: “Acabamos de tener una abierta y exitosa elección presidencial. Ahora protestadores profesionales, incitados por los medios, están protestando. ¡Muy injusto!”.

Sin embargo, a la mañana siguiente, alguno de sus asesores le indicó que suavizara el tono de las críticas y Trump volvió a tuitear: “Amo el hecho que los pequeños grupos que protestaron anoche tengan pasión por nuestro gran país. ¡Nos vamos a juntar todos y a estar orgullosos!”.

Por ahora, las movilizaciones tienen un carácter claramente defensivo. Con gran presencia de grupos LGBT, descendientes de inmigrantes latinos y afroamericanos, las consignas atacan el “fascismo” de Trump.

El anuncio del presidente electo de que Stephen Bannon, director del portal ultraconservador Breitbart News, de amplio prontuario en el “nacionalismo blanco”, sería su asesor principal, no ayudó a calmar los ánimos.

“Espero que se calmen”, afirmó el ex alcalde de Nueva York y futuro Procurador General (equivalente al ministro de Justicia), Rudy Giuliani. Dijo también que espera que Hillary Clinton y Barack Obama hablen con quienes protestan.

Mientras tanto, cientos de ataques contra minorías se hacen públicos a través de las redes sociales. Desde personas que intentan sacarle la hijab a una joven musulmana, hasta adolescentes blancas ordenándole a afroamericanos que se sienten en el fondo de un colectivo, pasando por chicos de jardín de infantes diciéndole a un compañero latino que se vuelva a México.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, en un mensaje enviado a miembros del Partido Demócrata, afirmó: “Si alguien se siente atacado, quiero que sepa que el Estado de Nueva York es su refugio”. Agregó que no va a permitir que “un gobierno federal que ataca a los inmigrantes lo haga en nuestro estado”.

La era Trump acaba de empezar y algo se está moviendo en Estados Unidos, hacia la derecha y hacia la izquierda. Queda por verse si es solamente euforia postelectoral, o si se sostiene después del 20 de enero de 2017.

Por Nicolás Zyssholtz – @likasisol

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas