Economía

11 noviembre, 2016

La garúa de inversiones también llega a Santa Fe

Las inversiones en territorio santafesino representan entre el 4% y el 5% del total anunciado por el gobierno nacional. El 45% de ese monto se vincula a la industria manufacturera, focalizado en la ciudad de Rosario. La actividad económica de esa provincia muestra una performance superior a la nacional en lo que va de 2016, pero la apertura de importaciones enciende un alerta.

A la espera todavía de la ansiada “lluvia de inversiones” el gobierno de Santa Fe informó que entre enero y agosto se registraron 526 proyectos por 15.253 millones de pesos. El 45% del monto se vincula a la industria manufacturera y la región de Rosario –uno de de los mayores polos agroexportadores del mundo- concentra el 85%. Según estiman funcionarios provinciales, las inversiones en territorio santafesino –equivalentes a unos mil millones de dólares- representan entre el 4% y el 5% del total anunciado por el gobierno nacional.

El miércoles el Ejecutivo provincial presentó el primer informe elaborado por Unidad de Monitoreo de Inversiones (UMI), una herramienta de la Agencia Santafesina de Inversiones y Comercio Internacional “Santa Fe Global”. A través de ella planean monitorear la dinámica de la inversión privada en la provincia.

Del trabajo se desprende el predominio de la industria manufacturera en materia de inversión, que representa el 71,3% del total de proyectos y el 45,5% de los montos invertidos. Al interior del sector predominan la fabricación de vehículos automotores y las industrias básicas de hierro y acero, que suman más del 40% de lo invertido en materia industrial.

Por su lado, el sector comercial alcanza el 24,1% del total de inversiones en la provincia. Se trata casi en su totalidad de proyectos que amplían la capacidad de comercialización de materias primas. La venta al por mayor de materias primas agropecuarias y animales vivos acapara casi la totalidad de este rubro con un 98,4%.

En tanto, la agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca es la segunda actividad con más proyectos de inversión -21,1 % del total- pero con montos que apenas llegan al 1,8%.

Con respecto a la distribución geográfica, el nodo Rosario, que incluye todo el cordón industrial, concentra la mayor cantidad de recursos -12.979 millones de pesos, el 85%- y también de proyectos: 219 de los 526.

A su vez, entre las localidades, aquellas vinculadas al procesamiento de commodities captan una mayor proporción de inversiones: Timbúes -donde están las plantas de peso pesado del sector como Louis Dreyfus, Cofco y Renova- recibirá seis mil millones de pesos; Alvear, 1.686 millones; Pérez, 1.222 millones y Rosario 1.063 millones.

Luego de Rosario le siguen el nodo Santa Fe, con 1.417 millones de pesos y 125 proyectos; el nodo Rafaela, con 61 proyectos que suman 428 millones; el nodo Reconquista, con 72 y casi 265 millones de pesos; y finalmente el nodo Venado Tuerto, con 49 iniciativas y 172 millones.

Según estimó Carlos Braga, responsable de la UMI, “de los 20 a 25 mil millones de dólares que anunció la Nación en todo el territorio”, en la provincia monitorearon unos “mil millones de dólares” en el período enero-agosto. De esta forma, las inversiones en la provincia representarían entre el 4% y el 5% del total.

Como se trata de la primera medición, resulta imposible comparar la evolución de la inversión con respecto a años anteriores. A nivel nacional la inversión cayó entre enero y septiembre un 7,6% promedio con respecto al mismo período de 2015, de acuerdo al Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala.

No obstante, la actividad económica santafesina en lo que va de 2016 muestra una performance superior a la nacional. En efecto, mientras el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) que elabora el INDEC para el período enero-agosto es -2.3% con respecto al mismo período del año pasado, la variación del Producto Bruto Geográfico (PBG) santafesino entre enero y julio es en promedio 2,2% en relación a 2015.

Como reconoce el mismo gobierno provincial, esto se debe en gran medida a un combo de medidas del macrismo como la eliminación de las restricciones en el mercado de divisas, la devaluación y el recorte de retenciones, que impulsaron al complejo oleaginoso, uno de los pilares de la economía santafesina.

Además de la inversión privada, el gobierno de Santa Fe lanzó a principios de octubre el Plan de Desarrollo Industrial y distintas herramientas de financiamiento, que ofrecen líneas de crédito por 600 millones de pesos para que las empresas amplíen su capacidad productiva, además de 400 millones de pesos para obras de infraestructura.

Para muchas empresas resulta vital acceder a esos créditos, en un contexto de apertura de importaciones y las dificultades para competir con productos de precio inferior. Esta situación afecta particularmente a algunos sectores, como la industria de electrodomésticos, concentrada en el Gran Rosario y amenaza con destruir cientos de empleos.

Según releva el Observatorio de Importaciones de Santa Fe entre el 1 de enero y el 20 de octubre, las importaciones de heladeras aumentaron a nivel nacional un 292% con respecto a 2015, las de planchas a vapor un 30%, las de licuadoras un 56%, las de calefactores eléctricos un 145% y las de ventiladores de techo un 22%.

Lo mismo sucede en rubros como calzado, vehículos y sus partes, muebles, vajilla y cristalería, productos industriales, productos de ferretería, textiles, maquinaria agrícola, alimentos y golosinas.

Mariano D’Arrigo, desde Rosario – @mdarrigo

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas