Géneros

1 noviembre, 2016

Licencias por maternidad y paternidad en la Argentina: una deuda pendiente

Las licencias por maternidad y paternidad en la Argentina son de las más bajas de la región y, comparadas con países europeos, casi irrisorias. La semana pasada la Unión del Personal Civil de la Nación publicó un informe en el que detalla cómo varía la cantidad de días por provincia para las mujeres del sector público, que Notas presenta en una infografía.

Las licencias por maternidad y paternidad en la Argentina son de las más bajas de la región y, comparadas con países europeos, casi irrisorias. La semana pasada la Unión del Personal Civil de la Nación publicó un informe en el que detalla cómo varía la cantidad de días por provincia para las mujeres del sector público, que Notas presenta en una infografía.

En primer lugar, vale mencionar que sólo el 50,4% de las trabajadoras argentinas tienen acceso a una licencia por maternidad.

licencias-mundoAdemás, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) recomienda un mínimo de 14 semanas para madres y diez días para padres sin trabajo remunerado, mientras expertos y expertas demandan un piso de 120 días en el primer caso y 30 en el segundo. Actualmente, la legislación garantiza 90 y dos respectivamente en el sector privado, mientras que en el sector público nacional, por convenio colectivo de trabajo, son 100 y cinco.

En América Latina solo Cuba, Venezuela y Chile cumplen la recomendación de la OIT. En el resto del mundo, Rusia, varios países de Europa Oriental y nórdicos, un puñado de naciones asiáticas (Vietnam y Kazajistán, entre otros) y Australia. Otros países latinoamericanos cumplen parcialmente los objetivos como Brasil, Ecuador y Costa Rica.

La actual legislación argentina no sólo permite desigualdades por provincia y sector, sino que tampoco contempla la ley de matrimonio igualitario y de fertilización igualitaria y familias legalmente nuevas y diversas. Un proyecto presentado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) en el Congreso -como otros que rondan los cajones del Parlamento- intenta acercar soluciones a esta problemática. Según un artículo publicado por Gala Díaz Langou, una de sus integrantes, en el suplemento Las 12 (Página/12) en junio de este año, si la ley contemplara 98 días de licencia materna, 15 paterna y 30 más en común, dos mamás deberían poder distribuirse ese tiempo para que cada una se pueda quedar con el bebé en su casa -sin dejar de cobrar ambos salarios- 128 días cada una.

La especialista también estimaba el costo económico de garantizar licencias mayores y más igualitarias: 21.699 millones de pesos del 2016 al 2020 que representa el 0,09% del Producto Bruto Interno «en el caso de la reforma mínima de ampliación a 98 días de la licencia por maternidad, de pasar a medio mes la licencia por paternidad y a un mes los días para llegar sin la lengua afuera al pediatra o quedarse cuando la gripe, la bronquiolitis y el frío acechan la salud de los recién nacidos». «Si el Estado se juega y apuesta a una reforma mayor -con un mes para que los padres puedan entender que tener un hijo no es solo una responsabilidad femenina y con sesenta días de bonus track para favorecer el desarrollo del bebé, la tranquilidad de la mamá y el papá y el espacio para promover la lactancia- la inversión total por cuatro años (hasta el 2020) sería de 36.928 millones y una torta en el PBI argentino de solo 0,23%», completaba Díaz Langou.

Existen en la actualidad 43 proyectos distintos que intentan mejorar la extensión y condiciones de las licencias. Mientras tanto, desde Notas acercamos un mapeo del país que muestra las diferencias entre las provincias argentinas en relación a este derecho.

Infografía: Julia Pena – @penajulia

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas