Medio Oriente

30 octubre, 2016

Crónicas de la ocupación: Palestina con manos de mujer

Por Julián Aguirre, desde Ramallah. La Unión de Comités de Trabajo Agrario es la mayor organización rural palestina. Es responsable de defender la vida y labor de las comunidades rurales frente al desplazamiento forzado y la usurpación a manos del Estado de Israel. Entre sus actividades, organiza 35 cooperativas de mujeres a lo largo y ancho de Cisjordania.

Por Julián Aguirre, desde Ramallah. La Unión de Comités de Trabajo Agrario (UAWC, por sus siglas en inglés) es la mayor organización rural palestina. Es responsable de defender la vida y labor de las comunidades rurales frente al desplazamiento forzado y la usurpación de los recursos naturales a manos del Estado de Israel. Entre sus actividades, la UAWC tiene organizadas a 35 cooperativas de mujeres a lo largo y ancho de Cisjordania.

Las aldeas y poblaciones rurales palestinas deben lidiar con el acoso constante por parte de las autoridades israelíes. Día tras día, se enfrentan a la persecución de las fuerzas militares, la obstrucción y contaminación de las fuentes de agua potable y el desplazamiento forzado ante la expansión de asentamiento israelíes ilegales en su territorio.

Frente a esto, los campesinas y las campesinas de Palestina oponen la mayor de sus virtudes: el amor por su tierra a través del trabajo.

img_0174

Para apoyar la actividades productiva de las aldeas ante un panorama cada vez más restrictivo, la UAWC organiza cooperativas locales de mujeres. Además, estas ofrecen una herramienta para el empoderamiento de la mujer dentro de la tradición agraria, sirviendo para muchas como la primera experiencia laboral fuera del hogar. Con ello, se aspira a que cada mujer ocupe cada vez más un rol de liderazgo dentro de la economía familiar y local.

La aldea de Halhul ofrece uno de estos ejemplos, orientando su producción a las necesidades del mercado local y de las mismas mujeres, principalmente productos textiles y alimentos.

img_0180

Raha’ se posiciona en el centro del grupo de 15 mujeres que sostienen a diario la cooperativa. Manos curtidas y ágiles y una mirada penetrante, los vestidos tradicionales que ella y sus compañeras fabrican representan, además de un ingreso económico para sus familias, un medio para preservar la identidad y herencia cultural palestina frente a la ocupación militar y económica israelí.

@julianlomje

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas