Géneros

28 octubre, 2016

Tucumán: polémico fallo en juicio por abuso policial a una mujer trans

Este jueves la Sala 3 de la Cámara Penal de Tucumán resolvió condenar a dos policías por privación ilegítima de la libertad a una mujer trans en 2013. Un comisario fue absuelto y los cuatro oficiales restantes seguirán siendo investigados. Hubo rechazo a la sentencia ya que ignoró la denuncia de abuso sexual que pesaba sobre los agentes.

Este jueves la Sala 3 de la Cámara Penal de Tucumán resolvió condenar a dos policías por privación ilegítima de la libertad a una mujer trans en 2013. Un comisario fue absuelto y los cuatro oficiales restantes seguirán siendo investigados.

El tribunal integrado por Dante Ibáñez, Néstor Macoritto y Fabián Fradejas -el mismo que condenó a «Belén» a ocho años de cárcel por sufrir un aborto espontáneo- determinó la culpabilidad de los agentes Ernesto Aguirre y Walter Trejo. Ambos fueron sentenciados a cinco años de prisión por «privación ilegítima de la libertad y de falsedad ideológica del instrumento público».

Asimismo los jueces resolvieron absolver al comisario jefe de la seccional cuarta, Aldo Omar Quiroga, mientras que los restantes cuatro imputados -Miguel Antonio Concha, Ramón Julio César Ledesma, Roberto Antonio y José Luis Décima- seguirán siendo investigados.

La resolución del tribunal generó polémica y rechazo ya que, además de condenar solo a dos de los siete acusados, ignoró la denuncia de abuso sexual que pesaba sobre los agentes.

Según reseñó el portal Cosecha Roja, «los siete policías imputados en la causa continuaron en sus funciones durante el juicio» y en sus declaraciones trataron a la víctima «de ‘él’ y la describieron como ‘vestido de mujer’, sin respetar la Ley de Identidad de Género».

Sofía Jatib, integrante de la Mesa Justicia para Celeste, aseguró estar «absolutamente disconforme con el fallo» porque deja a la víctima en una «situación de profunda vulnerabilidad porque estos policías van a seguir actuando con total impunidad amparados por la justicia».

Violencia institucional y de género

El 24 de noviembre de 2013 Celeste (como se conoce a la denunciante) discutió con su abuela y esta llamó al 911. Llegó la policía y se la llevó en un patrullero. Sin embargo esa misma noche la dejaron en libertad.

A la mañana siguiente, sin orden judicial, oficiales de la comisaría 4° de San Miguel de Tucumán ingresaron al hogar de Celeste y se la llevaron detenida bajo el pretexto de que había violado el artículo 19 inciso 4 de la ley de contravenciones. Sin embargo el mismo remite a los desordenes en la vía pública.

Con ese mismo argumento le dijeron que no podía hablar con sus familiares ni pedir un abogado. De nuevo, violando la ley, ya que esa normativa había sido declarada inconstitucional en 2010 por la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Una vez en la Comisaría, y según se supo en el juicio, Celeste fue obligada a realizar tareas de limpieza. Al tercer día fue llevada a la cocina donde cuatro policías abusaron de ella sexualmente y la golpearon. Luego la llevaron a una celda de presos varones donde fue nuevamente violada sin que los oficiales hicieran nada al respecto.

Finalmente, al cuarto día pudo escapar y llegar hasta el Centro de Salud Santillán donde fue atendida y revisada. Allí se constató el abuso y realizó la denuncia.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas