Derechos Humanos

25 octubre, 2016

Después de 12 años, la Corte declaró inocente a Fernando Carrera

La Corte Suprema de Justicia declaró inocente a Fernando Carrera condenado en 2005 en un juicio plagado de irregularidades. Su causa se dio a conocer masivamente por la película «The Rati Horror Show», que demostró cómo la policía acusó injustamente a Carrera con complicidad del Poder Judicial.

Era el 25 de enero de 2005 cuando Carrera dejaba a sus hijos en la casa de su suegra. A las 13.50, mientras manejaba su auto por el barrio de Nueva Pompeya, unos hombres de civil le cruzaron un vehículo y lo apuntaron con armas. Eran policías de civil que buscaban, en medio de un episodio confuso, a delincuentes comunes. Fernando trató de escapar. Sin más, una ráfaga de tiros sonó en el aire, varios lo impactaron y lo dejaron inconsciente. «La tragedia de Pompeya», titularon los diarios y zócalos de televisión.

Carrera siguió su curso, desmayado por la avenida Sáenz. Dos mujeres y un niño, que pasaban el semáforo de Esquiú, fueron atropellados por su auto y fallecieron. Luego chocó con otro vehículo. Ya con el auto detenido los policías siguieron disparando. Increíblemente Fernando no murió. The Rati Horror Show había empezado. Culpable, hasta que se demostró su inocencia.

Fernando fue trasladado al hospital y la causa no tardó en rotularse. Los jueces Hugo Cataldi, Rosa del Socorro Lescano y Beatriz Bistué de Soler, del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 14, condenaron a Fernando a 30 años de prisión. La justicia es lenta, pero no así el Poder Judicial: lo acusaron de disparar varias veces contra los efectivos de seguridad, mientras condujo cinco cuadras con el objetivo de fugarse y de atropellar con dolo eventual a tres personas.

La connivencia de las fuerzas de seguridad y el Poder Judicial se agudizaba mientras avanzaba el juicio. La comisaría N° 34, denunciada reiteradas veces por violaciones a los derechos humanos, se sumaba una causa más. La policía estuvo implicada en cada rango de jerarquía, acusada de plantar pruebas y testigos.

El testigo de la policía, Rubén Maugeri, resultó ser el presidente de la Cooperativa que apoya a la Comisaría 34. Además, quienes sufrieron el robo que desencadenó la persecución policial inicial declararon en el juicio que las personas que lo asaltaron iban arriba de un Fiat Palio blanco y no de un Peugeot 205 como el que manejaba Carrera. Finalmente en la rueda de reconocimiento ningún testigo lo señaló como la persona que había cometido el robo y durante el juicio nadie declaró haberlo visto disparar un arma.

Por su parte, el Poder Judicial no controló el procedimiento. La escena del crimen no se preservó, no participaron los fiscales y la fuente que tomaron los medios para dar información fue la propia policía. No hubo prueba de flagrancia, no se determinó que hubiera pólvora en las manos de Carrera.

«Un fallo fundado en mentiras», asegura en su película The Rati Horror Show Enrique Piñeyro, estrenada en 2010. Un año después en una entrevista, el director adelantaba, sin rodeos que «si a Fernando no lo liberan, lo van a matar adentro del penal».

Llegó 2013 y la Cámara Federal de Casación Penal también aportó su granito de arena. Los jueces cambiaron la carátula de triple homicidio con dolo eventual, por la de homicidio culposo contra las tres víctimas. Sin embargo ese mismo año la Corte Suprema lo dejó en libertad aunque sin declararlo inocente.

Dos años más tarde, el 22 de diciembre de 2015, Innocence Project Argentina presentó un Amicus Curiae ante el Máximo Tribunal. Para esas horas, una movilización bordeó Tribunales. Se plantó un escenario y hablaron los abogados de Fernando. Para entonces el protagonista de esta historia estaba escondido, resguardado, por consejo de sus letrados. En un equipo se dejó correr un audio: «No tengo más que palabras de agradecimiento», dijo Carrera desde la clandestinidad.

En febrero de 2016, Amnistía Internacional Argentina y la Asociación Pensamiento Penal adhirieron al Amicus Curiae que presentó Innocence Project Argentina. Finalmente este 25 de octubre la Corte Suprema decidió exonerarlo. Doce años después, Carrera es inocente.

Erika Silva* – @ErikaSil_va

* Directora de El Ojo Noticias

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas