Nacionales

19 octubre, 2016

Piden desalojo de 22 familias en el norte de la provincia de Santa Fe

El intendente Leandro Chamorro denunció penalmente por usurpación y pidió el desalojo de familias de la comunidad Qom Nala que ocuparon terrenos fiscales en Las Toscas, Departamento de General Obligado.

Se trata de 22 de las 40 familias que integran la comunidad Qom Nala y que se encuentran organizadas reclamando por acceso a la tierra. Ante la falta de cumplimiento de las promesas del gobierno municipal, el sábado 8 de octubre instalaron un campamento en dos hectáreas de tierras urbanas fiscales que permanecen vacías e improductivas desde hace años. El intendente Leandro Chamorro las denunció penalmente por usurpación y pidió su desalojo. Esperan ser recibidos este viernes.

“Estamos pidiendo apoyo del Instituto Provincial de Aborígenes Santafesinos (IPAS) y del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), porque no estamos siendo escuchados por el intendente. Sólo pedimos un lote de terreno de dos hectáreas para poder construir nuestras casas y trabajar”, afirmó Darío Pereyra, referente de la comunidad.

Y agregó: “Somos alrededor de 300 familias en la comunidad Qom de Las Toscas que necesitan resolver su situación de vivienda. La ley 12.086 nos ampara para que el Gobierno pueda darles tierras fiscales a comunidades originarias y también la Constitución Nacional y convenios internacionales”.

Desde hace tiempo a las familias Qom de Las Toscas el gobierno les viene prometiendo el otorgamiento de tierras para vivir y producir en la zona urbana, debido a que las condiciones de vida en la zona rural han ido empeorando cada vez más, haciéndose casi imposible el acceso a un trabajo digno o educación.

Viven actualmente en casas de nylon, en condiciones precarias en las banquinas de las rutas a las que llaman “calles muertas”, que son terrenos rurales denominados así por la falta de acceso a servicios básicos (luz, agua, cloacas). En algunos casos habitan allí desde hace más de 30 años.

Algunos de los jefes y jefas de familia trabajaban para la Municipalidad de Las Toscas al momento de iniciar el reclamo, hasta que, según cuentan, el intendente se notificó del desalojo y tomó la decisión de despedirlos como represalia a la ocupación. Además, hay un tractor municipal que es el encargado de llevarles agua a las familias que viven en las zonas más alejadas. Desde que están organizándose y ocupando esas tierras, la comunidad ha dejado de recibir agua potable.

El artículo 75, inciso 17 de la Constitución Nacional establece la obligación de «reconocer (…) la posesión y propiedad comunitarias de las tierras que tradicionalmente ocupan (los pueblos indígenas argentinos); y regular la entrega de otras aptas y suficientes para el desarrollo humano.”

A diferencia de lo que sucede en el sur de Santa Fe, en el norte de la provincia el abandono y la falta de políticas públicas son moneda corriente. Hasta ahora, ningún órgano del Estado se hizo presente en el lugar, excepto la policía. Las familias Qom están siendo acompañadas por la organización Asamblea Campesina Indígena del Norte Argentino (Acina). Este viernes esperan tener una reunión con el intendente para conseguir una solución.

Claudia Calvo y Leticia Garziglia – @letigarziglia

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas