Batalla de Ideas

14 octubre, 2016

Aprender 2016: el programa que evalúa a estudiantes de primaria y secundaria

Por Delfina Cuffaro*. Los próximos días 18 y 19 de octubre los y las estudiantes de todo el país van a sufrir la pesadilla: una prueba que, más o menos, los toma por sorpresa. Una que altera la forma de ver, pensar, y entender la educación que está siendo nuevamente atacada.

Por Delfina Cuffaro*. Los próximos días 18 y 19 de octubre los y las estudiantes de todo el país van a sufrir la pesadilla: una prueba que, más o menos, los toma por sorpresa. Una que altera la forma de ver, pensar, y entender la educación que está siendo nuevamente atacada.

“Aprender 2016” es un dispositivo nacional, similar al de otros países de Latinoamérica como México y Chile, que evalúa los conocimientos y la organización de las instituciones educativas. Tendrá lugar todos los años y los resultados serán publicados siempre a comienzos del siguiente ciclo lectivo, en base a eso se tomarán medidas que pueden implicar reformas curriculares. El mismo es impulsado por el ministro de Educación y Deportes, Esteban Bullrich.

La evaluación va dirigida -y es obligatoria- a alumnos y alumnas de sexto grado del nivel primario y quinto o sexto año del nivel secundario, también tercer grado y segundo año van a ser partícipes de una evaluación “simuladora”. La prueba abarca desde Ciencias Sociales y Naturales hasta Matemática y Lengua. Consiste en un multiple choice, donde los y las estudiantes, “actores”, tendrán que responder 24 consignas con cuatro respuestas posibles.

Las y los docentes cumplen el textual papel de “aplicadores”, tienen la labor de llevar a cabo el operativo dentro de las aulas de una escuela ajena a aquellas en las que dictan clases y orientados por el “manual de aplicación” de Aprender 2016. Además, quienes no participen como aplicadores deberán concurrir a sus escuelas a una jornada de “reflexión y tematización sobre la Autoevaluación Institucional”.

Otra de las instancias evaluativas consta de relevar información sobre el clima de aprendizaje y su percepción, uso de tecnologías, trayectoria escolar y contexto de cada establecimiento, denominada “Participar es aprender”

Sabemos que la educación no cobra calidad con estadísticas que en nada reflejan los procesos de aprendizaje ni las realidades sociales y económicas que transita cada estudiante. Los pibes y las pibas no están de paso, luchan por empoderarse cada día un poco más de esa escuela que sueñan.

“Aprender” es una evaluación estandarizada, de carácter punitivo y con respuestas delimitadas, que indica (o señala con el dedo) quiénes, cómo y dónde lograron los conocimientos que, aquellos que piensan a los estudiantes como objetos reproductores de manuales, consideran que son conocimientos básicos. Mientras los distancian de los docentes y fomentan el mérito y el presentismo. Como en Mendoza con el Ítem Aula, buscan generar reformas educativas que conviertan a la escuela en una empresa.

No hay políticas que garanticen una educación pública, gratuita, laica y de calidad, pero sí para enjuiciar y justificar su ajuste.

@CuffaroDelfina

*Estudiante secundaria

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Batalla de Ideas