Batalla de Ideas

7 octubre, 2016

La Matanza: ¿divididos por la felicidad?

Por Nicolás Villafañe. El proyecto que propone dividir al Municipio de La Matanza en cuatro nuevos distritos -presentado por el GEN- lleva algunas semanas de tratamiento en Comisión, ahora con la bendición de Maria Eugenia Vidal. La gobernadora y Margarita Stolbizer decidieron precipitar el debate cuando el massismo se propuso “estudiar la sustentabilidad” de un proyecto para nada nuevo y que ya cuenta varios fracasos históricos.

Por Nicolás Villafañe. Luego de meses de marchas y contramarchas, el proyecto que propone dividir al Municipio de La Matanza en cuatro nuevos distritos -que presentó el diputado del GEN Marcelo Díaz- lleva algunas semanas de tratamiento en Comisión, ahora con la bendición de Maria Eugenia Vidal. La gobernadora y Margarita Stolbizer decidieron precipitar el debate cuando el massismo, cuyos votos son claves para la definición, se propuso “estudiar la sustentabilidad” de un proyecto que no es para nada nuevo y que ya cuenta varios fracasos históricos. Sin embargo, en este contexto representa una valiosa carta de negociación tanto para el oficialismo provincial como para la oposición “responsable”.

“Vinimos para quedarnos”

Así quedaría subdividido el partido. Fuente: La Nación.
Así quedaría subdividido el partido. Fuente: La Nación.

El batacazo electoral que dio la alianza Cambiemos en la provincia de Buenos Aires modificó la relación de fuerzas en la política provincial y devino en un inusitado escenario para el peronismo, que viene ensayando distintas estrategias de recomposición. Con un desenlace abierto como telón de fondo, una de esas estrategias es la que protagonizan la intendenta de la Matanza Verónica Magario y el presidente del PJ Bonaerense Fernando Espinoza, quienes pasado el temblor generalizado, salieron fortalecidos al conservar por amplio margen el control del bastión en el que el 75% del electorado le dio la espalda “al cambio”.

El desembarco de ex funcionarios nacionales y provinciales del FpV al gabinete local y un alto nivel de exposición mediática, completan la escena que muestra al gobierno municipal con vocación de intervenir como una voz opositora al macrismo en los debates nacionales. La máxima expresión de esto fue la presentación del amparo contra los tarifazos, que aun rige en el distrito y que fue la punta de lanza de una serie de cuestionamientos de esta y otras políticas del gobierno nacional. La respuesta no tardó en llegar e incluyó la pulseada por la presidencia de la Federación Argentina de Municipios (con la que finalmente se quedó Magario) y el desplante que le realizara el propio Macri a la intendenta en la planta de Manaos, donde luego de haber anunciado varias veces su presencia por temor a los escraches, dijo junto a la gobernadora: “Vinimos para quedarnos en La Matanza”.

Desequilibrios

Más acá de la política, la argumentación del proyecto que propone crear los municipios de Los Tapiales, Gregorio de Laferrere y Juan Manuel de Rosas, reduciendo La Matanza a las localidades de Ramos Mejía, San Justo y Villa Luzuriga, tiene su eje central en la necesidad de “mejorar la representatividad política y poner al Estado más cerca de la gente”. Una idea que así planteada, suena políticamente correcta e incluso de necesaria aplicación.

Sin embargo, reviste al menos dos problemas importantes. El primero es que reduce la cuestión de la representatividad política a un problema administrativo, poniendo en el centro variables como la cantidad de kilómetros y el número de habitantes, sin hacer mención alguna a dispositivos que profundicen la participación popular en las decisiones y la vida cotidiana de la comunidad.

El segundo y quizás más importante, es que esconde adrede los profundos desequilibrios sociales y económicos que existen entre las distintas localidades que conforman al distrito más importante del país. A nadie se le escapa que las grandes deudas estructurales que se mantiene con la población matancera y que tienen como primeros responsables a los distintos gobiernos del PJ, golpean de manera desigual en el territorio. Un primer cordón desarrollado en términos urbanos, con capacidad productiva-comercial y donde se dispara la especulación inmobiliaria, contrasta con franjas más empobrecidas en términos de servicios esenciales y con una estructura impositiva atada a la contaminación de la vida, como es el caso de las zonas donde abundan los cementerios, las fábricas que desechan sus tóxicos mortales y hasta el histórico relleno sanitario de la CEAMSE.

Una cuestión de prioridades

Solo con hacer un repaso del desempeño de Cambiemos y el GEN en el distrito en las últimas elecciones, resulta evidente que la búsqueda de balcanizar a La Matanza responde a un oportunismo electoral obsceno. Los responsables del acelerado deterioro de las condiciones de vida de nuestro pueblo en tan solo 10 meses, ponen el carro delante del caballo para especular con incidir en la franja más rica del distrito o, al menos, acumular políticamente para su estrategia de consolidación en el conurbano bonaerense. No figuran entre sus discursos los derechos postergados, ni la educación y la salud pública ni la vivienda y el trabajo digno. Pareciera que la conformación de municipios chicos, resolvería espontáneamente estos problemas, negando por ejemplo el derrotero de Hurlingham y José C. Paz tras la división del partido de Morón.

Los actores políticos y sociales comienzan a posicionarse. El Concejo Deliberante se pronunció en contra del proyecto prácticamente por unanimidad. Claro que están quienes se oponen a la división desde una posición corporativa, ya sea porque ven amenazados sus negocios monopólicos, como es el caso del pierrismo y Telecentro o porque se niegan a desandar su estructura política feudal, que no hace más que obturar los canales de participación política.

Pero también está la voz de las organizaciones populares, que asumen como tarea de primer orden frenar el intento de consolidación del proyecto de Cambiemos y al mismo tiempo, construir una agenda ligada a los intereses de los sectores populares. Más que un botín electoral, son los protagonistas de las transformaciones profundas que necesita La Matanza.

@nicovillafanie

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Batalla de Ideas