América Latina

5 octubre, 2016

¿Qué hacer ahora?: reflexiones desde el movimiento popular colombiano (II)

Segunda parte de la entrevista a dos voces a Marylén de las organizaciones populares Marcha Patriótica y Congreso de los Pueblos dialogaron con Notas luego del plebiscito por los Acuerdos de Paz en Colombia. Los desafíos y las tareas que deberán asumir para la construcción de la paz con justicia social.

Segunda parte de la entrevista a dos voces con Marylén Serna Salinas, de Congreso de los Pueblos y David Florez, de Marcha Patriótica sobre las reflexiones que dejó el resultado del plebiscito por los Acuerdos de Paz en Colombia. Los desafíos y las tareas que deberán asumir para la construcción de la paz con justicia social.

En diferentes instancias pero con las mismas preguntas, los voceros de las organizaciones colombianas que mantienen fuertes vínculos con las comunidades campesinas y poblaciones de territorios afectados por la guerra, acercaron elementos de análisis y de propuestas que por estos días vienen debatiendo las organizaciones sociales colombianas.

– ¿Qué escenarios se pueden desarrollar a partir de estos resultados?

– David Florez, Marcha Patriótica (DF): Los escenarios en este momento son diversos y hay mucha incertidumbre política en el país. Pero digamos que podría haber un primer escenario, que es el que se está conformando por parte de los promotores del “no”, donde bajo la supuesta idea de renegociar los acuerdos y empieza a dilatarse la ejecución de éstos para negociar una serie de propuestas para una renegociación total del acuerdo. Esto es evidentemente imposible en términos políticos y derivaría en el largo plazo en el retorno a la guerra, bajo la excusa de que fueron las FARC las que no quisieron renegociar el país. Particularmente pienso que esa es la apuesta de los principales promotores del “no”, y que por el margen estrecho de la votación saben que no pueden salir a hablar directamente de la guerra.

Hay un segundo escenario, que es el que nosotros desde la Marcha Patriótica y muchos sectores estamos apostando, y es presionar y aprovechar ese anhelo generalizado de paz en la sociedad colombiana para exigir desde las calles y desde los diversos sectores el cumplimiento del acuerdo.

Había un tercer escenario en donde evidentemente habría un pacto Uribe-Santos contra los sectores populares, entre ellos la insurgencia, buscando imponer una idea de fin del conflicto donde sea solamente fin de la confrontación armada y donde pues sería un escenario bien complejo para el país y yo creo que es un escenario también probable dentro de la historia de la élite colombiana.

– Marylén Serna Salinas (MSS), Congreso de los Pueblos: La participación de la sociedad no ha sido el fuerte de este proceso de negociación con las FARC y el gobierno y esto ha jugado un papel importante en la definición de la no refrendación de esos acuerdos por lo que consideramos que ese es justamente un escenario de oportunidad.

Necesitamos poder plantearle al país una propuesta donde la gente realmente participe, donde mucha gente se vincule, proponga, intervenga con sus agendas y sus propuestas para construir escenarios de participación en la construcción de la paz. En eso hay una tarea ardua de poder reflexionar con las comunidades las consecuencias de echar atrás este ejercicio, este paso en el proceso de paz que se acaba de fracturar con el “no”. Nos corresponde también que esa reflexión sea una reflexión consciente, pero más que todo propositiva. Para nosotros la alternativa es insistir en la participación de la sociedad, no solamente en el marco de las negociaciones de las insurgencias sino también en el marco de la democracia.

De cómo el pueblo colombiano toma en sus manos los temas que hay que discutir, los puntos a negociar con el gobierno y le propone una mesa social para la paz que permita dar la discusión de esos temas estructurales que hasta ahora no se han tocado y son los que dieron origen a este conflicto social y armado. Y la responsabilidad política de los promotores del «no», que no tienen una idea clara de la reformulación de esos acuerdos, logrando que esos acuerdos logren salir adelante, pues la voluntad política mayoritaria de la paz logre materializarse en un acuerdo político. Ese es el escenario al que nosotros le estamos apostando.

– ¿Cuáles son las tareas inmediatas del movimiento popular? 

– MSS: El movimiento social, en primer lugar, debe hacer una lectura crítica de lo que sucedió el domingo. De por qué el pueblo colombiano sigue insistiendo en que esta paz no es la paz que se necesita. Por qué el pueblo colombiano se deja conducir por los medios de comunicación. Un análisis profundo de lo que viene sucediendo hoy en los territorios requiere un mayor compromiso nuestro, del movimientos social, para poder orientar y acompañar esos ejercicios de reflexión y de organización hacia una paz estable y duradera.

En segundo lugar, debemos retomar fuertemente el tema de la unidad. Esa dispersión organizativa que existe en el país no sirve, no contribuye, y nos impide jugar protagónicamente como un sujeto político en este contexto de construcción de la paz y más en este contexto donde se viene una disputa por seguir imponiendo la fuerza, la guerra, el dolor sobre el pueblo colombiano.

En tercer lugar, poder hablar de la construcción de una agenda para la paz. Poder recoger todo eso que requieren hoy las comunidades y los pueblos para poder superar esta situación. Es imperativo poder construirlo de manera unitaria, pero sobre todo de manera participativa.

En cuarto lugar, hay que generar los espacios donde la sociedad pueda jugar su papel protagónico como sujeto político de la construcción de la paz. Y seguir insistiendo en que los acuerdos de La Habana tienen asuntos importantes que es necesario reclamar que es necesario respaldar, porque allí hay puntos que son importantes para las comunidades y para la superación del conflicto armado, pero también para alivianar un poco las difíciles condiciones de vida de la gente afectada por este conflicto. Y también seguir reclamando la mesa con el ELN y sobre todo aprestarnos para la participación en esa mesa de negociación.

– DF: La principal tarea del campo popular colombiano es salir a defender el acuerdo, lo que implica seguir haciendo pedagogía, seguir hablándole a los sectores del “no”, y redoblar los esfuerzos de la iniciativa política para no perder esta oportunidad histórica. Consideramos que es la presión de la ciudadanía en las calles la que va a ser fundamental y por supuesto el acompañamiento de la comunidad internacional.

Si la comunidad internacional deja de acompañarnos en el propósito de la construcción de la paz, si deja de respaldar en todo lo que se ha avanzado, pues eso le va a abrir una compuerta mucho más grande a los que en este país veladamente quieren retornar a la guerra. En ese sentido, el respaldo de los gobiernos, las organizaciones sociales y políticas del mundo, pero especialmente de Latinoamérica, es fundamental.

Micaela Ryan – @LaMicaRyan

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas