Derechos Humanos

3 octubre, 2016

Indoamericano: Casación anuló sobreseimientos a policías de la Federal y la Metropolitana

La decisión fue tomada por la Sala I de Cámara Federal de Casación Penal a casi seis años de la represión policial en los terrenos del Parque Indoamericano. Se abre una nueva instancia judicial que deberá hallar a los responsables.

La decisión fue tomada por la Sala I de Cámara Federal de Casación Penal a casi seis años de la represión policial en los terrenos del Parque Indoamericano. Se abre una nueva instancia judicial que deberá hallar a los responsables.

El sobreseimiento y la falta de mérito para los 44 policías acusados fueron decididos por el juez Edison Otero en el 2012 y ratificados por la Cámara Nacional de Apelaciones en 2014. Entre los argumentos de la defensa -y que los jueces dieron por buenos- se explicaba que los efectivos policiales dispararon desde una gran distancia y sin peligrosidad para las familias que ocupaban los terrenos. Sin embargo, las querellas y la fiscalía presentaron pruebas de que los disparos se efectuaron a 15 metros.

La sala I de Casación, integrada por Ana María Figueroa, Mariano Hernán Borinsky y Gustavo M. Hornos advirtió en su fallo del 30 de septiembre, que no solo era difícil sostener ese argumento de la defensa sino que el uso racional de la fuerza no era coherente con las 141 pistolas, 55 escopetas y cuatro pistolas lanza gases que se incautaron después de la represión.

Los fiscales Sandro Abraldes y Abel Córdoba también expusieron elementos para evitar el sobreseimiento de los jefes del operativo. Porque si bien sus defensas intentaron desligarlos de la represión bajo la hipótesis de que las municiones de goma habían sido adulteradas por otras de plomo sin el conocimiento de los comisarios, la secuencia de escenarios reconstruida por fiscales y querellantes demuestran otra cosa.

El documento de Casación afirma que la querella “sostuvo que los jefes a cargo del operativo debían impedir que sus subordinados -que se encontraban en el terreno- dispararan sus armas, pues ésta había sido la orden impartida. Pese a ello, se efectuaron 581 disparos ante la mirada de sus jefes sin que éstos dispusieran medida alguna para hacer cesar dichos disparos”.

Las conductas de los jefes del operativo se agravan porque entre el asesinato de Bernardo Salgueiro y otras personas que sufrieron lesiones graves y el asesinato de Chura Puña transcurrió una hora sin que se tomara ninguna medida en las fuerzas policiales para evitar una nueva muerte.

Entre las decisiones que se le reprochan a los policías y sus mandos están no haber asegurado el comando y no haber preservado la seguridad pública, fundamentalmente, la vida y la integridad física de las personas. La falta de planificación del operativo y la ausencia de criterios entre los agentes de una y otra fuerza. La ausencia de directivas precisas y claras. La prohibición del uso de la fuerza contras las personas más allá de lo que fuera estrictamente necesario para cumplir la orden judicial de desalojo. El haber permitido el empleo de armas de fuego letales. Y no haber respetado la prohibición de afectar la dignidad humana.

Un comunicado del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que es querellante en la causa, afirma que “la situación de la causa muestra las inmensas dificultades que aparecen cuando hay que investigar las responsabilidades en hechos de violencia policial”.

Casi seis años después de aquel 7 de diciembre del 2010, donde Bernardo Salgueiro y Rosemary Chura Puña fueron asesinados en el Parque Indoamericano, se abre una nueva instancia judicial para encontrar a los responsables y juzgarlos.

Juan Mattio – @juanmattio

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas