América Latina

27 septiembre, 2016

Macri recibirá a Temer en Olivos, lejos de las protestas

Este lunes 3 de octubre, el presidente de la Nación Mauricio Macri recibirá a Michel Temer. Se trata del primer encuentro bilateral desde que el brasileño asumió luego de la destitución de Dilma Rousseff. Organizaciones sociales y residentes brasileños en la Argentina convocan actos de repudio.

Este lunes 3 de octubre, el presidente de la Nación Mauricio Macri recibirá a Michel Temer. Se trata del primer encuentro bilateral desde que el brasileño asumió luego de la destitución de Dilma Rousseff. Organizaciones sociales y residentes brasileños en la Argentina convocan actos de repudio.

Este lunes Macri tendrá una audiencia con Temer y luego se brindará «un almuerzo de honor a la delegación brasileña», en el que también estarán presentes la canciller argentina Susana Malcorra y su par brasileño, José Serra. La jornada estaba prevista originalmente en la Casa Rosada pero tras notificarse de la convocatoria que se estaba organizando en repudio al golpe de Estado institucional que encabezó Temer para destituir a Dilma Rousseff, las actividades se trasladaron a la Quinta de Olivos.

No es la primera vez que ambos mandatarios se encuentran: en agosto se cruzaron informalmente en la previa de la inauguración de los Juegos Olímpicos, a principio de septiembre compartieron la cumbre del G20 en China y la semana pasada coincidieron en la Asamblea de Naciones Unidas. Pero sí es la primera vez que tendrán una reunión bilateral, como las que establecen acuerdos firmados que deben realizarse cada seis meses entre ambas naciones.

Pero tampoco será en rigor una visita de Estado oficial, ya que el brasileño no visitará el Congreso de la Nación para participar de una Asamblea Legislativa como indica el protocolo formal. El diario La Nación analizó que se trata de un intento de «resguardar a Temer de las críticas que pueda lanzar el kirchnerismo u otros sectores del Parlamento por su llegada al poder».

Entre los temas que abordarán estarán la situación del Mercosur, el tratado de libre comercio con la Unión Europea y la situación en Venezuela, además de cuestiones comerciales y arancelarias, en particular del mercado automotriz y de los alimentos. Vale recordar que tanto Temer como Macri definieron recientemente suspender al país caribeño de la alianza económica regional, en sintonía con el intento de reacomodar el mapa político latinoamericano que ambos encabezan.

Temer expresó en una entrevista que se siente «muy cómodo con Macri» y que piensan «de la misma manera en muchos temas y eso facilitará las cosas». «Habrá una refundación del vínculo entre Argentina y Brasil», anunció.

Vale recordar que mientras otros países de la región denunciaban la destitución de Dilma como un golpe de Estado y retiraban a sus embajadores, el presidente argentino fue el primero en reconocerlo como un gobierno legítimo.

El repudio

«El ilegítimo Michel Temer no puede recibir otra cosa que el repudio del pueblo argentino y latinoamericano. Porque llegó al gobierno de manera ilegal, después de un juicio político completamente fraudulento contra Dilma Rousseff», afirma una solicitada que promueven organizaciones y referentes políticos y sociales argentinos.

Y continúa: «Temer es un gobernante sin votos. Es el representante del capital financiero, de los intereses concentrados, de los medios de comunicación hegemónicos, de las grandes potencias occidentales». De acuerdo a los firmantes, es el representante de «quienes vienen a imponer, sin ninguna legitimidad de origen ni de ejercicio, un programa neoliberal de pérdida de derechos de las mayorías, de retrocesos en materia de derechos, de concentración de la riqueza, de pérdida de soberanía sobre los recursos estratégicos de Brasil y de sumisión a los intereses geopolíticos foráneos».

«Para la ejecución de su programa de retrocesos sociales, políticos y económicos, Michel Temer cuenta con el apoyo y reconocimiento automático del gobierno de Mauricio Macri, que se alía con los golpistas brasileños en el afán de debilitar nuestras instituciones regionales y desmantelar las bases de un proyecto de desarrollo regional autónomo», sostienen también.

Mientras los presidentes se encuentren reunidos, en la Plaza de Mayo la comunidad brasileña en Buenos Aires junto con las organizaciones que promueven la declaración, realizarán un acto de repudio en el que expresarán la solidaridad con el pueblo brasileño ante el golpe de Estado institucional.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas