Derechos Humanos

20 septiembre, 2016

Cárcel de Devoto: «No es un motín, es simplemente una batucada pacífica»

Después de que el pasado lunes 12 el Servicio Penitenciario requisara ilegalmente el Centro Universitario de Devoto (CUD), las condiciones continuaron empeorando. Castigos arbitrarios, amenazas y golpes que no se veían hace tiempo marcan un grave deterioro de la situación. En ese contexto se organizó un ruidazo de visibilización y este martes hay una actividad en solidaridad con los reclamos de los internos frente a la cárcel. Notas dialogó con uno de los estudiantes del CUD.

Después de que el pasado lunes 12 de septiembre se produjera la requisa arbitraria e ilegal contra el Centro Universitario de Devoto (CUD), las agresiones del personal del Servicio Penitenciario Federal (SPF) contra los detenidos fueron recrudeciendo, tanto en lo que hace a agresiones directas como en la obstaculización del las cursadas. Por eso, luego de diversas instancias de debate y organización, los internos decidieron impulsar un «ruidazo» o «batucada» para lograr la visibilización de esta problemática en la cárcel.

Si bien algunos medios, tales como Crónica o Diario Popular, hablaron este lunes del inicio de un «motín» en la cárcel de Devoto, la realidad es muy diferente. Desde Notas, dialogamos con uno de los detenidos, estudiante del CUD, quien explicó: «En Devoto en estos momentos está habiendo una batucada pacífica. No es un motín, es simplemente una batucada pacífica por los problemas que venimos padeciendo como estudiantes universitarios y como detenidos». Luego puntualizó que la medida fue decidida por los internos como forma de «visibilización» y «para que se nos atienda y se nos escuche porque lo único que estamos pidiendo es que se nos brinde educación, trabajo y salud».

En cuanto a la requisa al CUD de hace una semana, cuentan desde Devoto: «La verdad es que fue una requisa y no un allanamiento, como se dice en los medios. Si hubiese sido un allanamiento en el Centro Universitario hubiese tenido que actuar otra fuerza de seguridad, no la del Servicio Penitenciario, poner testigos de la calle, etc. Pero acá no hubo nada de eso, se violaron todos los protocolos». También aclara que, a diferencia de lo que sostuvieron algunas versiones periodísticas «en ningún momento hubo peligro, no se mantuvo a un profesor o a un estudiante secuestrado como para que el Servicio Penitenciario tenga que entrar al CUD, que es un espacio de la UBA. Es la Sede Nº 14 de la Universidad de Buenos Aires».

La requisa fue solamente una de las últimas manifestaciones de un agravamiento en las condiciones de detención, con la implementación por parte de los penitenciarios de bajas calificaciones para la casi totalidad del penal (estas son lo que les permite a los internos acceder a determinados derechos en cuanto a la ejecución de su pena, entre las que se cuentan salidas transitorias, libertad condicional, etc.) y de sanciones arbitrarias contra los más organizados y de mejor conducta.

Desde detrás de los muros de Devoto confirmaron a Notas que luego de la requisa, las cosas empeoraron: «Toda la semana posterior el Servicio Penitenciario gozaba de la situación, implementó más personal, con cara desafiante, con palos que antes no estaban usando… Hacía tiempo que no se veía eso. También empezaron a verse ese tipo de tácticas penitenciarias que uno, que ya lleva un tiempo detenido, las conoce». «Esto a no muy largo tiempo va a colapsar totalmente», anticipa con preocupación el estudiante del CUD.

En este contexto, los detenidos (algunos de ellos organizados en el Sindicato Unido de Trabajadores Privados de la Libertad Ambulatoria, SUTPLA), comenzaron a avanzar en diversas formas de reclamo y visibilización. Además de la batucada de este lunes, se ha difundido un petitorio de diez puntos en el que exigen una serie de reivindicaciones, entre las que se cuentan la ampliación del CUD, la puesta en funcionamiento de dos juzgados de ejecución penal faltantes y no habilitados «por falta de espacio físico, cumplimiento de los Habeas Corpus presentados, puesta en condiciones de los baños para las visitas (que en la actualidad «no son adecuados para niños, niñas, mujeres y hombres mayores o con alguna discapacidad») y la reactivación de la Secretaría de Cultura y Deportes.

Toda esta discusión se hace especialmente sensible en momentos en que Ministerio de Justicia de la Nación ha confirmado el estudio de la largamente reclamada reforma de la carta orgánica del SPF. Si bien esto podría ser una buena noticia, algunos de los borradores que han circulado no parecen ser muy prometedores, ya que abundan los vacíos legales y se tiende a brindar aún más autonomía al Servicio Penitenciario y a diluir aún más los controles. Por eso, otro de los puntos del petitorio tiene que ver con la exigencia de que el Ministerio de Justicia presente a la discusión en el Congreso de la Nación el proyecto de reforma del SPF elaborado en conjunto por estudiantes, profesores y colaboradores del CUD.

Además de las diversas medidas de visibilización por el agravamiento de las condiciones carcelarias implementadas por los mismos internos, este martes a las 17 está planteada una convocatoria en solidaridad con sus reclamos frente a la cárcel (Bermúdez y Nogoyá), de la que participarán diversas organizaciones políticas, talleristas del CUD y familiares de los detenidos.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas