Mundo Gremial

13 septiembre, 2016

Línea 60: «Nunca hubo paro, acá hay un lockout patronal»

Desde el viernes 9 de septiembre que se encuentra fuera de servicio la Línea 60 de colectivos. Tras la muerte de un trabajador debido a las precarias condiciones laborales, la dirección de la empresa desapareció sin dar respuesta e impuso un lockout de hecho que dejó sin servicio a 250 mil personas.

Desde el viernes 9 de septiembre que se encuentra fuera de servicio la Línea 60 de colectivos. Tras la muerte de un trabajador debido a las precarias condiciones laborales, la dirección de la empresa desapareció sin dar respuesta e impuso un lockout de hecho que dejó sin servicio a 250 mil personas.

“Estamos pasando un momento terrible en todos los sentidos por el dolor de nuestro compañero muerto y por la desidia de la empresa”, declaró a Radio Sur el delegado Héctor Cáceres.

Todo comenzó el pasado viernes cuando el electricista de la Línea 60, David Ramallo de 35 años, se encontraba realizando tareas de mantenimiento a una de las unidades en la cabecera ubicada en el barrio porteño de Barracas. De un momento a otro fallaron los elevadores neumáticos provocando que el colectivo se caiga encima del trabajador que debió ser trasladado inmediatamente al hospital Pena donde finalmente falleció.

taller-linea-60

Ese mismo viernes, cuando Ramallo aun peleaba por su vida, la asamblea de trabajadores de la Línea 60 difundió un comunicado: «Desde que el grupo DOTA mudó la cabecera a la nueva terminal del barrio de Barracas, los trabajadores venimos denunciando que los elevadores neumáticos no cumplían con las garantías mínimas de seguridad. A pesar de nuestras advertencias, la parte empresaria no tomó cartas en el asunto», afirmaron.

Desde entonces «la compañía quedó acéfala», denunció Cáceres. El delegado explicó que tras el incidente «no apareció nadie. Tampoco nos llamaron del Ministerio de Trabajo. Sólo se acercó la Justicia a hacer las pericias correspondientes». “La empresa tiene el tupé de no dar ninguna respuesta a los trabajadores, los usuarios y los familiares del fallecido”, añadió.

Este lunes mil trabajadores se movilizaron hasta el Ministerio de Trabajo para tener una audiencia con la empresa y las autoridades de la cartera laboral. Sin embargo no se llegó a un acuerdo. «No están dadas las condiciones materiales para reanudar el transporte de pasajeros desde Constitución hacia la zona norte», declaró al salir de la reunión el delegado Néstor Marcolin.

Por su parte Cáceres enfatizó en que “nunca hubo paro», aclarando lo que muchos medios de comunicación y la empresa han intentado dejar planteado. Asimismo explicó que «el viernes se cortó el servicio por la muerte del compañero». No obstante, lo que sucede actualmente es que «la empresa se borró, el Ministerio de Transporte no se hace cargo y acá lo que hay es un lockout patronal”, dijo.

El dirigente sindical recordó ya habían presentado «una denuncia por el estado de las unidades, de las maquinarias, la frecuencia y la presión a los trabajadores» para que realicen tareas «en estas condiciones”.

Pero insistió en remarcar que tras la muerte de Ramallo “la empresa decidió de hecho no retomar el servicio”. “Estamos ante un lockout patronal con el aval de los organismos del Estado. Nosotros no estamos parados, estamos abandonados”, concluyó.

Si llegaste hasta acá es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. NOTAS Periodismo Popular cuenta con vos para renovarse cada día. Defendé la otra mirada.

Aportá a Notas